Que no se te escape la tortuga

 

Hay siete tipos de tortugas marinas en el mundo, de las cuales 5 están en Brasil y se encuentran en peligro de extinción: cabezuda (Caretta caretta), tortuga carey (Eretmochelys imbricata), verde (Chelonia mydas), lora (Lepidochelys olivacea) y de cuero (Dermochelys coriacea). El Proyecto Tamar, organización sin fines de lucro, desde hace 33 años se dedica a proteger y estudiar estas cinco especies de tortugas marinas.

Una postal de Praia Do Forte

La sede se encuentra en el hermoso pueblo pescador de Praia do Forte, a 70 Km. al norte de Salvador de Bahía y realmente vale la pena darse una vuelta para conocer el proyecto y aprender un poco más sobre las tortugas.

Tiene unas 23 bases localizadas en varias ciudades, desde el noreste hasta la costa sur del Brasil. Entre sus estudios más importantes se destacan la telemetría por satélite, los patrones genéticos en las zonas de desove y las medidas de investigación para reducir la captura incidental en la pesca.

Promueven la participación social en las áreas en dónde están localizados, seguros de que aumentando la conciencia ambiental en las comunidades se logra mejorar las condiciones del hábitat marino, reduciendo la intervención humana en los ecosistemas y disminuyendo la muerte de las especies.

En el caso de alguna captura accidental les enseñan a los pescadores a rehabilitarlas y les brindan alternativas tales como la sustitución de ciertas técnicas de pesca y equipos para reducir la incidencia y la muerte de las tortugas.

Las hembras siempre vuelven a la misma playa en que nacieron para desovar entre septiembre y marzo, en el continente, y de diciembre a junio, en las islas oceánicas. En las playas de desove se llevan a cabo patrullas nocturnas para monitorear los nidos y en el caso de que alguno se encuentre en una zona de riesgo, los colocan en un lugar seguro.

Caparazones de las cinco especies de tortugas de Brasil

Todavía no se sabe con certeza cuánto viven las tortugas, algunos investigadores dicen que 100 años. Son monitoreadas a través de unas pequeñas láminas de metal puestas en sus aletas para identificarlas, estudiar sus movimientos y hábitos de comportamiento, como así también los datos sobre el crecimiento, supervivencia y determinar sus patrones de migración.

El proyecto cuenta con unos 1.300 empleados, la mayoría de los residentes de estas comunidades, que son beneficiados por las distintas acciones de inserción social.

En el centro de visitantes de Praia Do Forte se pueden ver diferentes especies de tortugas marinas en varias etapas de desarrollo, y también estrellas de mar, cangrejos, rayas y tiburones entre otros.

Para mejorar su trabajo, el Proyecto Tamar necesita ayuda. Puede ser por medio de la adquisición de algún producto de sus tiendas, participar en alguna de sus actividades o difundiendo sus actividades en las redes sociales

Más datos:
www.projetotamar.org.br
facebook.com/ProjetoTamar
Twitter: @_ProjetoTamar
Mail: protamar@tamar.org.br