“Mis marcas del bullying homofóbico y cómo salí adelante”

Este es el relato en primera persona de Alejandro Viedma que, en un texto sincero y sin victimizaciones, narra los episodios de bullying que lo acompañaron en su niñez y adolescencia. Fueron momentos que vivió con angustia y casi en soledad. “Tachaba cada día que pasaba y era un aliciente ver que faltaba menos para terminar las clases”, escribe en este texto rememorativo. El recorrido se extiende, también, hacia la adultez: Alejandro es Licenciado en Psicología por la UBA y, un ejemplo, de cómo salió adelante pese a todo.

La vida de Alejandro, según sus propias palabras 

Infancia:

Alejandro, abanderado de séptimo grado

Desde muy chico sentí que no formaba parte de lo que hacían y les gustaba a mis compañeritos varones. Mis intereses se diferenciaban cada vez más de los de ellos a partir de quinto grado, o sea, a mis diez años. Y no hablo de sexualidad, porque en esa época no tenía ni idea de lo que era el sexo. Pero sentía que no encajaba, que no pertenecía al grupo de pibes que se constituía por los que les gustaba jugar al fútbol o empezaban a admirar a ídolos que nunca fueron los míos, como Maradona o Soda Stereo, o denigraban al que parecía el más débil… Como empecé a juntarme más con mis compañeras, comenzaron las cargadas con palabras como “marica” o “nena”. Eso se fue acrecentando en sexto y séptimo grado y, al unísono, iba escuchando en la tele, en la misa a la que asistía los domingos, en el barrio, que ser homosexual estaba mal, que era pecado, que era sinónimo de ser enfermo, algo contranatural, con lo cual fui incorporando que yo era diferente y con algo a corregir.

Recuerdo que a los once varios de mis compañeros, los mismos que ya habían dejado de elegirme para jugar y habían dejado de invitarme a sus cumpleaños (algo horrible para mí), me esperaron en el aula luego de educación física donde empezaron con cánticos agresivos. No aguanté y me puse a llorar, me veía tan en desventaja frente a ellos, como con el pudor de quedarme desnudo públicamente y aún más humillado por mis lágrimas que fueron la descarga de tiempo acumulado de tensión.

A mediados de los ochenta tampoco había comprensión y por ende contención en las familias y uno se sentía muy solo. En paralelo siempre fui un alumno destacado, tal vez inconscientemente, me exigía mucho como para compensar lo que suponía que no iba a agradar a los demás: tenía las mejores notas porque eso no me costaba y me gustaba que mis padres estuvieran conformes con ese aspecto mío.

Adolescencia:

Lo peor fue a partir de la mitad del secundario -encima hice un comercial técnico en administración de empresas, es decir, que estuve seis años en aquel colegio-. Me acuerdo que en quinto año empecé a tachar los días que pasaban, se ve que ya me gustaban las agendas, así que quizás era como un aliciente ver que en el calendario faltaba menos para que terminaran las clases. Eso hacía menos insoportable todo: la mitad de mis compañeros había dejado de saludarme un año antes y, si bien nunca ejercieron violencia física sobre mí, sí fue muy fuerte para mí la simbólica, verbal, psicológica con referencias homofóbicas. Y eso no fue menos duro porque, aunque no lo hicieran mirándome a los ojos, las burlas, los insultos, los grafitis en las paredes dirigidos a mi nombre, las notas que me dejaban en mi carpeta me lastimaban mucho, yo sentía mucha vergüenza, miedo y así me fui encerrando cada vez más. Por suerte tenía tres amigas en mi división, no sé qué hubiera pasado sin ellas, con quienes al menos podía hablar… En sexto la situación lejos de mejorar empeoró, porque llegó el viaje de egresados a Bariloche y para mí fue una tortura en lugar de vivir una semana de diversión, porque dos de mis compañeros fueron por más, les dijeron a los pibes de otros colegios que yo era “re puto”, así que cuando me enteré me sentí tan expuesto, observado, evitado y mirado con sorna que lo único que quería era irme, estar en mi casa. Nunca me sentí tan aliviado como cuando terminé esa etapa.

Sentimientos/emociones rememorando esa etapa

Hoy no tengo rencor ni enojo con nadie. Hasta puedo comprender por qué la gente discriminaba: en los ’80s y ’90s estábamos en un contexto donde nos maleducaron respecto a lo que ahora se denomina diversidad sexual, sin leyes igualitarias, sin cuidarse de lo políticamente incorrecto, siendo parte de manuales de desórdenes mentales, así que no culpo a nadie aunque lo haya vivido con dolor. Pero, obviamente, no quisiera retroceder el tiempo para nada, por eso creo que hoy y mañana siempre es mejor, lo peor ya pasó.

No obstante, no olvido. En una de mis sesiones de terapia le decía a mi analista: “Recuerdo haber leído en Freud que de la guerra volvían más traumatizados los que regresaban ilesos que los que salían heridos o incluso habiendo perdido partes de su cuerpo… Los sueños eran más repetitivos en los que no tuvieron marcas corporales… Así que a veces la palabra que injuria lastima más que un látigo o una bala”. Y él me respondió: “Es que los oídos no tienen párpados, están sobreexpuestos, sin protección”, y me recordó una frase de Oscar Masotta: “No matar la palabra, no dejarse matar por ella”, es decir que no hay que quedarse callado ni permitir que la palabra que degrada provoque tanto daño. Quizá por eso es que pude hacer una transformación en positivo con esa parte de mi historia: sin habérmelo propuesto, empecé a trabajar escuchando a mis pacientes y a los integrantes de los grupos de reflexión para varones gay que coordino, brindándoles un espacio para que puedan historizar(se) a través de su discurso y sus recuerdos.

Lo que me ayudó a sobrellevar la secundaria

Empezar a conectarme con mis gustos, ir descubriéndome como gran oyente de música, por ejemplo. Y no solo me iban deslumbrando ciertas voces o melodías, sino que transcribía letras de canciones del rock nacional en un cuaderno, de artistas que hoy todavía admiro, como Charly, Celeste, Fito. En esa época además estudiaba Dibujo y Pintura y quizá la sublimación a través del arte también hizo que expresara cosas que no podía decir con palabras. Por otro lado, la gimnasia me gustó siempre. También empecé a estudiar inglés y con los años causalmente leí autores increíbles como Patricia Highsmith, Susan Sontag, Hermann Hesse. En paralelo iba investigando mi orientación sexual y mi identidad con lo que obtenía de información en revistas con artículos o entrevistas a referentes o miraba películas de temática gay. Después vinieron los recitales, los primeros boliches en donde me di cuenta de que no era el único “bicho raro”, que tenía pares, gente a la que le pasaba o sentía lo mismo que yo.

Facultad:

En 1993 me surgieron sentimientos que no había experimentado antes: entusiasmo por ir a cursar y la libertad de no estar presionado por tener que disimular algo. Y el plus de haber elegido yo la carrera que iba a seguir. No por casualidad en el CBC de Psicología pude tener mi primer gran amigo varón. Empecé a disfrutar de ir a leer al buffet de Ciudad Universitaria mientras me tomaba un café y observaba el río a través de esos ventanales enormes…

Yo no tenía idea de que me iba a dedicar a las diversidades sexuales. Se fue dando paulatinamente. Recuerdo que en cuarto año de aquel secundario tuve la materia Psicología y me encantó, así que de todo lugar negativo u oscuro, uno puede llevarse algo bueno.

Luego de más de quince años de haberme recibido, creo que es difícil atender a una persona gay, lesbiana, bisexual o trans si uno no ha sufrido esa u otra discriminación en carne propia. Creo que para abordar las diversidades sexuales hay que saber de los subtemas que conforman ese universo y, lamentablemente en el campo del psicoanálisis, aún falta apertura y actualización.

Algo para agregar:

Hoy estoy preparado para contar cosas que nunca hice públicas, cuestiones de mi vida, y lo hago porque tal vez mis palabras ayuden a alguien. Desde mi sinceridad y empatía con el otro y lejos de la victimización o de pararme en un lugar de ejemplo, no quiero ser ejemplo de nada ni quejarme de lo que viví, aunque tal vez aporte mi granito de arena para que idealmente nadie más transcurra lo que a mí me hirió tanto. En ese sentido sí quiero dejarles un mensaje a los adultos que ocupan cargos de mucha responsabilidad, a los docentes, a los profesionales de la salud, a los padres: les pido que no tengan una mirada indolente, insensible frente al sufrimiento de niños, niñas y adolescentes en general y, sobre todo al de los LGBT; es de suma importancia que estén atentos porque cuando te lastiman paulatinamente te vas cerrando, aislando y, cuanto menos un pibe hable y socialice, más problemas tendrá en su vida ya que su autoestima va decayendo.

En general un chico que no se percibe o no se va perfilando como heterosexual cree que no tiene un lugar porque está más en soledad y en silencio que otra persona de cualquier otra “minoría” discriminada, se va metiendo en el placard porque advierte que no puede compartir con su familia lo que siente y cómo está siendo violentado, agredido, y eso no sucede con por ejemplo niños o adolescentes judíos, afrodescendientes, de países limítrofes porque comparten la misma característica que sus padres, quienes pueden ayudarlos porque los entienden, contienen y defienden. Por tales motivos, la tasa de suicidios de adolescentes y jóvenes LGBT es mayor comparada con la de adolescentes y jóvenes heterosexuales.

En la actualidad todos los adultos somos responsables. No puede justificarse más la discriminación o la complicidad por ignorancia. En 2016 tenemos mucha información, leyes que protegen, despatologización y si alguien no sabe también es responsable por no informarse, que la falta de datos e ideas no camufle la maldad y la impunidad de herir al otro, cosas feas que lastimosamente todavía habitan en nosotros, los humanos.

 

***

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La Argentina, en el foro mundial LGBTI

El 2 de octubre pasado unas cuarenta y cinco personas se reunían en las afueras de una tranquila ciudad al norte de Tailandia para el primero de una serie de encuentros que se extendieron por cinco días. Lxs allí reunidxs venían de más de 30 países: se incluyó un grupo de la región de América Latina y el Caribe; la Argentina estuvo  presente. En esta crónica, uno de los participantes por argentina, el militante Mariano Ruiz, cuenta a Boquitas pintadas que reflexionaron sobre sus visiones de la comunidad LGBTI en la región, la importancia del foro para las batallas que libran en sus países y sus visiones sobre el significado de “familia”. Mariano Ruiz es director de comunicaciones para la Región de América Latina y el Caribe del Comité para el Día Internacional Contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia (IDAHOT por sus siglas en inglés).

Algunos de los participantes, entre los que se encuentra el argentino Mariano Ruiz, al foro global LGBT

 Los rostros de la inclusión

por Mariano Ruiz

 

Era un grupo diverso. Parlamentarixs y activistas, diplomáticxs y académicxs, cineastas y emprendedores. Eran por sobre todas las cosas, seres humanos forjando batallas a contra reloj para conquistar espacios y derechos. Batallas que en algunos casos les pueden costar la vida, el destierro, el odio. Pero nunca descarrilarlos de una apasionante dedicación a construir espacios de inclusión en un mundo que no pocas veces les es adverso.

En cinco días, personas transgénero, cisgénero, no-binarixs, génerofluidxs, no-conformistas o intersexo de las comunidades lésbica, gay, bisexuales, queer, pansexual y hetero, forjaron una dinámica de trabajo y un ambiente de confianza que son cruciales para el evento. A puertas cerradas, tocaron con honestidad, crudeza y creatividad temas que abarcan lo político, artístico, legal y personal. Conversaron sobre sus actividades profesionales, experiencias formativas y sus ideas para cambiar lo que debe ser cambiado y erradicar formas de discriminación o exclusión en base a identidad de genero y orientación sexual a escala planetaria.

Este evento es el 4to Salzburg Global LGBT Forum (Foro Mundial LGBT de Salzburgo, en inglés), un formato que inició en 2013 y que forma parte de Salzburg Global Seminar, una institución sin fines de lucro fundada en 1947. Esta organización tiene como objetivo ser un catalizador para el debate y la búsqueda de soluciones a temas críticos mundiales en áreas como educación, salud, ambiente, economía, gobernabilidad y procesos de paz. La organización trata de enlazar a talentos e innovadores para repensar las interacciones, los retos comunes y el funcionamiento de instituciones publicas, entes privados o sociedades.

Para el Dr. Klaus Mueller, fundador y director del Salzburg Global LGBT Forum, la razón que lo motivó a crear este formato y unir en un mismo techo a un grupo tan diverso de líderes se basa en una simple idea: “Las instituciones no interactúan con otras instituciones. Somos los seres humanos quienes nos comunicamos unos con otros. El foro busca construir una comunidad global de compañerismo y confianza para ayudar a que los derechos humanos de la comunidad LGBT avance”.

El foro hasta ahora se realizó en Salzburgo, Austria y Berlín, Alemania. La cuarta edición tuvo lugar en Chiang Rai, Tailandia para su primera reunión con un enfoque regional en Asia y sus sub-regiones; y con un tema principal: la diversidad de las familias. Mueller explica que el tema de la diversidad de las estructuras y formatos de las familias tiene una importancia gigantesca. “Todos venimos de familias que no estaban preparadas para nosotros. Escuchamos frecuentemente sobre algo que llaman “valores familiares tradicionales”. Pero la exclusión no es un valor. La exclusión es un ataque a la fibra de nuestras experiencias de vida y a la misma idea de lo que es la familia. El núcleo familiar es sinónimo de igualdad, respeto y protección; Salzburg Global LGBT Forum celebra y promueve familias inclusivas, sean éstas en las que nacimos o las que escogimos” –  nos explica Mueller.

El United Nations Development Program (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, conocido por sus siglas en inglés UNDP) ha sido un aliado y patrocinador crucial para traer esta edición del foro a Asia. Desde inicios del 2014, UNDP esta implementando el programa Being LGBTI in Asia (Ser LGBTI en Asia, en inglés), una iniciativa regional que busca afrontar temas como la desigualdad, la violencia, y la discriminación en base a orientación sexual, identidad de género o estatus intersexual; promueve además el acceso universal a los servicios sociales y de salud. Es una cooperación entre gobiernos, la sociedad civil, instituciones regionales de Asia y otros actores que buscan avanzar en la inclusión y protección de la comunidad LGBTI. El programa reconoce que las comunidades LGBTI son excluidas a niveles extremos y confrontan múltiples formas de estigma y discriminación. La prioridad medular del programa es “promover la participación cívica y política de las comunidades LGBTI, porque la misma es crucial para avanzar en la solución de las desigualdades y discriminaciones existentes” en palabras de Edmund Settle, consultor de políticas públicas del UNDP para la región del Asia-Pacífico.

Esta es la primera ocasión en que Salzburg Global LGBT Forum y UNDP colaboran. Con esta cooperación, “demostramos como dos actores globales  pueden apalancar sus prioridades y recursos para que los estados, los defensores de derechos humanos y la sociedad civil de diferentes regiones puedan acelerar conquistas en la inclusión de las comunidades LGBTI” – recalca Settle.

Aunque el acento en este foro fue la región asiática, lxs participantes (provenientes de más de 30 países) incluyó un grupo de la región de América Latina y el Caribe. La Argentina, Jamaica, México y Venezuela fueron los países  presentes en este foro. Pudimos compartir varios minutos con lxs participantes de Latinoamérica y el Caribe. Reflexionaron sobre sus visiones de la comunidad LGBTI en la región, la importancia del foro para las batallas que libran en sus países y sus visiones sobre el significado de “familia”.

Una participante de honor es la venezolana Tamara Adrián, abogada, activista y actual parlamentaria de la Asamblea Nacional de Venezuela. Tamara es desde enero de 2016 la primera diputada transgénero electa por voto popular en la historia del país caribeño. La Argentina estuvo representada por Mariano Ruiz, activista y director de comunicaciones para la Región de América Latina y el Caribe del Comité para el Día Internacional Contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia (IDAHOT por sus siglas en inglés). También acudieron la jamaiquina Angeline Jackson, directora ejecutiva y co-fundadora de la organización Quality of CitizenshipJamaica (Calidad Ciudadana Jamaica, en inglés) y el mexicano Enrique Torre Molina, Director de Campañas de la organización All Out.

-¿Cómo ven en este momento la situación de las poblaciones LGBTI en nuestra región?, indaga Iván, el moderador

-Tamara: Con relación a los derechos de la población LGBTI, América Latina y el Caribe es un continente con grandísimas diferencias desde el punto de vista social, cultural, educativo y legal. Encontramos situaciones tan diferentes como la penalización de las relaciones entre personas del mismo sexo y, en general, el sexo no-reproductivo, en varios países del Caribe y en Guyana y Surinam, por un lado. La existencia de derechos iguales al matrimonio, al reconocimiento de la identidad de género y la protección contra la discriminación, en algunos países emblemáticos, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, y en una menor medida, Brasil, Chile y Bolivia. Y la total invisibilidad jurídica, social, cultural y educativa de las poblaciones LGBTI en Perú, Paraguay, Venezuela y casi toda América Central.

-Iván: ¿El caso argentino es, en algunos aspectos, punto de referencia. ¿Qué factor creés que ayudó a consolidar logros?

-Mariano: La Argentina ha avanzado mucho en los últimos años en relación a los derechos humanos de las personas LGBT con la aprobación de leyes tales como Matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la Ley de Reproducción Humana asistida sin discriminación entre otras políticas públicas que son ejemplo para nuestra región y el mundo. Esto no hubiera sido posible sin el trabajo incansable de activistas y organizaciones tales como la Federación Argentina LGBT o la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA) entre otras. Sin embargo todavía tenemos mucho por hacer para transformar la igualdad legal a la igualdad real.

-Iván: ¿Cómo está la situación de la aceptación de las familias diversas?

-Enrique: En este momento, el tema de la familia está al centro de los debates nacionales en México. Ha sido una coincidencia buenísima que ése sea uno de los temas principales del foro este año también. Los grupos extremistas y los opositores al reconocimiento de derechos LGBT en varias regiones se han aferrado a hablar de nosotros como una amenaza a la familia y a los valores familiares, cuando en realidad la única amenaza a las familias es precisamente la exclusión, la homofobia, el rechazo a las personas LGBT.

-Iván: Más allá de las coincidencias, ¿cómo ayuda el foro en las luchas que están dando dentro de sus países o a la región en general?

-Tamara: Salzburg Global LGBT Forum es una oportunidad única para mostrar las diferencias y semejanzas entre diferentes regiones del mundo. Así, puede haber más situaciones mucho más simétricas entre Venezuela, Paraguay, Perú o América Central, con relación a muchos países asiáticos o africanos, que las que hay entre esos países y el resto de los países de la región.

Esta situación es bastante clara en algunos contextos internacionales. Así, por ejemplo, el Grupo Latinoamericano (GRULAC) del Consejo de Derechos Humanos constituido por Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia y México ha estado sumamente activo en la promoción de resoluciones e iniciativas en el marco de la ONU, para la protección de los derechos de la población LGBTI. En tanto que la actitud de Venezuela ha sido mucho más afín a la de los países islámicos, africanos o asiáticos más reticentes a este tema.

El foro da la oportunidad de comprender estas afinidades y antagonismos desde un punto de vista multicultural y global. Entender estas dinámicas es un instrumento determinante para la toma de acciones adecuadas para lograr los cambios legales y sociales necesarios en ambientes locales totalmente opuestos a la igualdad, y en los que los extremismos religiosos toman la delantera para atacar cualquier avance desde el punto de vista legal, social, cultural o educativo, como un ataque a los “valores culturales tradicionales” y a “la familia”.

-Mariano: Concuerdo con Tamara. El foro es una excelente oportunidad para compartir las lecciones aprendidas en nuestro país y también conocer las realidades de otros países del mundo en un ámbito que reúne a activistas, defensores de derechos humanos, artistas, religiosos, académicos, directores de cine, representantes de gobierno y organismos internacionales. En comparación con otros foros y reuniones sobre la temática es muy importante destacar la fuerte presencia de jóvenes, considerados el futuro de nuestra población en la lucha por la igualdad a futuro. Por mas distantes que sean los países en los que vivimos, nuestras realidades son muy parecidas y nuestros desafíos son los mismos, que es hacer de nuestro mundo un lugar mejor para todas las personas LGBT.

-Iván: Y más allá de las visiones nacionales, ¿hay puntos comunes entre las comunidades LGBTI a nivel mundial?

-Enrique: Estoy participando en el foro porque me interesa aumentar mis relaciones con defensores de derechos LGBT de todo el mundo. Como parte de mi trabajo como Gerente de Campañas en All Out, es clave conocer a las personas que están impulsando cambios sociales y políticos en distintos países, conocer sus retos y entender de qué manera abordan los problemas en contextos culturales diferentes al mío. Y ha sido increíble confirmar que sí existe una comunidad LGBT global, y que tenemos más cosas en común de las que uno pensaría – y también, tenemos que enfrentar obstáculos y discursos anti-LGBT muy similares alrededor del mundo.

-Angeline: Éste es mi segundo año participando en el foro.  A pesar del trabajo y las largas horas que se requieren antes, durante y después del foro, tengo la convicción y la sensación de que venir aquí me renueva los ánimos y la motivación para regresar a Jamaica y continuar otro año que en muchas veces no es nada fácil.

La diversidad de quienes nos reunimos aquí y las relaciones que he desarrollado en los foros es única. Además logro compilar informaciones y ejemplos de cómo puedo innovar y adaptar métodos de trabajo a mi propio contexto.

Muchas conferencias LGBTI tienden a tener participantes de países “occidentales” y del “norte global” y aunque aprendo mucho de ellxs, sus experiencias en muchos casos no reflejan o no pueden compararse con mi contexto en Jamaica. El foro me ha dado una oportunidad única de conocer, intercambiar y aprender de personas del “sur global”. Algo crucial para el método del foro es la cantidad de participantes. No somos mas de cincuenta personas, y esto crea un ambiente profesional e intimo. Podemos comunicarnos, conocernos, y compartir con una honestidad y una sensibilidad única.

Este cuarto encuentro del Salzburg Global LGBT Forum concluyó el 7 de octubre de 2016. Los eventos incluyeron mesas de trabajo, presentaciones, muestras cinematográficas, conversatorios íntimos y sesiones de lluvia de ideas. Las conclusiones y el reporte final de este evento será publicado en las próximas semanas. Para más información sobre el foro, las sesiones previas e información sobre miembros, actividades y documentación relacionadas con esta iniciativa, visita este sitio web.

Sin comentarios

Lluvia y Arcoíris, un amor de película

Atrás quedaron los años de esplendor de Margo, un actor transformista maduro, confinado a mostrar su show en un pequeño bar de ambiente. Aún conserva el estilo que lo caracterizó siempre: Liza, Barbra, Judy, todas ellas viven en él. Su humor ácido y escéptico contrasta con el de su superficial asistente, Norman. Margo, amante de las ficciones cree que el amor no es para él, y que es algo que sólo se vive en las películas. Pero irrumpe en su vida Tim, un joven veinteañero que lo llevará a vivir esta historia de amor en clave de comedia dramática. Esta es la historia que cuenta “Lluvia y Arcoíris”, una obra que está construida con las frases más famosas de la historia del cine y que es, además, una representación de la vida gay en el Buenos Aires de los años ‘90s. Es mucho más que una historia de amor, es un alegato contra la discriminación, el ocultamiento y la mentira, los verdaderos causantes del drama que en ella encierra.

En diálogo con Boquitas pintadas, el director de la obra, Marcelo Roitman, habla de los entretelones de esta propuesta.

-¿Porque decidió dirigir esta obra de Patolsky?

-Conozco a Gabriel (Patolsky)  hace casi 10 años y desde entonces somos grandes amigos. Siempre quisimos trabajar juntos, cada uno desde su lugar como artista. Hace casi 2 años recibí por mail el texto y no dudé en que sería el proyecto que tanto queríamos hacer. Gabriel escribe con una sensibilidad exquisita y fue el rasgo que siempre admiré en su trabajo. Lluvia y Arcoíris está impregnada de esa sensibilidad, además de un finísimo sentido del humor y el toque justo de melodrama que la hacen tan intensa, divertida y conmovedora a la vez. Imposible no querer “trabajarla” después de la primera lectura.

-¿Cómo se emparenta el teatro con el cine en esta historia de amor?

-Margo, el personaje principal de “Lluvia y Arcoíris”, es un transformista en el final de su carrera. Toma su nombre de Margo Channing, el personaje de Bette Davis en “La Malvada”, y es un fanático del cine. Ama tanto el cine que usa las frases de películas casi constantemente para expresar lo que siente o lo que le pasa y es gracias a esas frases que conecta con Tim, el chico que golpea a su puerta pidiendo un autógrafo y con quien vivirá la historia de amor más importante de su vida.  El texto, además, reflexiona sobre por qué la ficción es un lugar tan preciado para los gays.

-¿Qué mirada se muestra sobre el transformismo encarnado en Margo?

-El transformismo es en Margo la manera de construir una nueva historia, una nueva identidad, además de una manera para ganarse la vida. Un lugar donde poder desplegar su acidez, sinceridad e histrionismo. Además, es una metáfora potente para la explotación de las facetas femeninas y masculinas que todos tenemos dentro. Y a pesar de parecer un gran imitador es una criatura completamente genuina.

-¿Qué concepto del amor se propone en escena?

-Justamente la polaridad temática del texto tiene que ver con dos miradas de la sociedad sobre el amor y la homosexualidad en diferentes épocas. Estas miradas están representadas por Margo y su asistente Norman. La primera, producto de la  mirada represiva de la sociedad que creía que el amor no era permitido para los gays, a los que solo se les reservaba el goce sexual. Y la otra mirada, la que fue imponiéndose a través de luchas y reivindicaciones durante más de 2 décadas hasta conseguir la sanción de la ley de matrimonio igualitario, a través de la idea del “mismo amor, con los mismos derechos”

-¿Qué acercamiento hay hacia la vida gay en los 90s?

-No sólo desde el discurso del texto, sino que además desde la estética, vestuario y dirección de arte, están muy patentes los ‘90s. El pensamiento, cosmovisión y manera de relacionarse. Es un homenaje a esa época. Un retrato de una sociedad que ya tenía más de una década de vida democrática y que, sin embargo, esa libertad no había llegado a la vida gay, que se seguía viviendo en clandestinidad producto de las persecuciones policiales y sociales.

 

Desde el sábado 6 de agosto va todos los sábados a las 23.30 en el Teatro Buenos Aires

 

Sin comentarios

Leonor Silvestri, autora de Games of Crohn (el diario de una internación)

Leonor Silvestri, poeta y traductora especializada en poesía clásica, es además profesora de filosofía, deportista de combate y discapacitada legal. Define su recorrido vital y político como “una búsqueda de la consistencia consigo misma”. Así la presenta el periodista Daniel Gigena, quien la entrevistó para Boquitas pintadas a poco de publicado su nuevo trabajo, Games of Crohn. 

En ese trayecto ha construido una obra que incluye performances, manifiestos, fanzines, ensayos filosóficos, activismo, debates públicos, programas de radio y videos, bandas de punk-rock. Algunos de sus libros son la tetratología de La guerra en curso (Nos es nada, Paris, 2016), Guerra Fría (Germinal Costa Rica, 2014), El don de creer (Santa Muerte Cartonera México, 2009), y Nugae, Teoría de la traducción (Simurg. 2003). Es autora del ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos. 2005). Con Ludditas Sexxxuales publicó en Milena Caserola Ética amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (2012), y con Manada de Lobxs, Foucault para encapuchadas (2014). Junto con Mai Staunsager, filmó el documental Games of Crohn y Trabajo sexual en primera persona conla Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR-CTA).

Este año, Milena Caserola publicó su nuevo trabajo, Games of Crohn. Diario de una internación, un libro que deshace géneros literarios, sexuales y sociales para narrar su vida dentro y fuera de las paredes de un hospital, luego de haber sido diagnosticada con una enfermedad crónica de origen desconocido. “Mi vida se ha convertido en una sucesión ininterrumpida de médicos, tratamientos, estudios, trámites y discusiones con personal técnico y administrativo”, se lee en una de las entradas finales del diario de Silvestri, que combina el arte del relato y la anécdota con las reflexiones biopolíticas y el ensayo filosófico. En la Argentina hay una tradición escueta de “diarios de escritores enfermos”, en la que figura Diario de la hepatitis, un libro surrealista firmado por César Aira; Biografía de mi cáncer, de Patricia Kolesnicov y Un año sin amor. Diario del sida, de Pablo Pérez.

Leonor Silvestri; foto: Michelle Gentile

“El cuerpo paciente está siempre a disposición. Entran, salen, colocan. Imposible organizar una suerte de rutina con horarios, aunque de algún modo en la detención, la hay. De acuerdo a lo que otros dictaminan o les conviene, el cuerpo es examinado, palpado, pinchado, visitado. El cuerpo paciente está a disposición del control, tendido en una cama. Duermo al lado de una bomba con una luz iridiscente que hace una pequeña y sutil música que jamás se detiene o apaga. Como una sirena policial, vela mi sueño, mi bienestar. El cuerpo paciente está echado a la espera, aguarda que le toquen y le manipulen esta medicina humanizada de privilegiada. El cuerpo paciente sin rutina, sin intimidad, cuerpo expuesto y dispuesto al control, al cual se le llama cuidado. El descanso y la soledad se hacen inhallables al cuerpo paciente. El cuerpo paciente pierde así su sensualidad”, escribe Silvestri, gran lectora y difusora de la obra de filósofos del mundo antiguo y de la contemporaneidad. En su nuevo libro conviven apuntes sobre el devenir cyborg de Vicky Xipolatis, la importancia de tener enemigos dignos, la potencia del pensamiento de Spinoza y los aparatos de captura de la heterosexualidad capitalista.

-¿Cómo escribiste Games of Crohn y cómo fue el trabajo de edición para convertirlo en un diario?

-Lo comencé a escribir durante mi segunda internación, dos meses después del  diagnóstico de Crohn. Durante la más larga y cruenta de todas las estadías hospitalarias que tuve, que fueron muchas, casi por prescripción psiquiátrica, como una suerte de terapéutica, un poco para no enloquecer frente al encierro hospitalario, que por vip que sea supone una de las experiencias más atroces a las cuales se somete “la cuerpa” (no dejaré de decirlo, hay pocas experiencias más horrorosas que la de la internación hospitalaria tal como está pensada en nuestro mundo desde que el hospital fue creado hasta hoy); otro poco para burlarme de la desgracia a la cual te reducen no sólo los dispositivos de la medicina hegemónica sino también hasta las personas que supuestamente te quieren, dado que Occidente ha aplanado hasta la capacidad de cuidar a quien está grave. Entonces, desde el principio fue literalmente un diario. Formaba parte de mi rutina cotidiana cuando caí en la cuenta de que no iba a salir pronto de la internación y que al salir ya nada sería como antes, para bien y para mal. Luego, ya externada, continué con su escritura, porque hasta que pude dejar de vivir  como enferma (hacer trámites burocráticos para obtener mi discapass y demás derechos; controles médicos que eran casi semanales, etc.) pasaron muchos meses en los cuales en mi tiempo no aparateado por las burocracias y en la abulia del encierro de la externación sin alta (porque estaba externada pero no dada de alta) escribía mi enfrentamiento con el dispositivo sociedad y lo subía a mi blog. El trauma físico producido no tanto por el dolor de Crohn (que duele mucho) sino especialmente por el dispositivo hospitalario, por las consultas médicas durante la externación, por los trámites, la sociedad en suma más mis recuerdos todavía candentes de lo que había sufrido y la ansiedad de la incertidumbre que produce saber que puede volver a ocurrir casi en cualquier momento y que el cuadro empeora con el tiempo hizo que casi no haya podido tocarlo más tarde cuando llegó el momento de pasarlo a papel. Creo que por eso conserva el salvajismo de lo espontáneo que galopa en el día a día. Me dan ganas de preguntarte yo a vos si lo sentís así, como una escritura que desborda y desterritorializa los códigos y los protocolos, porque como suele ocurrir con este género, fue escrito en la urgencia de quien está siendo perseguida por la Parca.

-Sí, eso se transmite en varios momentos del libro.

-Lo guía la idea de cortar el aliento; s fin de cuentas, fue pensando como una máquina para volver a alentarme en todos sus sentidos y falsas etimologías: ir más lento, recuperar el aliento, no estar desalentada.  Debo confesar que tengo gente que me ha comentado que se lo devoraba, lo cual me resulta una agraciada metáfora para un libro que fue escrito conjurando el ansia que genera la inanición tras casi cuarenta días sin ingerir una secuencia lógica de sólidos y líquidos. Por lo demás, conserva la acidez del ph alto de los cuadros gastrointestinales; me divertí mucho escribiéndolo, lo cual fue y es esencial para vivir (bien) con o sin diagnóstico legal. Devenir Diógenes de Sínope.

-¿Cuáles son las posibilidades que la enfermedad abre y cuáles los desafíos al “paradigma capacitista” del capitalismo?

-Gilles Deleuze dice en su abecedario que la enfermedad y la vejez tienen potencias muy grandes a invocar y realmente creo que es así. Suponemos que una intensidad alta de la potencia supone un cuerpo más alfa. No obstante, hasta que no se te cae el piano del acontecimiento en la cabeza no te das cuenta de la fuerza de esa afirmación. El mundo capacitista, que piensa que la máxima gloria es existir por siempre lo más joven y bella que se pueda, construye esa ficción materialmente expropiándonos de la posibilidad de invocar las potencias propias y específicas de la esencia singular de todos los cuerpos: la fragilidad y la vulnerabilidad. Lógico que existe el riesgo de no vivirlo así; al fin de al cabo, una puede fugar o puede reterritorializar lo peor de la hegemonía. Hay algunos a los que les roban el celular y dicen “qué suerte me liberé” y hay quienes se convierten en el truculento “Ingeniero Santos”. Ya Paul Nizan nos decía: “He tenido veinte años, no dejaré nunca que nadie me diga que es la etapa más hermosa de la vida” o algo así. Mi cuadro no tiene desafíos cual si fueran obstáculos a sortear en pos de una salud que se ha de recuperar. El ideal platónico de “salud” lo perdí para siempre y ¡qué bueno! Mi condición modifica las formas de pensar la vida y de vivirla al mismo tiempo, supone la oportunidad para dar rienda suelta a una gran cantidad de impulsos, incluso si una está fija: desde retirarse del mundo de las sociabilidades envenenadas y las comunidades terribles propias del capitalismo en su etapa actual hasta el devenir lícidamente “Violencia Rivas” sin filtro, pasando por una retirada ofensiva como dice el comité Invisible. En cuanto al capacitismo, mi condición (yo no le digo enfermedad porque no tiene cura, sino más bien se trata de una mutación genética, como el pulgar oponible de la monita Lucy, de la cual parece derivamos todas las formas humanas antropoides) es altamente autónoma aunque puede ser algo incómoda. No obstante por llevadera que pueda ser Crohn motrizmente y la poca asistencia humana de la cual se depende si no se está en un período de crisis (que puede sobrevenir de manera incierta, del mismo modo que se vive permanentemente con un cuadro de inmunodepresión, es decir, resfrío crónico, problemas cutáneos, degradación hepática paulatina producto de la medicación, retorcijones y molestias abdominales), justamente como no es ostensible a simple vista, y el paradigma capacitista es estigmatizador dado que sólo cree que se es disca o se convive con algún cuadro de diversidad si andás en silla de ruedas; la gente cuando no presentás rasgos distintivos de tu condición cree que no tenés nada, que exagerás. Si a una cuerpa con los requerimientos, apoyos y dispositivos propios de una distrofia muscular no se la tiene en cuenta, imaginate a alguien que se le impone ser y se la supone ser como cualquier otra. Y esta piel que habito tiene sus límites, sus requerimientos, sus necesidades que no son nada especiales pero no por eso menos requeridas: no puedo comer ni beber cualquier cosa, no puedo desorganizar mucho la rutina, no puedo consumir casi psicoativos y estupefacientes, ni legales ni de los otros, ni compartir fluidos, entre otras cosas. Tengo un devenir anciana, me engripo de la nada, tengo que aprenderme hasta para ir a la guardia que drogas sí puedo consumir y cuáles no, un ibuprofeno o carbon activado me pone en riesgo, comer harinas y  beber destilados es épico. En fin, lo que intento decir es que justamente lo que no se ve no se tiene en cuenta, además de que no garpo como figura en el cartel que toda empresa montada sobre la discapacidad exige. De cualquier forma no es una competencia de quién es más disca, sino los efectos de la sociedad capacitista, que en mucho lucra sobre el cuerpo disca, que sólo sabe hacer dos cosas, que en realidad son la misma, excluir u homogeneizar. Dicho lo cual, debo confesar que pase lo que pase adoro esto que me pasa y me pasó y me pasará, y pienso extraerle su máximo provecho fenomenológico hasta que las velas no ardan, aunque de ahora en más siempre deba inyectarme cada quince días y vivir cerca de una heladera que refrigere mi medicación, la cual, como los cócteles de retrovirales, también nos daña. Soy una de esas extrañas personas que pese a que su condición es cargosa, por el contrario, le gusta convivir con ella y experimentar los mundos que me revela mientras me preparo para las futuras contiendas que los dispositivos me deparan. Games of Crohn da cuenta de todo ello. Tengo más agradecimiento por Crohn que enojo. De hecho, es la sociedad la que está enferma, no mi cuerpa mutante.

-En el libro hay varias reflexiones críticas sobre el feminismo, la teoría de género, el progresismo, ¿qué reservas hay aún en esos idearios hoy?

-Todos los derechos están reservados. Básicamente  son marcas de golosinas. Yo me voy a seguir diciendo feminista hasta que deje de incomodar a las colegas de la buena conciencia, la ley y el orden, las causales por aborto, y las antitrabajo sexual. Es una pregunta muy compleja la que me proponés que a diario me hago. Creo que vía la noción del bien y la batalla subjetiva ganada claramente por los valores cristianos inherentes al capitalismo (ayudar al prójimo, querer es poder, no obrar mal, la responsabilidad individual), ciertos movimientos sociales han reterritorializado cuando no la coerción directa, al menos grupos doctrinales o sociabilidades envenenadas que suponen desde inculpar y criminalizar hasta resolver de manera individual problemas colectivos. Hubo un tiempo, por caso, donde los grupos de autoconciencia y las organizaciones de mujeres daban una batalla por la desnaturalización de toda clase de dominaciones y opresiones  vividas pero no sabidas. Hoy en día suelen ser espacios donde pueden llegar a imperar líneas duras de gestión, donde tu propio sometimiento es garantía de inteligibillidad dentro del grupo; por eso se castiga tan duramente cualquier desvío de lo que dicta la norma feminista o la divergencia de los cánones feministas; espacios donde, en vez de operar como contradispositivo de desubjetivación, reterritorializan la moral de lo que está bien y lo que está mal en una otra que no es una, sin entender ninguna singularidad, sin hacer las vidas singulares más vivibles, sin entender nada. La pequeña jueza Chiquita L. que todas llevamos dentro. O, por el contrario, esto ocurre especialmente en ciertas zonas de Europa, aunque aquí también: un feminismo que utiliza todo su andamiaje teórico para justificar cualquier aberración en términos filosófico-político, como que en pos de la libertad se vulnere, prohíba y se persiga a todo el colectivo de trabajadoras sexuales, lo cual supone una guerra por la paz. Crohn es en mí la manifestación del poder mutante de la modificación: imaginate si toda tu carrera estuviera montada en un presupuesto que se prueba errado. Personalmente, no siento ninguna nostalgia por momentos más potentes y menos asimilados del movimiento feminista y LGTB, tal vez sí un poco de envidia, pero no me suelo detener ante lo ineluctable. Estamos en un momento donde no tenemos ni códigos ni olfato, ¿el vaciamiento total de todo? No realmente, sino más bien el llenamiento absoluto de la nada. Si mañana estallara explícitamente la dictadura en términos de desaparición y tortura empírica, ostensible y expresa, como otrora (ya sabemos que éstas son dictaduras democráticas gestionando a sociedades civiles pacificadas o pacivicadas), no haría ni falta infiltrar nuestros movimientos porque de a uno en una, desde los que creen que los chorros deben ser heridos de muerte mortal hasta activar espacios de base con la rancia aristocracia y familias de funcionarios de partidos de derecha, hasta pasar por los ex aparatos represivos en centros de la supuesta diversidad, sin olvidar a las señoras lesbianas europeas y blancas que usan sus saberes sobre ética de Spinoza para justificar que pese a ser jóvenes aún y estar altamente psicofisicamente capacitadas tiene servicio doméstico, es que estamos hasta las tetas nadando en la mierda donde lo político se construye por medio de “orgas onegeizadas” o que sólo sirven a construir objetivos personales dentro de políticas clásicas partidarias. Los feminismos, si quieren seguir afilando sus hachas, deberán hacerse cargo de que tenemos una extensa tradición de persigo, oprimo, ninguneo, acallo luego existo, dentro de nuestras propias filas. Algunas de nuestras diosas del Olimpo feminista de hoy fueron excluidas del ayer, otras siguen siendo obturadas por narrativas más asimiladas, menos cuestionadoras, más digeribles para continuar con la metáfora de las enfermedades inflamatorias intestinales. Mientras tanto, cualquier montaje puede ser hecho contra cualquiera que desee agitar un poco el avispero no vaya a ser alguna otra más se salga del espacio de las comunes. Es menester aprender a pensar y leer entre líneas. ¡Pero imaginate que ni logramos detectar un perfil trucho en Facebook…!

-¿Cuáles son las pasiones tristes a combatir en el presente? ¿Y cuáles las alegres para cultivar en mundo hostil? ¿Hostil para quiénes?

Ojalá fuera hostil de este lado del mundo, es más bien plano, ausente, borrado, carente de todo tipo de confrontación o conflicto, por eso me parece esencial incomodar, declarar la guerra, hacer que la situación se presentifique para agitar un poco el avispero con el anhelo de producir algún efecto, algún fluyo vital, como un desfibrilador sobre el beat de un corazón que se apaga. Y cuando el acontecimiento viene como un tsunami tener a mano la tabla de surf para surfear la ola lo mejor que se pueda sin ahogarnos. La verdad que más que “cuáles” continua siendo “cómo”: cómo pensar lo que se suele llamar enfermedad, cómo trazar líneas de errancia y fuga, cómo cuidarnos, cómo vivir bien juntxs o solas. Personalmente creo que es muy entristecedor, y por ende es menester huir urgentemente de ahí, esa inocente creencia en que la promulgación de una ley no está en relación directa o indirecta con una política de mercado y la reafirmación del capitalismo. Hay que dejar de tener confianza ciega en ciertas cosas y tomar recaudos antes de expresar deseos porque a veces las plegarias son atendidas, en lo relativo a la “justicia”/legalidades y a la judicialización y punitivización como modo de resolver conflictos. Nadie, excepto Zaffaroni, habría pensado que, una vez derogada la misógina y sexista figura de infanticidio (que contemplaba penas aún más bajas que el aborto, para alguien que “asesinaba” a su hijo tras el parto), tendríamos un caso como el de Romina Tejerina. Del mismo modo habría que pensarse mejor qué supondría que se promulgue una ley de aborto legal con una causal como “grave malformación fetal”. ¿Qué significa eso? ¿Una persona down, con crohn, asperger, fibrosis poliquística y la monita Lucy con su pulgar oponible de donde descendemos todas o un feto inviable acéfalo? ¿Por qué la libre elección y autonomía sobre el propio cuerpo es defendida acríticamente cuando se trata del aborto (cuestión que yo también defiendo aunque no me desentiendo de la reterritorialización neolilberal que predica un sujeto que elige libremente, ¡vaya oxímoron!, responsable de sus actos) pero no cuando se habla del trabajo sexual? ¿Por qué el abolicionismo puede esgrimir argumentos rayanos con el cristianismo y el fascismo cuando se trata de la oferta de servicios sexuales pero después está vedado cuestionar la eugenesia de una ley que habla de “malformación”? Tenemos suficiente información para entender que si el DSM tipifica como “síndrome antisocial” ciertas prácticas anticapitalistas, insurreccionales, ¿por qué un día eso mismo no habría de ser trasladado a nivel moléculo-genético y se considerará una malformación abortable? Un mundo feliz de Huxley ya llegó y 1984 de Orwell parece el manual de instrucciones de la primera materia de Adminsitración de Empresas o Marketing, ¿entonces por qué es conspiranoico y ocioso pensar que no es rentable un usuario de prepaga u obra social crónico (por ejemplo con Crohn, con el dinero que hay que invertir en mantenernos con vida, con la cantidad de días -es decir, dinero- que nos pasamos internadas) y por ende es mejor encontrar la forma de ser descartados sin más so pretexto del derecho a elegir -que yo también sostengo? Estoy haciendo un llamamiento a desconfiar de los deseos y a construir vidas más vivibles para todas las mutantas de este mundo a riesgo de que desaparezca la diversidad y el fascismo se instale para siempre. Sé que se me suele sacar de contexto y que no importa cuánto me esfuerce en anclar mis palabras para que burdamente no proliferen hacia cualquier tipo de sentido, por eso, afirmo que estoy, como la feminista que aún soy, completa e irrestrictamente a favor del aborto a cómo dé lugar.

-¿Cómo definirías tu pensamiento y tu escritura, que en parte presuponen una biblioteca libertaria leída a contrapelo?

Creo que la definiste bien vos. Supongo que me he vuelto una terrorista, una enemiga pública y una franca-tiradora. No me da miedo, no soy ni la primera ni la última de una estirpe maldita. Lo que haga el enemigo con mis palabras me importa un bledo porque lo importante es lo que mis palabras hacen contra las discursividades que crean agentes voluntarios del control imperial. A veces me da paja, eso sí, porque suele ser agotador enfrentarse a la imbecilidad de la mediocridad, y disculpen la cacofonía. Es exactamente eso con lo que cuento, una biblioteca libertaria leída estrábicamente o a contrapelo, como nos decía en clase que había que leer la literatura toda el viejo Viñas, digamos, como si la comentáramos con Foucault, sumada a una biblioteca de la Antigüedad grecolatina de la cual no reniego sino, por el contrario, es donde encuentro un solaz pesimista y suspicaz como formas de sarcasmo para poder resistir alegremente, más un placer de novela por ciertas área de la filosofía, que de manera autodidacta aprendí como buena ácrata, sin descuidar el hecho de que ciertos géneros considerados menores (desde la ciencia ficción hasta las filosofías no platónico-aristotélicas del mundo antiguo del mediterráneo) brindan cuando no respuestas al menos armas para defenderse que suele ser atacar. No puedo evitar cada día más no hacer del pensamiento filosófico una poética, es decir una política, o al menos, intentarlo. Tampoco quiero. Si me muero, cosa que va a pasar, espero devenir espora, colectivos ya tenemos, y nunca están adaptados a la diversidad funcional.

 

 

Sin comentarios

La luz de un cigarrillo, una obra sobre inmigración e identidad sexual

En una conversación con Boquitas Pintadas, el dramaturgo Daniel Teveles habla de La luz de un cigarrillo, la obra que dirige y puede verse por estos días en Buenos Aires. Va los sábados a las 20:30 en La Mueca, Cabrera 4255.

Daniel Teveles director de La luz de un cigarrillo; foto: prensa

-¿Por qué decidiste adaptar esta obra? ¿Qué encontraste de atractivo?

-La luz de un cigarrillo, de Marco Antonio Rodríguez, es una obra costumbrista, cursi como estética y pasionalmente latina. El texto me atrapó porque está excelentemente escrito. El autor, de origen dominicano y nacido en Nueva York, sabe y conoce muy bien la historia de estos inmigrantes. Es un texto increíble y brillante, donde el costumbrismo está insertado de tal manera, en un contexto totalmente diferente y entra en conflicto con fuerza, molesta, incomoda al espectador y eso lo hace rico como estructura dramática.

La obra habla sobre la inmigración, las raíces y la identidad. Estos temas me movilizan y están muy adentro mío (soy nieto de inmigrantes), encierran cierto misterio y preguntas. De eso no se hablaba. Era oscuro y sufriente. La guerra y adaptación al nuevo mundo. Sin embargo, esos recuerdos de mis ancestros eran contradictorios. Ellos añoraban muy a pesar de todo su tierra natal. Y esto es lo que les pasa a los personajes de esta obra. También me interesó esa construcción subjetiva, como concepto de identidad cambiante. Estos emigrantes buscan un exitismo, donde priva lo material, deslumbrados por el “carro”, las marcas que etiquetan, las luces de neón. Donde no hay un techo, más allá de las necesidades básicas que son reales y concretas y emigran. El concepto de nacionalidad… ¿Qué soy: Dominicano o Norteamericano? Es una construcción subjetiva, que no es pura. La masculinidad como construcción subjetiva, tampoco lo es. Como cada uno se ve a sí mismo. Y ese dinamismo cambiante, donde nada es puro en sí mismo, “contaminante “, es atractivo.

Un maestro mío, en Dirección teatral, decía que es muy difícil dirigir historias donde los personajes estén ligados a nuestra propia historia, que el Director necesita poner distancia. Y, si bien hay cierta verdad en el asunto, esto no es absoluto. La elección de un texto siempre está condicionada a cuestiones propias en algún punto. En mi casa estaba la idea de que los hombres no deben llorar, el debut sexual era un examen, el fútbol y los autos eran los pilares de lo masculino. Y a mí no hay algo que me aburra más que el fútbol. Todo era una mariconeada si salías de los preconceptos culturales pautados. El deporte nos hacía hombres fuertes, los profesores de educación física llevaban la masculinidad como sinónimo de ser un buen deportista. Eran fascistas en su concepción y, aunque suene vengativo, lo padecí. Pertenezco a una generación de cambio, bisagra. No existe cuestión más visceral que las raíces y como uno se ve por dentro…él ¿quién soy?

¿El quién soy yo? está ligado a nuestro ser más íntimo. Siempre estamos en la búsqueda de lo que somos, como los personajes. Cambiantes. ¿No es eso muy humano?. Se es misógino de una manera similar a la que se es racista. Yo como judío entendí el concepto de homofobia. Me identifiqué con esa problemática y el protagonista como minoría.

Soy médico y una vez me llega una consulta de un padre que me cuenta sobre su hijo. Y me queja de que no sólo es judío si no homosexual. No entra dentro de los parámetros sociales al 100 %. Doble minoría. La lucha será doble en la búsqueda de generar y buscar nichos de libertad. Acá, además se incorpora la dura contradicción de lo dogmático, de la religión, homosexualidad y pecado.

Los conflictos de esta obra tienen que ver con los deseos opuestos intensos, de choque entre Luz (que encarna la actriz Gaby Barrios) y Julio Cesar (Orlando Alfonso).

Los personajes son ambiguos, contradictorios y divertidos, porque son opuestos. Tienen energía por demás. Los ensayos también fueron agotadores por ese motivo. Me gustan las transiciones cortas en las emociones, porque revelan una auténtica pasión irracional. Ritmo en la sangre. Merengues, boleros, palo dominicano, matizan los altibajos de los personajes. Bailan merengue aunque se les caiga el mundo. Y eso es un diamante en bruto para trabajar en dirección.

Está hablada en un acento dominicano y eso fue un gran desafío para mí, especialmente por lo exótico. Buscaba que suene orgánico, natural, no impostado. Fue una decisión difícil, pero interesante de encarar. Tuve que trabajar desde dos lugares al mismo tiempo, la emoción y el acento local. Conté con dos asesores de acento dominicano y costumbres. Y eso hace que las imágenes teatrales sean frescos de una aldea dominicana, en un contexto puramente gringo.

-¿Por qué la adaptación del texto de Marco Antonio Rodríguez?

-El texto es intenso y visceral. Como director requiero libertad, no puedo trabajar un texto de otra forma. La adaptación es necesaria cuando concibo un proyecto teatral, porque necesito, además, resaltar los aspectos del texto que quiero contar, recrearlo, de acuerdo a mi propia mirada, concepción estética y dar lugar a las imágenes integrales que aparecen en mi imaginario, en mi interior. Y además es importante considerar que está destinado a un público argentino, diferente, personal. No es el espectador de Estados Unidos u otros países de Latinoamérica, hay muchas cuestiones que nos son propias.

Marco Antonio, el autor, nos mostró como un público exigente, en una entrevista. Yo diría distinto.

Le agradezco al autor infinitamente, porque me permitió esos cambios. El estuvo para el estreno y su aceptación, me alivio en sobremanera, de esta, mi versión personal de La Luz de un Cigarrillo. Lo hizo explícito en un reportaje televisivo en Nueva York. Traté de no apartarme de lo que el autor quiso contar. Hay un personaje nuevo, como el espíritu de sincretismo, de la tierra o, de la curación, del vudú, que no está en el texto original. Realismo mágico, una inserción cultural afro latina, de profunda raíces dentro de otro contexto muy opuesto. Eso me gusta. Mezcla de culturas en permanente construcción e intercambio. Es un espíritu de resolución (Raga Hernández) que cura y sana el conflicto y traen la impronta de las raíces, como en un espejo, donde los personajes se miran. La orientación sexual de Julio César (que interpreta el actor Orlando Alfonso, hijo de Luz), me llevó a cambios de mi mirada. Ellos me llevan a una visión de adulto en el personaje, fuera de las inhibiciones y mirada de su madre. Se despide, no como un niño que adolece. El busca y trata desesperadamente buscar su libertad, y ser aceptado como tal, en un lugar o un espacio, que no le sea hostil y no lo asfixie. La alusión de Trujillo en esta versión, que hace su madre, frente a determinadas cuestiones, encajan muy bien con su personalidad. Ella hará lo que puede y modificara su postura, en 48 horas que dura el encuentro con su hijo, y lo hará a su manera. Los personajes necesitan un tempo dramático y procesar sus emociones de acuerdo a lo que son. Aunque deseemos lo contrario. Ellos son de una determinada manera y esto no se modifican totalmente, menos en ese corto tiempo. Por eso, he recortado textos, agregando otros para agilizar la puesta .

Acentuar la problemática de los inmigrantes, fue una búsqueda constante, porque la temática es de gran actualidad, Textos como…, háganme la fila, dice un coterráneo en el consulado, que daba más miedo que el cónsul, ¿Hablan inglés? …un culo cagao del mismo barrio, en la obtención de la visa “gringa”, .son alusiones que acentúan el dramatismo…. Porque recurren a actos de supervivencia contraria a la ética y en una desesperada necesidad de pertenecer, desvalorizando su propia cultura, su lengua. Nunca, además, los inmigrantes, se terminan de ir del lugar de origen. No somos de allá dice Luz, ni de acá tampoco dice Divina (hermana de Luz y tía de Julio Cesar que encarna Mirna Doldan)…….. Los sueños se realizan cuando uno vuelve…… Porque recién en generaciones posteriores, serán ciudadanos de primera, con todos sus derechos.. ¿Qué buscan Luz y Divina, esas hermanas, cuando emigraron a ese mundo que les es hostil?

Bienestar, una vida mejor, pero solo está en su imaginario. Luz está sobreadaptada y por su estructura psíquica, en contradicción permanente. Porque fueron muchas las pérdidas. Luz se queja de que el sistema la explota. El no pertenecer, le genera rechazo. Luz dice, acá apenas me ven, se queja de su destino…. Sin embargo, quiere la Green Card, como un divino tesoro. Divina esta en ese mundo que ella eligió, hasta cierto punto. Es honesta y mas autentica, lo vive de forma menos hipócrita, más libre, sin olvidar sus raíces, los olores de su pueblo, sin tanta culpa. Por todo esto necesite recrear texto para mostrarlo y recortar otros, con poesía que ayude a las acciones.

-¿Qué concepción de familia se pone en juego en la obra?

-Hay tres núcleos o modelos de familia en el texto. Lo que está en discusión es el modelo tradicional: dos mujeres, dos hombres, como nuevos modelos de la modernidad.

1 Luz, madre soltera

2 Divina, un núcleo familiar tradicional, pero divorciada.

3 Julio César con Russel, su pareja gay hombre. Y Maggie gay mujer.

-¿Qué momento de la obra rescatás como más memorable desde tu punta de vista y por qué?

-La obra tiene escenas de mucha belleza y sensualidad. Son imágenes que me conmueven La aceptación de Luz cuando su hijo se va y lo hace de la manera que ella mejor puede hacerlo. Julio César se sorprende y da una imagen de felicidad en su rostro, con acciones, sin palabras. Difiere de la original. Es de extrema ternura. Salió de mi imaginario y la he visto desde su gestación, no obstante, me produce piel de gallina, cada vez que la veo. Pero verla en el afuera, es sublime. La escena del espíritu y las miradas de conciliación madre e hijo, de la “curación” del conflicto y el retorno a las raíces, son de un humanismo increíble. La escena del baile casi edípica de Divina con Julio César en La Lupe y otra con la vecina, después de un tensa pelea.

-¿Cómo contarías lo que trata la obra?

-Luz, una campesina dominicana inmigrante en Nueva York, espera en casa a su hijo Julio César quién regresa de Dallas después de 5 años, para asistir al velorio de su padre.

Julio César es homosexual, decidió ser actor en contra de la voluntad de su madre y necesita desesperadamente aclarar su pasado, su origen. Luz es profundamente machista, reniega de su país, de su familia. y nada de lo que deseó para su hijo se ha cumplido .

En medio de esta compleja relación madre – hijo, aparece Divina, hermana de Luz. Una mujer orgullosa de ser dominicana, amante de la música, la comida y los hombres. Divina perdió a su hijo Albertico en un accidente aéreo y vació ese amor de madre en su sobrino.

Durante dos noches, esta familia intenta reencontrarse con un pasado que está lleno de secretos, prejuicios y dolor por la pérdida de la patria y los amores. Una testigo del conflicto familiar es su vecina y compañera de soledad, la cubana Lydia (Lucía de Vita) que aporta notable sensualidad a las escenas.

-¿Cómo se trama la homofobia, el machismo y la inmigración?

-Bolita, judío o ruso de mierda, puto de mierda, se la come, judío usurero, me salió machito, el vago, es un nerd, etc. son palabras que están en el inconciente colectivo. Siglos de oscurantismo religioso, hipocresía y prejuicios están en los humanos, todos estamos etiquetados…Los ideales de lo que es ser Hombre en el imaginario de esta madre, tan conservadora, son inobjetables para ella, contiene estrictos juicios de valor. La religión y la diversidad no se define claramente. La Iglesia católica no se juega en forma clara. Luz idolatra al Papa y pesa…Y años de historia familiar condicionaron su ideas. Su único hijo no entra dentro de sus cánones. Luz es un personaje muy solitario, no tiene a nadie pero tampoco termina de aceptar a su único hijo.

La protagonista es un personaje muy complejo. Ella llegó a Estados Unidos buscando un futuro mejor, pero nunca terminó de adaptarse e integrarse a la sociedad. Por un lado, critica su Dominicana natal, no la quiere volver ver pero aún cocina sus sabores, escucha su música, baila sus ritmos. Se siente desilusionada en su vida, no termina de pertenecer a ningún lugar, tiene su greencard, sus varios trabajos pero sabe que no es Americana. No es de aquí, no es de allá.

Julio César y Luz son dos personajes que no terminan de encajar, de pertenecer. El hijo no entra en los ideales de su madre y le oculta su verdadera persona, no comparte su vida con ella. La madre quiere participar en la vida de su hijo, pero ella misma se ha puesto las barreras en su relación con su hijo. La obra muestra la relación de estos dos personajes que buscan aceptación, ya sea de una madre, de una hermana, de un hijo o de uno mismo de la sociedad.

Toda fobia implican miedo, pero la homofobia involucra odio, miedo e ignorancia. Los miedos, los prejuicios, existen, es parte de la condición humana .La cuestión está en la medida y tomar conciencia de ello, entonces podemos llegar a modificar y producir los cambios y y desprendernos de los lastres.Dudo que esto se modifique en su totalidad. América se construyo de inmigrantes e indígenas. Tememos al diferente, por nuestra propia seguridad. Miles de voces se alzan en busca de cambios sociales, ese es el camino. El matrimonio igualitario legal es en parte por ello. Pero esto no alcanza, porque los prejuicios están y lo peor es cuando no lo están abiertamente, adoptan diferentes formas, como la censura , ignorando y descalificando al diferente.

Pero si hay algo que nos salva es el amor, esa construcción tan maravillosa que tenemos para llegar a poder aceptar las diferencias, como lo hace Luz, al final, en esta historia de familia “normal y corriente”.

 

Sin comentarios

Facundo Soto publicó el libro El Club de la Paja

El título del libro no busca metáforas: El Club de la Paja. Facundo Soto, Facu, como prefiere que lo llamen, se dedicó a investigar el mundo de quienes gozan sin contacto físico, penetración, ni relaciones gay. “Sólo les gusta la paja. La paja entre amigos o desconocidos”, descubrió Facu. Primero escribió un artículo periodístico y, luego, un libro. Así de inspirador le resultó el asunto.

La colega María Ibarra conversó con el autor. Aquí, esa conversación que comparte con los lectores de Boquitas pintadas.

Facu Soto; foto de Juan Manuel de Brito

 

-¿Qué te llevó a escribir El Club de la Paja?

-Me llevó esta nota. Investigando para el Soy de Página 12, donde hago colaboraciones desde hace 6 años, me encontré con un montón de site pajeros, donde a los chabones no les gusta el contacto físico, la penetración ni las relaciones gay; sólo les gusta la paja. La paja entre amigos o desconocidos. Gozan de estar pajeándose al lado de otro macho. Y hay variables. A algunos les gusta pajearse solos y a otros hacerse una paja cruzada. Es todo un mundo. Suben videos. Hace cuestionarios donde cuentan encuentros… Y también se encuentran en casas, para pajearse. Hay tantas variables de la sexualidad como personas. Pasa que… la gente no anda, generalmente, contando sus intimidades por ahí…

-¿Sabés de algún libro que hable de estos temas? De ser así, ¿lo leíste?

-Sí, el comienzo de Pulsión, de Esteban Castroman narra un grupo de chicos, creo que riojanos, que pajean en círculo. Después, la novela, va para otro lado; pero eso está. En realidad no es tan loco. Un montón de amigos y conocidos héteros me cuentan que cuando eran adolescentes se juntaban para pajearse, y algunos todavía lo siguen haciendo. Fue muy divertido el proceso de investigación para la nota, porque (todavía conservo los mails) me mandaban Abrazos pajeros. Querido periodista pajero… Era algo así como la bati cueva del bati servicio, pero en versión paja. Uno me dijo que estaban organizando para hacer La marcha del Orgullo Pajero. El hombre, con voz de trueno, me decía: Si está la marcha del orgullo de los putos, de los faloperos… ¿por qué no la marcha del orgullo pajero?

-¿Quién fue la primera persona en leerlo y por qué?

-Un domingo, comiendo en casa, estaba Ariel (Bermani), Gaby (Luzzi), Tenshi (Virargo), después del asado entramos al living a tomar un café. Hablando de todo un poco salió el tema de la nouvelle, que ya se la había dado a Tenshi para que la ilustrara, de manera libre; porque yo re confío en ella, y la re admiro, es parte de mí, de mi obra, de mi vida. Sé que si hago algo y ella tiene tiempo y ganas, se la paso, nos juntamos a tomar un té y hacemos algo juntos. Me encanta tener proyectos con la gente que quiero y admiro. Me encanta eso. No me gusta trabajar solo. Me gusta entregarme ciegamente a las ideas del otro, aunque no las entienda o no las comparta; igualmente digo que sí, porque confío en la persona. Y después veo los resultados y digo, qué buena decisión haber confiado en el otro. El otro sabe. El otro hace las cosas bien, y con amor… Igual, en el caso de Tenshi, lo que me propone es re loco porque es justamente lo que yo tenía en la cabeza.

-¿Cuál es tu personaje favorito del libro?

-La escena donde Patricio se encuentra con su papá, y dan vueltas cíclicas en el kayak, en el Tigre. Cada vez que leo esa parte siento un montón de cosas. Siento una corriente de menta fría… Veo un cielo gris. Ese aroma al río, del Tigre…

-¿Te gustaría ver una película de la novela?

-Sí, me parece que es re cinematográfica. De hecho, si bien tiene un hilo lógico-racional que atraviesa la nouvelle, está escrita en imágenes…. Me gustaría que la dirigiese Hitchcock, porque podría hacer algo bueno, en serio. Y que la protagonizara Kurt Cobain.

-¿Qué leías y qué música escuchabas mientras escribías El Club de La paja?

-Intenté leer los policiales que los escritores reconocidos dicen que están buenos, pero, la verdad, no me pasa nada con Chandler, Hammer, y los escritores de elite, los de moda como los posta del policial. Me gusta Patricia Highsmith. ¿Qué leía? La verdad es que no me acuerdo, porque fue en el 2012… Dejame que piense un cacho…

-¿La considerás una novela policial, de suspenso erótica?

-Queda bien decir que no tengo idea, que yo simplemente escribo, que es función de los críticos encasillar la obra. Que la obra es libre. Pero, la verdad es que la considero de género gay-queer. Es decir que rompe con lo hetero- normativo- patriarcal; por múltiples razones. Conscientemente de mi parte, porque escribo un libro que me gustaría comprar y leer y disfrutar. Y tiene aires, o la estructura de un policial, sin policías, sin armas, pero con sangre. Con mucha vitalidad y virilidad… Tiene suspenso, claro. Y erotismo creo que tienen casi todas las palabras que elijo, porque busco eso, que tenga sangre, libido, clorofila la sangre. Me gusta más lo porno que lo erótico, sé que queda mal decirlo, que se supone que el erotismo es más intelectual, más sutil, que lo que falta es lo que uno se imagina y lo excita; pero no. Lo explícito. Lo concreto es lo que me gusta a mí, y creo que tiene que ver con los tiempos que corren… Con Twitter, con la Play, con todo…

Portada del libro de Facu Soto

-¿Hay alguna oferta para editarla en el extranjero, en otro idioma?

-Ninguna. Hace un tiempo estaban avanzando con Juego de chicos- Crónicas de fútbol gay para traducirla al francés, con una editorial re linda, que saca los libros ilustrados, a color; me reuní una vez con la editora en un bar del centro, pero no prospero. Carita triste jajaja. No, ninguna. Y no creo que la tenga… Publico en editoriales independientes, pequeñas. Ahora va a salir Fotocopia por Paisanita Editora, otra nouvelle hecha sin narración, solo dos diálogos. Que uno se va imponiendo en extensión sobre el otro. Pero, bueno, no me quiero ir por las ramas… Esa va a tener más distribución porque va a estar en los shoping y en librerías. Esta salió por Eloísa cartonera y se consigue en La carto: Venezuela 3892, en el barrio de Boedo, o en el puesto de diarios, donde venden los libros cartoneros, en Av. Corrientes y Montevideo. Después la agitan llevándola a ferias independientes. Es otro circuito, que me encanta. Por ejemplo, cuando salió El olor de tu remera, también por Eloísa Catonera, me escribió un chico de Catamarca, que estaba leyendo el libro en el colectivo y que el libro lo había ayudado a tomar la decisión de perder el miedo a decir que era gay cuando se lo preguntaban. Después me decía cosas hermosas, que tenía el libro en la mesita de luz y que lo amaba, etc. Otra vez, alguien desde Paraguay me escribía felicitándome por el libro. Quiero decir, con Eloísa llego a gente que, creo, de otro modo no llegaría; porque creo que es gente que, quizás, no iría a la librería a pedir ese libro…

-¿Cuál sería el idioma en el que más te gustaría verla traducida y por qué?

-Pornográfico 100%. Me gustaría que se hiciera una peli porno 100%.

-¿Qué estás escribiendo ahora?

-¿Lo digo? Bueno, tres libros a la vez. Uno el directriz. Y dos más colaterales. Y por corregir otro que es viejo, pero que tiene 140 páginas y seguramente va a terminar teniendo el doble. Poesía siempre. Notas para el diario. Terminé uno, hace poco, que me gusta mucho… Preparando clases sobre Poesía gay y de los 90s que vamos a dar con Gaby Luzzi, María Gómez y Cucurto en la Universidad de Avellaneda.

-¿Cuántas horas por día le dedicás a la escritura?

-It’s depends. Escribo cuando tengo una idea o algo que no quiero dejar escapar. Algo que me parece que tiene algo luminoso adentro. Algo que me sorprende, y que puede llegar a sorprender al lector y a darle un lugar. Que le puede disparar o encender algo; sino no. Entonces escribo en el celu, en el subte, escribo en el pasto tomando una limonada, escribo en casa a la noche mientras leo o miro una peli… Hay días que no escribo nada. Otros que un par de horas. Si no siento esa cosa en la panza, no escribo. Tiene que haber libido, en mi caso, para escribir. También me gusta el laburo de edición. De ver el texto estirado, en la mesa, recortar, pegar. Eso, tipo collage me encanta. Lo que no me gusta es la corrección obsesiva. Una vez, los editores de Conejos, me mandaban una versión tras otra para corregir. Sacar la palabra pija que la habían contado y aparecía más de 150 veces. Corregía. Corregía y corregía hasta que me broté y tiré la notebook por la ventana. Posta. Los conejos quedaron anonadados después de eso… Fue al antecedente a lo que hice en el Matienzo.

Facu Soto; foto de Juan Manuel de Brito

-¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás escribiendo?

-No me gusta estar solo. Sufro. Me desintegro. Necesito a alguien que sostenga mi imagen porque sino me desintegro. Cuando no escribo trabajo, porque soy un fucking proletario, juego al fútbol. Voy al gimnasio. Tengo una vida simple. No me gusta el sexo sin amor. Me gusta lo otro…

 

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Sin comentarios

Sandra Russo: “El patriarcado es un sistema de castración para todos y todas”

La escritora y periodista Sandra Russo, esta vez, se anima a un libro que, en diferentes registros, reflexiona sobre “lo femenino”. En vísperas de la marcha por #NiUnaMenos, en diálogo con Boquitas pintadas habla de los orígenes de esta obra en la que viene trabajando con variados apuntes desde hace mucho tiempo.

Alejada de la perspectiva que suelen ofrecer los libros de autoayuda acerca de las mujeres, Russo lanza preguntas sobre la feminidad en textos que hablan del malestar de lo femenino a partir de un relato personalísimo centrado en la vida de su madre, de los diferentes tipos de patriarcado y, también, de los femicidios que se cometen cuando las mujeres toman la decisión de separarse.

Además, en su libro hay una historia de vida transexual que aborda un tema muchas veces tocado en este blog: la posibilidad de alguien de asumir su propia identidad de género y vivir en consecuencia. En este libro diverso también se incluye un ensayo que es un contrapunto político y estético entre Cristina Kirchner y Ángela Merkel, para problematizar el tema del sexismo en la política.

 

Lxs invito a la entrevista y, también, al libro. Especial para estos días de reflexión sobre violencia de género #NiUnaMenos #VivasLasQueremos.

-¿Cómo surge la idea de este libro?

-Como se puede ver a través de su lectura, este libro consta de apuntes que fui tomando a lo largo de mucho tiempo sobre cuestiones acerca de lo femenino. Fui pensando en esos temas, que a veces eran pliegues de otros temas sobre los que trabajaba en los últimos años, porque naturalmente es una temática que me interesa, me atrae, deviene de muchas preguntas que cualquier mujer se hace sobre su propia feminidad. Sobre mujeres suele haber muchos libros en el registro autoayuda, o de humor, o directamente de psicoanálisis. Yo quería encontrar otra cuerda para tocar. En cierta manera, todo el libro habla de un malestar de lo femenino, abordado desde diferentes puntos de mira.

-¿Por qué combinar estos 6 textos de registros tan diversos? ¿Qué trama buscabas con esos “hilos” de tan distinto espesor?

-Si bien trabajé en radio y en televisión, mi trabajo de hace más de treinta y cinco años se sostuvo en la gráfica. Para mí la escritura siempre es la base del pensamiento. Y a lo largo de tanto tiempo, exploré en diferentes la laburos distintos registros que quise usar como herramientas. Por ahí a un lector le funciona más un registro que el otro, pero creo que en todos está mi voz. Hay un relato muy personal, sobre mi madre y su locura, que se entremezcla con un ensayo sobre la abnegación femenina, un segundo ensayo sobre los bonobos y los chimpancés, donde uso bibliografía de primatología, pero lo intervengo con reflexiones políticas. Otro ensayo tiene que ver con una exposición sobre diferentes tipos de patriarcado y sobre los femicidios que se cometen porque las mujeres toman la decisión de separarse. Hay una historia de vida transexual, que llevó a Eduardo Alemán a convertirse en María Laura. Hay un contrapunto político y estético entre CFK y Angela Merkel. Y hay un cuento, pura ficción, que habla de las viudas en las tragamonedas. Todo junto yo creo que da un abanico de temas interesantes que espero que sean de lectura honda pero entretenida.

-¿Cómo explicás la cuestión de que lo cultural desarrolla (y habilita) un tipo de feminidad predominante? ¿Por qué esa manera de ser puede funcionarnos como un latigazo, un malestar en ciertas mujeres? ¿Qué viene a decir el relato de tu madre en relación a esto?

-Bueno, ésa es una de las preguntas del libro. Porque no se trata sólo de la cultura judeocristiana. Cando hablamos de patriarcado a veces pensamos todo desde nuestra propia cultura. Pero a las chinas les quebraban los pies para que fueran un fetiche cultural, y a las mujeres africanas, en varios países todavía, les cortan el clítoris sus propias madres. Ahí se ve más claramente como en los distintos patriarcados y a través de distintos mecanismos las mujeres en tanto madres somos replicadoras e instructoras del pensamiento patriarcal. Si estamos bajo la influencia completa de esos pensamientos dominantes, que nos asignan a las mujeres no sólo engendrar y parir a los hijos, que es lo que surge de nuestra biología, sino además criarlos y permanecer con ellos en el ámbito privado, el  malestar es inevitable. Hace dos segundos históricos que las mujeres nos pensamos a nosotros mismas como seres autónomos. Venimos de siglos y siglos de aceptar el rol cultural asignado como parte de nuestra esencia femenina. Y no lo era. Se podía ser mujer de otro modo. En la figura de mi madre yo leí esa frustración, esa contradicción interna que no pudo resolver, pero si hablo de ella es porque no creo que sea una historia demasiado singular, aunque yo le doy mucho volumen a su historia. Creo que ella representa a muchas mujeres de su generación y de generaciones anteriores que nunca se preguntaron honestamente sobre sus deseos.

Sandra Russo, en un espacio de militancia

-¿Por qué creés que aún hoy hay que aclarar que a quienes no sienten el deseo de ser madres no les “falla” nada? ¿Ese es como el “mandato de los mandatos” en relación a lo femenino?

-Por lo mismo que te decía antes. El patriarcado nos toma primero como criaturas que alcanzan la satisfacción sólo con la penetración real y simbólica de un hombre. Para el patriarcado el sexo es solamente reproductor. De eso de desprende que las mujeres buscamos en la relación sexual, indefectiblemente, un hijo. Y cuando el hijo llega, solos quienes nos ocupamos del maternazgo, esto es: es nuestra responsabilidad criarlo, educarlo, ser el contacto y el nexo entre ese hijo y el mundo. No hay nada en nuestra biología que indique que una crianza compartida con el varón o con la comunidad sea menos “femenina” que la que lleva adelanta la madre con exclusividad. Por supuesto, si una mujer, bajo esta óptica, no siente el deseo de ser madre, no cumple con los requisitos de la feminidad esperada. Y en ese caso no es un problema de la mujer, son de la cultura.

-¿Qué rescatás como aprendizaje entre primates y esas alianzas que tejen entre las hembras?

-Como a todos los que se enteran de su existencia, los bonobos me fascinaron. Viven en una armonía que desconocemos, y que desconocen también los chimpancés. Con ambas especies compartimos el 98 por ciento de nuestro ADN. Los bonobos no violan a las hembras, no cometen infanticidio, no llegan al derramamiento de sangre. El sexo, que es bisexual, es el regulador de la vida de la comunidad. Pero tanto en bonobos como en chimpancés hay empatía. Esto me importa mucho. Las dos especies registran su capacidad de ponernse en el lugar del otro y hacer algo para evitarle dolor. Esto significa que no es la cultura, ni la “humanidad” lo que creemos “humanitario”, sino una pulsión a veces más fuerte que la hostilidad, que hace que necesitemos ser solidarios, es una energía biológica. Es un capítulo con mucha información y muchas preguntas que se hacen también los primatólogos en relación a la violencia. Las hembras bonobo, por su parte, tejen alianzas permanentemente para controlar la violencia de los machos, y saben cómo apaciguarlos. Los chimpancés, por su parte, son capaces de matar por celos. Los bonobo no. Entre otras cosas, porque las hembras bonobo no exudan ningún olor cuando ovulan, de modo que no habría manera de que los machos se disputen a una hembra en celo para fecundarla y prolongar un linaje. Entre los bonobo no existe esa tensión.

Lo femenino, de Sandra Russo

-El contrapunto político y estético entre Cristina Kichner y Ángela Merkel, ¿qué te permitió concluir en relación al sexismo?

-Básicamente, que no hay una “feminidad del poder”. No importa si una mujer con poder político tiene el pelo largo o corto, si es coqueta o no, si usa tacos altos o no, si sabe cocinar o no. El entramado mediático, que responde a un lineamiento patriarcal, no se detiene en ningún rasgo femenino para exaltarlo o criticarlo por sí mismo. Lo que importa es qué políticas aplica esa mujer. A partir de eso, que es lo único que importa, decide si un zapato sucio significa mal gusto y dejadez personal, o si significa preocupación por las cuestiones de Estado y contracción al trabajo. Es decir, el sexismo existe, por supuesto. Pero es un ariete. Una herramienta que se usa al servicio de cuestiones más permanentes que el alto de un taco. Como trataron los medios a CFK ya lo sabemos. A Merkel la  gran prensa europea hasta le perdona que sea una mujer, como sucedió muchos años antes con Thatcher.

-¿Qué vinculación encontrás entre la violencia de género -expresada en extremo en miles de femicidios- y el patriarcado hoy vigente?

-Todas las vinculaciones posibles. Decía antes que un alto porcentaje de los femicidios se dan cuando la mujer decide poner fin a una relación. El patriarcado, dice en alguna parte el  libro, lo primero que nos quita a las mujeres es el poder de decisión. Muchos varones no terminan de aceptar psíquicamente que las mujeres no son cosas que poseen y de las que no pueden despojarlos nadie, ni siquiera la propia mujer. Y me parece interesante también la idea que el patriarcado no es un partido entre varones y mujeres, sino un sistema de castración para todos y todas. El patriarcado es cruel con las mujeres, pero no hace felices a los hombres.

-La historia de transición de la identidad de género de Eduardo en María Laura, ¿Qué te permite pensar de lo femenino? ¿Más allá de esta historia en particular, en qué sentís que colabora socialmente la visibilización de esta realidad históricamente negada?

-La de Maria Laura es una historia fabulosa porque ella no tiene un tipo de feminidad previsible. No quiere ser una mujer hermosa, ni flaca, ni con tetas, ni nada de eso. Ella quiere ser la mujer que es. Hace no muchos años era un hombre que jugaba al rugby y era padre de tres hijos. Hoy sigue siendo padre de esos hijos, pero es una mujer que dirige coros infantiles y canta sus canciones, que no tiene mucho pelo pero lo tiene decolorado como siempre le gustó, y que transmite la paz que haber luchado contra sí misma y contra los demás, y haber logrado llegar a su propia identidad. Es una mujer totalmente admirable.

Sin comentarios

Andrea y Nicole, un noviazgo heterosexual, que hoy es un matrimonio en transición

Andrea escribió a Boquitas pintadas porque leyó la historia de una mamá que hablaba de su hija trans. Quiso narrar su propia experiencia de amor con Nicole, la persona a la que acompañó (por amor) en su  transición.

Andrea y Nicole son los segundos nombres de las protagonistas de este relato. Por una cuestión de prejuicios y transfobia aún con amplia vigencia pese a las conquistas legales, prefiere no dar a conocer su nombre completo. El relato es una historia personalísima que refleja desconciertos, miedo, negación, separación, aceptación, acompañamiento, amor…Quizá muchxs más parejas se sientan representadas en ellxs.

Portada de la película Una chica danesa

Un amor sin etiquetas

Por Andrea

Esta historia comienza hace un poco más de 11 años, cuando empezamos nuestro noviazgo como pareja heterosexual, se podría decir, “como hombre y mujer”. Al año y medio decidimos afianzar nuestro amor y nos casamos.

Nuestra convivencia fue hermosa, armoniosa, nos acompañamos en todo, nos apoyamos mutuamante siempre. Sin embargo, yo no entendía por qué mi pareja se deprimía y tenía fuertes bajones de ánimo. Hasta que un día, después de mis insistencias, logró contarme que toda su vida se autopercibió como mujer y que ya no podía reprimirse más.

Al escuchar su confesión, sentí que estaba dentro de un huracán de emociones: miedo, rechazo, amor, decepción, tristeza. No sabía qué hacer, qué decir, dónde ir. No podía aceptarlo: ¿cómo iba a estar con otra mujer?, pensaba. ¿En que clase de relación se iba a convertir? ¿Qué papel iba a jugar yo ahora? Todas esas dudas y desesperación me llevaron a hablarlo con las personas equivocadas, quienes me decían que me aleje, que no estaba bien esa relación, que éramos de dos mundos diferentes, que ya iba a conseguir otra pareja heterosexual y toda clase de prejuicios y consejos heteronormativos que más me confundían.

Me dejé llevar, interioricé cada equívoca palabra que me dijeron los demás y con todo el dolor del mundo le dije a mi pareja que nos separáramos. Sentí muy dentro mío que no estaba haciendo lo que en realidad yo deseaba y que mi decisión no estaba bien, sino que estaba haciendo más fuertes las voces de afuera que la de mi propio corazón. Entonces empecé a buscar información en Internet, testimonios de casos reales y ahí entendí todo el dolor que había sufrido mi pareja toda su vida por ocultar su verdadera identidad, que su transición debía cumplirse para que fuera una persona plena. Y que necesitaba ayuda, MI ayuda.

Dejé de lado esas voces y abrí mi corazón, derribé mis propios prejuicios, salté mis miedos, esquivé los mandatos sociales y las presiones impuestas y me escuché a mi misma. ¿Cómo le iba a soltar la mano a la persona que amo y que me dio los mejores años de mi vida? ¿Estoy siendo fiel a mis sentimientos? ¿Dejarla es lo que quiero realmente? ¿Me estaba haciendo feliz esa decisión?. Me replanteé y me cuestioné muchos aspectos de mi propia vida, de mis propios deseos y después de una larga charla conmigo misma levanté el teléfono y entre lágrimas le dije: “No nos separemos, vamos a cometer el peor error de nuestras vidas. Yo te voy a ayudar a ser quien tenés que ser”.

Busqué ayuda, empecé terapia, entendí que no tiene nada que ver el género con la orientación sexual, que nada nos impedía estar juntas. Mis amigas fueron las que más me contuvieron en este proceso. Nuestras familias aún están distantes, pero confío en que con el tiempo sus corazones se abrirán a la única verdad, el amor puro que nos une. Ella también por su lado buscó ayuda y empezamos juntas este viaje, esta aventura de amor, juntas, más juntas que nunca. Evolucionamos y fluimos a la par. Sin etiquetas y librando nuestra esencia a su verdad final: ¡el amor!

Hoy, después de dos años, estamos muy contentas con nuestra vida. Mi pareja ya tiene su nuevo DNI y en marzo fuimos a solicitar la rectificación del acta de matrimonio al registro civil. Somos muy felices y muy compinches: vamos juntas a las reuniones del grupo del que forma parte (Mujeres Trans Argentina) donde encontramos contención, apoyo y conocimos a unas mujeres increíbles, que luchan por los derechos de las mujeres trans.

El amor no tiene etiquetas, el amor es comprensión, el amor es aceptarse y aceptar al prójimo, es dejar de lado el que dirán y ser uno mismo. Es por eso que quería contar nuestra historia, porque el amor todo lo puede. El amor siempre gana.

Bonus track

Comparto aquí un artículo que reflexiona sobre el tema del amor en parejas trans

Otro bonus track

La chica Danesa, una película que aborda el tema que nos convoca en este post

 

 

***

Te invito desde este espacio a que compartas tus historias, tus experiencias. Escribí a boquitaspintadas@lanacion.com.ar. ¡Te espero! ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Francisco: “La Alegría del Amor (heterosexual)”

La publicación de la última exhortación apostólica del Papa Francisco, “La Alegría del Amor” (en latín, “Amoris Laetitia”) ha generado intensos debates sobre los múltiples temas que aborda, en especial, sobre los más controvertidos. El documento, que reúne las reflexiones del líder de la Iglesia Católica luego de la 14° Asamblea General Ordinaria del sínodo de obispos que tuvo lugar en la Ciudad del Vaticano del 4 al 25 de octubre de 2015, discute cuestiones relacionadas a la familia, la vida de amor en pareja (exclusivamente entre un hombre y una mujer), educación sexual, anticoncepción, la situación de personas divorciadas, la denominada “ideología del género”, e incluso el feminismo y la asistencia económica internacional.

Existen numerosos pasajes de la exhortación que afectan directa e indirectamente a personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT). Este artículo, escrito por el abogado especializado en Derecho Internacional de los Derechos Humanos Lucas Ramón Mendos, propone un primer acercamiento hacia algunos de estos pasajes, analizándolos desde la diversidad y con el objetivo de reflexionar sobre cómo impactan las palabras del Papa entre quienes se identifican como LGBT, sean católicos o no.

Francisco y su alcance

por Lucas Ramón Mendos (*)

En ocasiones se intenta argumentar que los lineamientos que determina el pontífice romano quedan restringidos al ámbito religioso, que se abocan a regular cuestiones internas de carácter dogmático y que solo afectan a la curia y a la feligresía, por lo que el análisis de sus implicancias y significados debe hacerse en ese marco y dentro de ese contexto.

Lucas Ramón Mendos

Sin embargo, existen fuertes razones para cuestionar esa postura. En los hechos, los pronunciamientos del Papa, líder de uno de los credos más numerosos del mundo, tienen efectos que trascienden los ámbitos monásticos, eclesiásticos o estrictamente teológicos e impactan de lleno en todos los espacios religiosos y laicos a los que llega el poder terrenal de la Iglesia. Para ello se vale de una estructura de un alcance territorial vastísimo, así como del carácter de mando vertical con el que opera, lo cual contribuye a que su discurso penetre de manera fuertísima y privilegiada en todo el mundo.

Claro está que es necesario tener una mirada crítica —y desprovista del tamiz ideológico propio de la religión católica— para poder analizar cómo la perpetuación de su discurso ayuda a reforzar y legitimar dogmas, estigmas y prejuicios que tanto daño y sufrimiento generan, incluso entre quienes no son practicantes. Tan solo por mencionar un caso tan reciente como lacerante, la Conferencia Episcopal de Malawi manifestó en un documento público su decepción ante la moratoria que el gobierno de ese país ordenó para no enviar a prisión ni enjuiciar a personas por el delito de homosexualidad. Los purpurados católicos calificaron dicha decisión como una “traición” al pueblo de Malawi y una claudicación ante prácticas foráneas.

Este tipo de mensajes surte sus más potentes consecuencias en aquellos países donde las divisiones entre las esferas civiles y las eclesiásticas no están claramente demarcadas. En efecto, uno de los documentos citados por Francisco en “La Alegría del Amor” es el documento titulado “Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales” del año 2003, preparado por la Congregación para la Doctrina de la Fe (el vestigio actual de la Inquisición romana) y firmado por el entonces Prefecto Joseph Ratzinger (hoy, Papa emérito, Benedicto XVI). En este documento, la Iglesia católica establece órdenes detalladas sobre la actitud que deben tomar los políticos católicos ante legislaciones favorables a las uniones homosexuales. En el caso de quienes integran los cuerpos legislativos, la Iglesia afirma que tienen el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo y “votar contra el proyecto de ley”. Especifica el documento advierte que votar a favor de un texto legislativo “tan nocivo del bien común de la sociedad es un acto gravemente inmoral”. En la práctica, es muy frecuente que quienes pertenecen al culto católico y al mismo tiempo ocupan cargos de poder adopten posicionamientos que se apegan a éste último y a otros cánones católicos, siguiendo a rajatabla los lineamientos que propone el pontífice romano. Esto es algo que suele darse en los tres poderes del Estado en varios países, ya sea en la emisión de sentencias judiciales, en la implementación de políticas públicas o en la sanción de leyes y normas de distinto rango. En suma, cuando en el campo de lo público el discurso religioso se encuentra ampliamente legitimado, el peso de este tipo de documentos papales en las políticas de Estado es inmenso.

Seguir leyendo

La segunda salida del placard: ser gay y vivir con VIH

Ser gay y querer contarlo, la primera salida del clóset. Tener VIH y querer contarlo, la segunda salida. ¿Cómo se viven ambos momentos? ¿Qué similitudes tienen? ¿Cuándo es el mejor momento para hablar de cuestiones tan íntimas? Alejandro Viedma comparte con los lectores de Boquitas pintadas algunos apuntes sobre su experiencia en el consultorio con varones gays que viven con VIH en un intento por responder a estas preguntas.

 

La segunda salida del placard

Por Lic. Alejandro Viedma

 

La importancia de profesionales y consultorios inclusivos

 

En mi clínica analítica con adultos vengo notando, de parte de varones gays que viven con VIH, la necesidad de atenderse con psicólogos y médicos “amigables” para abordar estos temas.

Según mi punto de vista no es justificable, hoy en día, que profesionales de la salud trabajen en sus consultorios con prejuicios por falta de información actualizada o que reproduzcan conceptos preestablecidos que están cimentados por una ideología moralista y hegemónica, o por otras causas que llevan a juzgar, criticar o direccionar el deseo del paciente, precisamente lo más singular que posee. En ese accionar, el profesional, se estaría comportando de una manera poco ética, más allá de que esté en juego o no el tema del VIH-SIDA.

Yo tomo el camino de contener a ese sujeto que consulta, alojar los interrogantes que se hace y así co-pensarlos, ver cómo está dicha persona, cómo vive, qué siente, cómo se maneja con los cuidados en sus prácticas sexuales y, en todo caso, revisar por qué se conduce de tal forma, más allá de con quién y cuántas veces mantenga relaciones sexuales; todas cuestiones a desplegar si la infección del VIH se hubiera producido por la vía sexual.

En los últimos tiempos y conforme mi experiencia, los pacientes buscan un profesional que les brinde serenidad; así como la persona infectada espera de un psicólogo que pueda contener la “intranquilidad” que suele generar tener un diagnóstico positivo, alguien que pueda escuchar el llanto, el enojo, los temores, las incertidumbres de saber que uno vive con el virus y a partir de allí ayudar a esa persona a que pueda construir alternativas saludables, de un infectólogo precisan recibir algo como: “Si te comprometes con este tratamiento vas a estar mejor, mantené la calma y seguí las indicaciones que te doy”. Y, por supuesto, también están atentos a que el psicólogo esté sensibilizado en el tema, que sea idóneo, es decir, que el saber profesional esté acompañado de la empatía necesaria para crear un clima de confianza, porque ya bastante violencia vienen recibiendo de lo social. Por tales motivos, desde la primera entrevista, los consultantes que arriban con un padecimiento subjetivo de gran magnitud (sobre todo si recientemente tuvieron un diagnóstico positivo), no dejan de tantear qué cara pone el analista, si cambia su lenguaje corporal, si es otro ser más que los va a discriminar, si “se queda mudo” o qué dice cuando por fin pueden manifestar eso que les cuesta mucho abrir en sus otros círculos sociales, principalmente en el laboral y en el afectivo, donde la mirada de los más cercanos, familiares y amigos, es la que consideran más preponderante.

Resumiendo este apartado, la actitud del terapeuta con un paciente que vive con VIH o SIDA es fundamental al momento de abordar qué es lo que provoca la infección del VIH en las personas. Saber que vivir con VIH se entiende, del lado del profesional, como una característica más de alguien, baja los niveles de ansiedad y estrés, y ese es el primer paso para que una persona seropositiva pueda abrirse, con menos dificultades, al resto de su gente.

 

¿Cuándo es el mejor momento para contárselo?

Viñeta de un ex paciente a quien llamaré Camilo, de 30 años

“No sé cuándo es el momento indicado para contarlo, esa situación para mí nunca es cómoda, ahora un poco menos que antes… siempre me conectaba al momento que me dieron el diagnóstico positivo, me actualizaba aquel día y me producía dolor, me angustiaba”.

Aquí entran a jugarse diversas cosas a nivel psíquico. Cuando una persona se entera que vive con VIH suelen emerger cuestiones relacionadas con la enfermedad, el deterioro, la muerte, ya que crece el grado de vulnerabilidad al mismo tiempo que baja la autoestima. Parte del dolor y de la angustia que expresa Camilo en su testimonio tal vez tenga que ver con su pregunta, pero a ese interrogante hay además otra pregunta que le precede o que subyace: “¿Se lo tengo que decir?”. En este punto, muchos sujetos que viven con VIH diferencian si se encontrarán con un otro “sólo para sexo” y, en esa circunstancia no consideran que haya que decirlo, o si sienten que aquel compañero sexual podría devenir en un novio o una pareja, como apuntaba “Camilo”.

Por otro lado, están presentes las expectativas por las respuestas del partenaire. En aquella sesión de terapia, Camilo continuó: “El miedo a que te rechacen siempre está… (Se toma unos segundos para repensarlo). Ahora no sé si es temor, pero no deja de ser desagradable si lo toman mal, hay un malestar. Yo siempre me cuidé con preservativo, pero más de una vez, cuando creí que la cosa podía avanzar con alguien para algo más que sexo y pude hablarlo, me contestaron: “¿Por qué no me lo dijiste antes?”. Y qué sé yo cuándo es ese “antes”… ¿Antes de vernos, cuando empezamos a chatear, cuando nos vimos por cam, cuando nos conocimos personalmente, a la tercera salida? Si no sabés qué va a pasar… O supuestamente lo tomaron bien, y a la semana se borraron”.

Me gustaría sumar, a lo que antecede, algunas preguntas propias: ¿por qué aparece la necesidad de contar que uno vive con VIH o SIDA?, ¿qué sucedería si no surgiese esa necesidad? En definitiva, lo más importante ¿no es implementar las medidas de auto cuidado?

Lo grupal para empoderarse

En 12 años de coordinar grupos de encuentro y reflexión para varones gays predominantemente mayores de 35 años en la Asociación Civil Puerta Abierta, sólo excepcionalmente algunos contaron que son seropositivos. Sí lo hicieron en un espacio más privado, como lo es el consultorio de su analista o con amigos muy cercanos.

Sostengo, por lo precedente, que esta cuestión se trata de una segunda salida del clóset, y para muchos es más complicada que haberse asumido gay y habérselo comunicado a sus allegados. El concepto de doble salida del placard es algo que también utilizan las mujeres lesbianas por el hecho de ser mujeres. Pero creo que en el caso del VIH opera también el sentimiento de culpa, de sentir constantemente que es algo “evitable”. No es la misma clase de culpa o vergüenza, por llamarlo de alguna manera, que cuando hablamos de sexualidades distintas a lo heterosexual. Aquí hacemos referencia a una enfermedad crónica que en el 80 por ciento de los casos -dato publicado por la Fundación Huésped o por el Ministerio de Salud- se transmite por relaciones sexuales sin protección. En el caso de las identidades “disidentes”, se ha desterrado el concepto de elección, mientras que hablar sobre el VIH exige otras fortalezas, involucrarse con la situación, hacer la adherencia al tratamiento, pero también luchar para recuperar la propia autoestima.

Pero los miedos empiezan a achicarse cuando se puede hablar de lo que a uno lo aterra, toda carga es menos pesada si se comparte lo que uno silencia. En tal sentido, otro tanto sucede en la otra orilla, del lado de los que conocen a alguien que vive con VIH… Ejemplo de ello es cuando determinadas dudas pueden ser verbalizadas: “Si nos cuidamos al momento de la penetración pero no cuando tenemos sexo oral, ¿puedo contagiarme?”.

Para finalizar, puedo concluir que los grupos de pertenencia donde puedes hablar con otros que comparten tu situación son una herramienta interesante porque también ayudan a desdramatizar y fortalecerte para mejorar tu relación con el resto de las personas.

 

El próximo miércoles 9 de marzo a las 20 se inicia la treceava temporada del grupo de reflexión de varones gays en Puerta Abierta, en el barrio porteño de San Cristóbal. Para ingresar al grupo el lic. Viedma toma una entrevista previa, que podés concertar comunicándote al tel. 15-6165-4485 alejandroviedmapsi@hotmail.com.ar