Obras Premio Klemm

Nushi Muntaabski, winnerJuan Agustín Fernández, mención jury

 

 Mucha gente en el Premio Federico Klemm 2010 por primera vez sin la presencia de su principal promotor el muy querido Jorge López Anaya que le dio campana de larga a esta convocatoria. Ganadora, con una linda obra hecha con venecitas , material que domina, y con un fondo textil que atrapa y engaña, fue Nushi Muntaabski. Me gustó mucho la obra de Paula Otegui, que premiamos con los laureles del Banco Central, durante la gestión de Redrado. Paulita es una artista notable, dibujante eximia y pintora amiga del animé japonés, maneja unna paleta que es por sí misma razón para admirarla, algo que no disimula Tommy  Serra. Sandro Pereyra avanza con su estética de proporciones desmesuradas. Sigue en alza, está muy buena,  la pintura de De Lucca, grata, con espacios blancos por donde respira el color. Diría que es también musical. Manuela López Anaya, Elena Oliveras (acaba de lanzar estupendo libro sobre arte cinético) Valeria Fitterman, Fernando Espeletta, Julio Sánchez y Matilde Marín, académica y, como tal, al frente de la Fundación Klemm, dijero presente en el mítico sótano de la plaza San Martín. Una línea para el gran Federico: fue un tipo fuera de serie , un excéntrico que amaba el arte, hizo mucho por la difusiòn de las artes visuales en la Argentina  desde su programa el Banquete Telemático, no habrá otro igual. Adoraba la ropa de Versace y compró en una subasta (creo que por consejo de Teresa Anchorena) el traje de torero que usó Nureyev.

Paula Otegui, paleta animé