“La comunidad gay es la herida por la que entró el VIH”

 

Como se conmemora el día internacional de la lucha contra el Sida me acerqué a conversar con Carlos Mendes, autor de Sida y poder (ed. Madreselva), un libro editado en 2004 y reeditado recientemente.

Como dice el periodista y escritor Gustavo Pecoraro, quien prologó el libro, “en días en que se usa bastante vergonzosamente la palabra Sida: volvamos a cuidar las palabras”.

La entrevista a Mendes está publicada en La Nacion y aquí en el blog comparto una versión extendida de esta conversación con quien investiga el tema del VIH –Sida desde los 80, cuando se desconocía absolutamente todo de este virus. “Pertenezco a la comunidad gay, que es la primera que se ve comprometida brutalmente en los años 80, cuando comienza a aparecer algo que nadie comprende, que los médicos trataban de explicar y que después sabremos que lo que se decía sobre el VIH era un mamarracho”, cuestiona.  Ahora la situación es otra y los problemas también son otros: “Como se convive con el virus sin problema los pacientes están más invisibilizados aún por el Estado”.

 

Carlos Mendes; foto gentileza Gustavo Pecoraro

-¿Por qué surge el interés por estudiar el tema del Sida?

- Es un único interés: comprender. Empiezo a elucubrar las ideas que después se consignan en este libro en las épocas en las que no se conocía absolutamente nada sobre este tema. Científicamente hablando se sabía muy poco y en los grupos de reflexión como Nexo nos juntábamos para tratar de pensar.

Pertenezco a la comunidad gay, que es la primera que se ve comprometida brutalmente en los años 80, cuando empieza a aparecer algo que nadie comprende, que los médicos trataban de explicar y después sabremos que lo que se decía sobre el VIH era un mamarracho.

-¿Por qué históricamente se vincula el VIH con la comunidad homosexual?

-Está directamente vinculado. El Sida existía en África antes pero el mundo lo ve hasta que aparece en la comunidad homosexual del primer mundo: EEUU y Europa central. Son los gays los primeros que aparecen afectados por el VIH y eso visibiliza la infección en el mundo.

-¿Allí hay un signo del poder de los países centrales?

-Por supuesto. Cuando llega al primer mundo el poder se involucra porque son ciudadanos que están beneficiados con derechos, tienen derecho a reclamar, a hacerse ver, hacerse oír.

-¿Cómo se vivieron esos primeros tiempos en la Argentina?

-Era como en el resto del mundo. Los primeros casos eran realmente muy tristes, porque la gente estaba totalmente abandonada. Se les decía que no estuviera en contacto con mucha gente porque podía contagiarse enfermedades y, al mismo tiempo, señalaban que era terriblemente contagioso entonces los demás se alejaban de él. Así quedaban aislados. Había un abandono de los afectos. Las personas que más daño te pueden hacer son aquellas a las que más querés. Eso sucedía: padres que abandonaban a sus hijos, parejas que abandonaban a sus compañeros, eso era lo cotidiano.

-¿Por ese abandono se sumó a convocar a otras personas que estuvieran pasando por lo mismo?

-Mi intención fue buscar gente que tuviera ganas de pensar, lo cual era una tarea titánica y casi imposible. Queríamos buscar un ‘para qué’. Para qué nos enfermamos.

- En el libro cuenta que llegaron a descubrir el para qué: ¿Qué síntesis hace?

-Las cosas no suceden por casualidad, suceden por causalidad. Si uno se pone a pensar racionalmente, libre de prejuicios, por qué suceden las cosas entiende la concatenación que lleva a que sucedan. Entonces, no hay solo un para qué, no se puede decir que la infección del VIH es para tal cosa. El para qué es personal, individual, cada uno lo encuentra.

-¿Para qué sirve encontrar ese ‘para qué’?

-El empoderamiento de una persona viene del conocimiento, cuanto más conozco yo, más poder tengo, cuanto menos tengo que recurrir a los otros para que respondan mis dudas, más poder tengo. Si no conozco absolutamente nada, si sólo caigo en la queja cotidiana habitual de por qué a mí, qué hice yo para merecer esto -como dice Almodóvar- no se llega a comprender nada. Si uno empieza a pensar que si sucedió es porque hubo una serie de causas que lo hicieron posible y empieza a revisar esas causas libre de queja encuentra las causas que lo hicieron posible, encuentra el descuido, el desamor, la falta de autoestima, la exposición.

Carlos Mendes en la radio con el periodista Gustavo Pecoraro; Foto Diego Stickar

-Señala en el libro que una vez que aparece un tratamiento como el actual, que permite a alguien vivir con el virus, adormece al Estado, que se ocupa menos de la prevención: ¿en qué lo observa?

-Claro, ese es el recurso del poder en la cultura: incide con sus recursos enormes. La industria farmacéutica, con sus retrovirales, permite que la infección no progrese y no pase a ser enfermo de Sida. Entonces la persona puede hacer una vida normal. Se empieza a decir que el Sida se cura, entre comillas. En este contexto, no se hace nada por conocer las causas y por avanzar en prevención; tampoco se promocionan espacios de autoayuda y reflexión. A eso si no lo hace el Estado no lo hace nadie.

Si buscamos la etimología de ‘curar’ vemos que significa ‘cuidar’. No hay que curar la enfermedad sino al enfermo, la clave está en cuidar a la persona. Los retrovirales no hacen nada más y nada menos que detener el VIH en el individuo, pero del resto se tiene que ocupar el individuo. Falta una asistencia real de las personas con VIH.

-¿Por qué considera importante hablar de las causas?

-Hay un capítulo del libro que habla de la herida de la comunidad. Individualmente el virus ingresa a la persona a través de lastimaduras en la piel, mucosas o semi mucosas; si estas están íntegras el virus no puede pasar. Entonces, necesita la herida individual. Del mismo modo, la pandemia del Sida necesitó la herida comunitaria para poder ser epidemia. ¿Cuál es la herida comunitaria de este virus? Un sector de la sociedad disminuido, desvalorizado, minusválido, sin poder. Esa es la comunidad gay. El virus entró por esa herida.

 

“Un sector de la sociedad disminuido, desvalorizado, minusválido, sin poder es la comunidad gay. El virus entró por esa herida. Recién ahora, con la ley de matrimonio igualitario, estamos empezando a comprender que un homosexual es un ser humano”.

 

-¿Por qué dice que a la sociedad le resulta muy ajena la muerte de otro, más si es gay?

- Porque la comunidad recién ahora está empezando a comprender que un homosexual es parte de su prójimo, que es un vecino, un tío, un padre o madre, a veces. Es alguien como uno. Recién ahora, con la ley de matrimonio igualitario, estamos empezando a comprender que un homosexual es un prójimo, un ser humano. ¿Antes? Repasemos la historia. En algunos países siguen siendo lapidados.

-¿El algo habrán hecho sigue aplicando?

-Por supuesto. Es una enfermedad de transmisión sexual y el sexo está tradicionalmente ligado al pecado y a la promiscuidad. El que es gozoso sexualmente es el libertino, esa es una idea muy judeo-cristiana. Si gozó, que se joda, más o menos así.

Portada del libro

-¿Cómo explica que la persona infectada deba negar el VIH?

-Hablo de una negación como un mecanismo psicológico de defensa. ¿Qué es lo que negamos? Mandatos culturales. Cuando el mandato de alguien con VIH es que sos un apestado, contaminante, infeccioso, que no mereces lugar en el mundo, etc. lo primero que hay que hacer es negar eso, simplemente para no ser aniquilado. En ese sentido la negación es útil y necesaria. Eso tiene que dar lugar al proceso de empoderamiento, de fortalecimiento de la persona.

-¿En ese sentido se convierten en agentes contraculturales?

-Exacto. El agente sería un contra-héroe. El contracultural es visto como el loquito que no encaja en el carril que te fija el poder. Eso es muy necesario muchas veces para salir del maltrato, sobre todo cuando te viene de sectores muy cercanos. Es muy difícil liberarte del maltrato de los que mas te quieren, porque mientras te maltratan algo te están dando, por lo menos es de alguna manera visto.

-¿Ese maltrato se da por falta de información, por miedo?

-La ignorancia es una forma acabada de la maldad. Hoy en día, con todos los recursos que tenemos, producir ignorancia es producir maldad en el sentido de que el ignorante por su propia ignorancia obra equivocadamente y, a la vez, al obrar así hace daño.

Además de la ignorancia de conocimientos hay un problema de afectos. Hay gente que no terminó el primario pero que nunca se le ocurrió discriminar a nadie porque afectivamente goza de una salud envidiable. Hay gente que afectivamente es sana y otra que no, que no ha permitido que la esencia se exprese. Porque si la esencia se expresa no busca otra cosa que satisfacer sus afectos y dar afecto a los demás.

Carlos Mendes en la presentación de su libro; foto: Gastón Malgieri

-Es un estudioso de Spinoza: ¿Para que le es útil este filósofo?

-Es un hallazgo maravilloso. Llego a través de Deleuze. Encuentro alguien que es un alma gemela, que vivió hace 400 años. A mi me sirve, investigo sobre él, comprendo cosas gracias a él. La felicidad no es un premio que se otorga a la virtud, sino que es la virtud misma. ¿Cuál es la virtud? Ser feliz. Es el poeta de la alegría. Mientras estés alegre: no te estas equivocando.

-Decía en el libro que el Sida viene a subvertir el orden patriarcal, ¿podría explayarse?

-La homosexualidad subvierte el orden patriarcal. Este establece que el sexo se hace entre varón y mujer. Si el placer se logra entre personas del mismo sexo se está subvirtiendo ese orden, el mandato machista. El gran quid de la cuestión es el machismo, el patriarcado. Seguimos en esas estructuras y muy lentamente vamos horadándolas como se pueda pero seguimos allí. El varón sigue reinando. Cuando digo varón digo el producto cultural llamado varón, porque muchos no encajamos. El varón es una criatura muy fallida. Si fuera eficaz, sabio, eficiente otro sería el mundo.

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

  • Lis

    Porque se afirma que es un mandato machista, si la relación sexual es entre el hombre y la mujer?No es un mandato puesto por el hombre, es un mandato de Dios simplemente eso, no se puede tapar el sol con la mano.

    • Gastonrosarino

      dios no existe

    • Alberto_III

      Lis, creo que tu afirmación es totalmente determinista. 

    • Eduardo.

       Y dale con jebus y la ciencia! Que rompes por favor!!!! Flaca, tu dioz no quiere que estes aca, lo prohibe. Es una aberración, para qué gastas tu tiempo en algo que evidentemente no te gusta, no toleras? Tan hipócrita sos? Tan pocas convicciones tenes? O estas haciendo prédica? Este es un espacio de diversidad de expresiones, de respeto, no tengo por qué tener que estar leyendo tu dogmatismo religioso ofensivo. Andate a rezar a tu iglesia si estas indignada.

    • DaniAgus

      Dios es una creación de la mente humana; y como tal, llena de incongruencia y falacias. Ahora, si vos queres creerle, seguilo vos… no se lo impongas a nadie…

  • Luis

    Son sólo el 2% de la población, pero los gays en Estados Unidos representan el 61% de nuevas infecciones de VIH
     
    Un informe del Centro para el Control de las Enfermedades estadounidense muestra que en 2009 hubo 48.100 contagios y 29.300 correspondían a homosexuales varones. El 20% de los gays tiene sida.

     
    Un informe de los Centers for Disease Control (Centros para el Control de las Enfermedades) viene a constatar lo que también muestran otros estudios en países desarrollados: que el porcentaje de homosexuales sobre el total de la población a duras penas excede el 2%. Además, siendo ese el porcentaje, los homosexuales varones representan el 61% de nuevas infecciones de VIH en Estados Unidos.

    En los primeros días del pasado mes de septiembre, esta organización dio a conocer las estimaciones de contagios de sida desde 2006 hasta 2009, mostrando que las nuevas infecciones se mantuvieron estables en alrededor de 50.000 para cada uno de los cuatro años, según informa Notifam.
     
    En el caso de los hombres que mantienen sexo con otros hombres, el estudio muestra que se dieron 29.300 casos del total aproximado de 48.100 nuevas infecciones en el 2009, y en relación a los gays de entre los 13 y los 29 años de edad representaron el 27% de los nuevos casos.
    El único grupo que aumenta
    De hecho, el único grupo en el que están aumentando las nuevas infecciones de VIH es el de los homosexuales varones jóvenes, resalta el informe.
     
    Un factor que influye en este hecho es el alarmante aumento de infecciones en la población afroamericana. Se estimó que las nuevas infecciones entre los homosexuales varones jóvenes negros aumentaron un 48% en el período de 2006-2009 (de 4.400 infecciones de VIH en el 2006 a 6.500 infecciones en el 2009).
    Otro dato preocupante del estudio es que, a día de hoy, casi el 20% de los homosexuales varones tienen VIH, mientras que casi la mitad de ellos no son conscientes de esa situación.

    • JuanMartin82

      El único porcentaje que podría objetarte es el del 2%. Nadie sabe cuál es el porcentaje exacto ni aproximado de homosexuales en el mundo, o en un país determinado. Por empezar, la clasificación es muy compleja: ¿a quiénes incluiríamos en el espectro homosexual? ¿a quienes se sienten atraídos por otros hombres? ¿a quienes tienen sexo con otros hombres?, y en tal caso ¿en forma exclusiva, o concurrentemente con mujeres?… la categoría es demasiado difusa como para plantear un porcentaje.

      Fuera de ello, las estadísticas son realmente preocupantes. Se sabe que la causa del contagio es la falta de prevención (el uso de preservativo). Lo que sí sería un error, es atribuirle las consecuencias de este flagelo exclusivamente a la comunidad homosexual. La razón por la cual el contagio es más fácil en el sexo entre dos hombres, es porque el sexo anal es la forma en que más se expone una persona al virus. Pero el sexo anal no es practicado únicamente por homosexuales, sino también por heterosexuales.
      El mayor error en el que incurren las personas que se erigen en jueces, y levantan su dedo acusador contra los homosexuales, es creer que ellos están exentos del mismo destino. El HIV nos afecta a TODOS.

      Saludos.

      • Luis

        Juan Martin, por supuesto que nos afecta a todos. Quiero agregar que el SIDA se ha convertido de una enfermedad mortal a una enfermedad crónica, gracias a los nuevos medicamentos.
        Esto hace que el grupo de homosexuales varones jóvenes se convierta en el reservorio del virus a nivel mundial.
        Por eso es necesario tomar precauciones, la mas importante es el uso de profilactico.
        La mucosa anal, a diferencia de la vaginal, no está preparada para la penetración, la cual  produce microerosiones por donde puede penetrar el virus (ni hablar si aparece sangre después del coito), asimismo, la mucosa bucal tambien puede presentar microerosiones por el cepillado dental, por ejemplo, (ni hablar si hay sangre al lavarse los dientes).
        Por otro lado, la promiscuidad de este grupo, donde un joven homosexual puede llegar a tener 100 parejas sexuales en un año, mientras que un joven hetero tiene en promedio 3-4 parejas en un año, hace que si no se toman precauciones, se disemine la enfermedad en progresión geométrica. En conclusión, dos consejos:
        1- usen forro y 2- traten de tener parejas estables, asi se cuidan uds y nos protegen al resto de la humanidad.

    • Miki_malo

       Solo una acotación:

      El porcentaje de homosexuales se encuentra entre el 1-3% algo aceptado por las propias organizaciones homosexuales, por lo cual, mencionar el 2% me parece como ocupar un punto de equilibrio y no lo veo mal.  Si duda de lo que digo, le paso la fuente, ya que este tipo de informacion no lo encontrará nunca en este blog.

      • JuanMartin82

        Miki_malo:

        Debo ser muy poco claro, o hay mucha pereza en leer atentamente lo que escribo. Ese 1-3% del que hablás, ¿a qué homosexuales se refiere? ¿solamente a los que son sexualmente activos? ¿o incluye también a los que solamente se sienten atraídos a personas del mismo sexo, pero no llegan al coito? ¿se encuentran comprendidos los casados con personas del sexo opuesto, pero que cada tanto tienen una aventura con alguien del mismo sexo?Fuera de todo eso, hay otra cuestión. Los porcentajes de los que vos hablás se confeccionaron en base a muestreos efectuados a través de consultas telefónicas y puerta a puerta. La mayor crítica que se le hace a este sistema, es que muchas de las personas homosexuales no lo son abiertamente, incluso cuando lleven una vida sexualmente activa.En aquellas ciudades donde la discriminación es menor, se nota mucho la diferencia en cuanto a las respuestas que se reciben con el mismo método de muestreo que te comentaba recién. Podés ver los ejemplos en USA y en Brasil en el link que te dejo más abajo. Tampoco podés dejar de lado el informe Kinsey, que más allá de las críticas recibidas, nunca pudo ser descartado.http://en.wikipedia.org/wiki/Demographics_of_sexual_orientation 

        Saludos.

  • Nacho

    Quien se atreve a afirmar todavia que la homosexualidad es normal, natural, no tiene nada de malo, es positiva, etc, etc para una persona?.  A quien le quepa el sayo que se lo pongan..

    • JuanMartin82

      Hola Nacho. Yo sigo sosteniendo lo que acabás de preguntar. La homosexualidad es normal, natural, y no tiene nada de malo. ¿Por qué habría de pensar lo contrario? Las mismas cosas que nos afectan a nosotros, los afectan a ustedes.

      • Nacho

         Juan, por tu misma logica, no deberia existir diferencia entre un infectado y uno que no lo está, pero todos sabemos que nadie quiere infectarse, y los que lo están, darian lo que sea por sanarse.  La homosexualidad tiene aparejado un gran riesgo de contraer el sida y otras enfermedades, solo por decir algo, por lo tanto, no hay nada de normal,natural ni positivo al elegir la homosexualidad. De aceptar tu argumento Juan, deberiamos pensar que es lo mismo estár enfermo que no estarlo.

      • JuanMartin82

        Nacho: Lamento si en algún momento me expresé de forma tal que te hiciera malinterpretar mis mensaje.

        Lo que digo es: ¿yo puedo contagiarme de HIV si no me cuido? Sí. ¿Vos podés contagiarte de HIV si no te cuidás? Sí.
        Entonces, no importa si sos heterosexual o si sos homosexual. Nos afectan las mismas cosas, y ambos tenemos que cuidarnos. No veo por qué ser homosexual pueda ser algo disvalioso, si a fin de cuentas, a vos y a mi nos afectan las mismas cosas. Saludos.

      • Nacho

         Juan. Lo que no entendés es que los homosexuales son un grupo de riesgo por lo cual tienen mas posibilidades de contagiarse que los heterosexuales.  Eso lo dice ONUSIDA no y no yo.  Te lo explico de esta manera…manejando en el auto podés tener un accidente manejes prudente o no…la diferencia es que si  manejas prudente las posibilidades del accidente son muchisimo menores.  Lo mismo con el sida y la homosexualidad.  Nadie discute que tanto heteros como gays se contagian, pero lo importante es que los gays son un grupo de riesgo y los heterosexuales no lo son.  Eso es lo mas importante de todo y es algo que deberian difundir aca en el blog porque pasan lindas notas de gays como si la homosexualidad fuera color de rosa, todo amor y paz, pero les esconden a los mas jovenes el trasfondo de la homosexualidad, y dentro de ese trasfondo está el sida.  Deberian hacerlo como hacen con el cigarrillo, que ponen leyendas en las etiquetas “el fumar es perjudicial para la salud, provoca cancer, etc”…deberian hacer lo mismo con la homosexualidad.

      • JuanMartin82

        Nacho: Fumar es una elección. Vos podés elegir entre fumar y no fumar. Ser homosexual no es una elección. En esto no hay elección. Podés, sí, decidir si tener sexo o no, y si usar condón o no.

        No tener sexo trae aparejadas ciertas consecuencias, al igual que tenerlo sin protección alguna. Lo más conveniente -en mi opinión-, es tener sexo seguro, y eso vale tanto para homosexuales como para heterosexuales.
        Lo del “grupo de riesgo” es real, pero es una categoría tramposa. Muchos heterosexuales se contagiaron de HIV porque no entraban dentro de esa categoría.
        Si te fijás bien en este blog, te darías cuenta de que hay más de una nota que hace referencia al flagelo del HIV en la comunidad homosexual. Tendrías que buscar un poco más, eso es todo. No todo es color de rosa, ni tampoco se quiere hacer ver eso. Pero tal vez te ayude a entender la dinámica de este blog, saber que este es un espacio para compartir la cosas buenas que suceden en torno a la comunidad. Para las cosas malas, simplemente tenés que leer algunos de los comentarios de gente que viene nada más que a insultar y a menospreciar a aquellos que amamos de una manera diferente a la que ellos consideran como única.
        Este no es un sitio de adoctrinamiento, como lo son -por ejemplo- muchas iglesias. Acá nos encontramos para charlar, para debatir, para fortalecernos, para ayudarnos. Como grupo de riesgo, la lucha contra el HIV está muy presente en nuestro día a día. A modo de ejemplo: hace mucho que no salgo a bailar, pero cuando iba a algún boliche gay, siempre me repartían preservativos en la puerta. ¿Más sano, menos sano? Si te cuidás, vas a estar bien. Y de nuevo: nos afectan las mismas cosas, Nacho. Al final del día, no somos más que carne y hueso, y la muerte nos iguala a todos.
        Saludos.

      • Nacho

         Juan, te estás confundiendo.  Algo que no es una eleccion y no se puede cambiar, es por ejemplo, nacer rubio, pelirrojo o petiso…nadie puede cambiar su altura o su color de pelo…porque de esa forma nacieron y su construccion genetica dice que son eso, y no tienen eleccion para dejar de serlo.
        La homosexualidad es diferente…porque es una inclinacion que tienen un grupo de personas, pero que pueden perfectamente decidir que esa inclinacion no dictará el rumbo de sus vidas.  Eso si es una eleccion…tal vez la inclinacion nunca se vaya, o talvez no…eso es muy personal y depende de cada uno.  Como explicás sino que hay hombres casados con hijos pero que derrepente deciden dejar a su flia para seguir una vida gay?.   Como explicas lo inverso?, gays que dejan el estilo de vida homosexual para seguir el heterosexual.
        pero lo mas importante es que no somos robots programados y porque tengamos ciertas inclinaciones no tenemos chance de decidir otra cosa…
        En mi caso, tengo debilidad por las comidas con alto colesterol…y es un tema que me genera un problema de salud…es decision mia comerme una milanesa con papas y huevos fritos…o no…la inclinacion es una cosa, todos tienen inclinaciones, pero no todos decidimos vivir segun los instintos como si fueramos animales, sino que decidimos vivir racionalmente y si algo nos hace mal, decidimos no hacerlo.

      • JuanMartin82

        Nacho:

        Veo que partimos de premisas diferentes, pero eso no te habilita a que digas que “me estoy confundiendo”. Deberías aceptar que existen puntos de vista diferentes a los tuyos, y que no por eso son menos válidos, o menos verdaderos. No necesariamente tengo que ser yo el “confundido”. Yo no voy a decir que estás equivocado, porque al final del día, nunca se sabe quién tiene la razón. Simplemente te voy a decir por qué no estoy de acuerdo con tu postura.
        Encuentro agraviante que compares mi sexualidad con una “inclinación”, y con tus gustos por las comidas con alto colesterol. Es mezclar peras con manzanas. Es banalizar una cuestión que para muchos de nosotros es de meridiana importancia. Todos nos cuidamos con las comidas, pero la variedad en los alimentos es inmensa, y hace que podamos renovar nuestro menú día a día. La sexualidad, en cambio, tiene implicancias sobre quién va a ser la persona que te va a acompañar por el resto de tu vida. No sé vos, pero yo no cambio de pareja como de calzoncillos.
        Por otro lado, te pregunto: si de repente surgiera una enfermedad que se transmitiera a través de la vagina ¿vos considerarías “hacerte” homosexual? Porque de acuerdo a tu argumento, uno “elige” qué vida llevar, teniendo en cuenta lo que es “más sano”. Yo no puedo cambiar mi objeto sexual. A mí me atraen únicamente los hombres. Amo a las mujeres, pero para mí son amigas, hermanas, familia. No podría tener sexo con ellas. Lo que sí puedo elegir, es entre tener sexo con hombres, y no tener sexo con nadie. Y creo que la segunda opción es muy nociva, mientras que a la primera la encuentro totalmente normal. Hay quienes defienden la castidad: que la practiquen ellos. Pero que no intenten imponérmela a mí.

  • Boutade

    Un sector de la sociedad disminuido, desvalorizado, minusválido, sin poder es la comunidad gay. El virus entró por esa herida. Recién ahora, con la ley de matrimonio igualitario, estamos empezando a comprender que un homosexual es un ser humano”Esto me parece un tanto fuera de lugar, yo siempre comprendí que un homosexual es un ser humano! quien es usted para dar lugar a una generalizacion? porque mejor no da lugar a una individualidad y dice, cual es su nexo con la comunidad gay? acaso es algo infrahumano que la elección de objeto sea distinta?  ya que habla de mecanismos de defensa, por que no prueba usted pasar por el diván? si la comunidad gay es una herida, la comunidad heterosexual, que es? No creo que usted sea un intelectual.. Gracias.

    • Eduardo

       Y no… con una respuesta tan burda, propia de lectorxs de libros de autoayuda, es casi consecuente que no creas que sea un intelectual…