Leonardo DiCaprio no es indiferente al cambio climático

 

A fines del invierno boreal de 2014, Leonardo DiCaprio llamó al actor y documentalista Fisher Stevens para proponerle una idea: quería colaborar en un documental que explorara las causas y los efectos del cambio climático en todo el mundo y transmitiera la necesidad urgente de hacer la transición a combustibles ecológicos en reemplazo de los combustibles fósiles.

Y lo lograron. Este domingo se estrena el documental “Antes que sea tarde” en 171 países y en 45 idiomas en Nat Geo y Nat Geo Wild. Dirigido y producido por Fisher Stevens, conducido por Leonardo DiCaprio y con la producción ejecutiva de Martín Scorsese.

Con testimonios de personalidades mundiales entre las que se cuentan el Papa Francisco, Barack Obama, políticos, ambientalistas y científicos, entre otras, este documental pone en primer plano el debate sobre el cambio climático.

“Cuando Fisher y yo nos dispusimos a realizar este proyecto, queríamos un documental que presentara al público no solo los hechos alarmantes sobre el cambio climático y la crisis medioambiental, sino que mostrara las soluciones que están a nuestro alcance, en el aquí y ahora, para propulsar un cambio duradero para el futuro, dijo DiCaprio.

La complejidad de las causas del cambio climático -y la enormidad de sus efectos- hace que sea imposible explicarlos todos en un solo documental. Stevens y DiCaprio tuvieron que tomar decisiones difíciles sobre los lugares en donde filmar para transmitir mejor el alcance del problema y los diferentes enfoques que los líderes científicos y políticos tienen para solucionarlos.

Entre los lugares que eligieron visitar, se encuentran las arenas bituminosas canadienses del noreste de Alberta (Canadá), en donde Suncor Energy produce 8.300 barriles de petróleo crudo sintético por medio de un proceso que emite gases invernadero y causa estragos en los ecosistemas locales; Sumatra, en donde los agricultores de aceite de palma queman la selva húmeda tropical productora de oxígeno a una velocidad alarmante, liberando enormes cantidades de carbono en la atmósfera; y la República de Kiribati, un archipiélago ubicado en la zona central del océano Pacífico, que enfrenta un futuro incierto debido al aumento del nivel del mar.

Las vastas naciones de China e India también se encontraban en la lista de lugares a visitar de los realizadores. “China es el emisor más grande de carbono en este momento, de modo que queríamos hablar con la gente de allá”, explicó Stevens. “Y después queríamos también visitar la India, debido a su creciente población. Nueva Delhi es la ciudad más contaminada del mundo, y queríamos ver cómo están encarando el problema del cambio climático”.

En Estados Unidos, la producción visitó Miami Beach (Florida), en donde el alcalde Phillip Levine habla de un proyecto de infraestructura de 400 millones de dólares que contendrá el aumento del nivel del mar.

Las escenas más difíciles de filmar fueron sin duda en el inhóspito terreno al norte del círculo polar ártico, primero en la isla de Baffin, de Canadá, y luego en Groenlandia, en donde el veloz derretimiento del hielo es una prueba evidente de lo rápido que está cambiando el clima.

El documental comienza y termina con escenas de la Conferencia de las Naciones Unidas realizada en París, en donde DiCaprio, Mensajero de la Paz de la ONU, habló a fines de 2015.

“No tenemos el lujo del tiempo”, dijo DiCaprio. “Nuestro mundo natural está acercándose rápidamente a un cambio sin precedentes, irreversible y catastrófico que pone en peligro el futuro de la humanidad. No quería que el documental asustara a la gente y tampoco quería presentar estadísticas que la gente ya conoce. Quería concentrarme en lo que se puede y lo que se debe hacer de manera inmediata para que nuestro planeta sea un lugar viable para las generaciones futuras. Se nos está acabando el tiempo”.

MAS DATOS:
Estreno: Domingo 30 de octubre, 23.00 hs. sin cortes comerciales en Nat Geo y Nat Geo Wild. Estreno simultáneo en la app de FOX y Nat Geo Play –en idioma original y sin autenticación previa-, Facebook, Twitter y YouTube.

PARA MITIGAR LA HUELLA DE CARBONO

Para contrarrestar la huella de carbono por la producción del documental, los realizadores están pagando un impuesto sobre el carbono autoimpuesto en forma de donaciones para la reforestación del ecosistema de Leuser, en Sumatra, y otras selvas húmedas.

Si estas interesado en contrarrestar tus propias emisiones pronto podrás hacerlo utilizando una aplicación llamada Carbotax, diseñada por Daniel Nadler y Karl Burkhart.