Marcos López, la identidad y 200 años, en el CCK

 

“Es un absurdo buscarle una imagen a la identidad nacional: Los chicos zambianos que venden anteojos en Corrientes o los haitianos que venden anillos en Córdoba y Pueyrredón se van a casar con nietas de dueños de supermercados chinos y van a formar una nueva identidad”, dice Marcos López  y sus palabras son la mejor síntesis de la acción desopilante y genial montada en la sala 605 del CCK. Lo suyo excede la idea de un guión curatorial estático y definitivo. Hasta Marcos Lopez, artista y curador, no descarta cambios en la muestra antes del cierre de la misma sobre fines del 2016. Salvo Maradona, que brilla por su ausencia (o no lo ví), el  autor de Pop Latino no se priva de nada. Parece divertirse con el convite variopinto, que va de la cara de Kuitca impresa en un colchón, guiño socarrón si los hay, a las tapas de la revista Gente que son el registro de una época. Los apuntes visuales se vinculan con la “manera” como Marcos López suele disponer en sus obras los elementos de una escena, con un adn publicitario y una mirada socarrona y seria al mismo tiempo. Son verdades narradas con paleta subida, pero son reales y forman parte de la historia argentina. La bañista de la tina inmortalizada por Prilidiano  Pueyrredón, cuadro icónico de la colección del MNBA, está dentro de una pelopincho. Y los rostros marciales del San Martín y Güemes lucen estampados en un colchón. López se cuestiona la idea de identidad como algo canónico, más aún, dice,  en el país de “Lucas Prodan, un italiano que canta en inglés la guerra de Malvinas y vive en la Argentina”. En este fresco de costumbres argentinas, el mejor intérprete sigue siendo Berni, un pintor popular, extremo y sin límites, capaz de pasar de la dramática pintura  Desocupados, atravesada por la cuestión social de la crisis del 30,  a Chelsea Hotel con la rubia despampanante coqueteando en un hotel neoyorquino. Todo esto con el fondo de un Chateau de la Loire, kitsch absoluto, en la caja arquitectónica del edificio salido del tablero de Norbert Maillart, francés, contratado por Ramón J. Cárcano para hacer el mejor  correo de América. El mismo Palacio donde recibió a los invitados Diana de Gales, cuando todavía era princesa,y que en los 90 fue sede del Correo Argentino concesionado a Franco Macri. La muestra fue inaugurada el martes por el Ministro de Medios Hernán Lombardi y por la Directora de Artes Visuales del CCk, Gabriela Urtiaga. La visita es gratis.

De la década menemista queda también la despampanante imagen de la ingeniera privatizadora María Julia Alsogaray posando con un tapado de zorros de Susana Giménez para Osvaldo Dubini, que sería la tapa de Noticias que la hizo famosa. La escena y sus circunstancias, de las que fui testigo inesperada, están contadas en la crónica que ese día envié LN.

Sin comentarios

El Colegio Buenos Aires, Monumento Histórico Nacional

Hoy es un día para recordar. El Colegio Nacional Buenos Aires, ubicado en la Manzana de las Luces fue declarado por Decreto Monumento Histórico Nacional. Merecido reconocimiento para el edificio proyectado por el francés Norbert Maillart, el mismo del palacio de Correos y del palacio de Tribunales, único con destino educativo. Construido entre 1910 y 1938, el actual edficio es heredero legítimo de la Ecole de Beaux Arts y domina con su porte magnífico la calle Bolìvar. Fue fundado en 1863 por Bartolomé Mitre y el paso del tiempo consolidó su prestigio y excelencia educativos. Sería, y es, el Colegio Nacional de Buenos Aires, orgullo de la enseñanza pública por la calidad de sus profesores, los valores fundacionales y la pléyade de alumnos que pasaron por sus aulas. Entre ellos Daniel Stamboulian, Luis Agote, Carlos Pellegrini, Josè Ingenieros, Martín Caparrós, Pepe Eliaschev, Hernán Lombardi, Nik, Mario Roberto Alvarez, Alejo Florín y Deborah Perez Volpin. Fue el colegio de mis hijos. Y lo sigue siendo. Es EL COLEGIO. Y ESTÁ TODO DICHO. ARRIBA, la Biblioteca, fachada sobre la calle Bolívar y una clase de dibujo con los alumnos rodeados de esculturas y mármoles.

Sin comentarios

Arte 2015 en 10 noticias

Se va un año de récords, muestras memorables, bienales, inauguraciones y nuevos museos. La que sigue es una selección personal de hechos que fueron noticia en el mundo del arte. Arriba, en la primera foto, una vista del Pabellón de los Arsenales en la Bienal de Venecia con la bella, intransigente y desgarradora obra de Juan Carlos Distefano representante  en la última edición dirigida por el nigeriano Okwui Enwezor. Segunda foto, para el lobby del Faena Hotel Miami Beach. Barroco encuentro con las pinturas de Juan Gatti, argentino universal, lector glotón, que vive en Madrid y comparte proyectos con Pedro Almodóvar. La trilogía Hotel. Faena House de Foster  y el Centro de Arte diseñado por Rem Koolhass fueron noticia en 2015.

El gaucho displicente de Morel, obra maestra de nuestro precursor, integra la antológica edición de 200 años arte argentino presentada en tres tomos por el Banco Hipotecario, inciativa de Eduardo Elzstain bajo la mirada del coleccionista Ricardo Esteves, que sumó una entrega abreviada para escuelas de todo el país.  Mujeres de Argel de Pablo PIcasso se convirtió este año en el cuadro más caro del mundo. La obra habia integrado la colección de Victor y Sally Ganz, coleccionistas fanáticos de Picasso que compraron cuando el malagueño se asomaba a la fama. En el ranking de los top ten, es Picasso por lejos el artista más cotizado. Se presume que la compradora fue Lillly Safra, millonaria de origen argentino, propietaria de el Giacometti récord El hombre que marcha.

Más de sesenta artistas argentinos contemporáneos integraron la muestra presentada en la Maison Rouge, Parìs Bastilla, por impulso del coleccionista Antoine de Galbert,  heredero de Carrefour, y el entonces ministro de Cultura, Hernán Lombardi. En la foto, abajo,registro de una performance de Ana Gallardo cuando quedó sin casa y cargó sus petates y pertenencias en un carrito.bici para circular por las calles de Buenos Aires. Además, obras de Nicanor Aráoz, Jorge Macchi, Pablo Siquier, Juliana Lamothe y Tomás Espina.

El filete porteño fue elegido patrimonio cultural de la humanidad. Un señal clara de nuestra identidad que engalana bares, colectivos y espejos de manera inconfundible. Después de un paréntesis, más largo del imaginado, desde la partida de Guillermo Alonso, fueron inauguradas las salas del primer piso del Museo Nacional de Bellas Artes. La noticia fue la nueva sala Berni con obras definitivas de distintos períodos de la produción del mayor artista argentino del siglo XX. Arriba, Primero Pasos, una clásica pintura que integra la colección del Bellas Artes. Poco más de 170 millones de dólares pagó un coleccionista chino, que ganó sus primeros yuanes manejando un taxi y hoy tiene una buena pinacoteca y dos museos, por un desnudo de Modigliani en Christie’s. Una historia de película que puso en evidencia la exquisita originalidad del gesto de Amedeo Modigliani, su sello de pintor solo igual a sí mismo. De su mano salieron una pinturas espléndidas que estuvieron por años en Buenos Aires, en un petit hotel de la calle Cavia. Año Le Parc fue el 2015 y la buena racha del mendocino promete seguir en 2016, porque tendrá su retrospectiva en el PAMM Perez Art Museum de Miami. En la foto posa con Pierre Alexis Dumas, heredero de la casa Hermés de París, quien le encargó uno de sus clásicos carrés, pañuelos,  como antes lo había hecho con Joseph Albers, entre otros. También Le Parc fue invitado de honor a la BIenal de Curitiba, para luego celebrar su cumpleaños 87 en El descanso, isla de ensueño del abogado, empresario y coleccionista Claudio Stamato, en Tigre.

Fue noticia este año, y van 10, la apertura del Museo Whitney de Arte Americano (foto) en el bajo Manhattan sobre la traza del high line, el nuevo paseo neoyorquino que transformó las vías del ferrocarril que iba al meat packing district en un jardín de altura. Allí está el Whitney, un edificio amigable, pensado para acceder al arte de manera directa en todos los niveles por el gran arquitecto Renzo Piano (Pompidou, The New York Times, Fundación Beyeler).

Sin comentarios

Mecenazgo, la ley que falta

En el nuevo gabinete del ministro Pablo Avelluto, Juan Carlos Beati ocupará la Dirección Nacional de Mecenazgo, a la que aportará su experiencia en la Ciudad. La proa está puesta para un cambio de fondo necesario, ha llegado la hora de reactivar un mercado de arte anémico y levantar la cotización de nuestros buenos artistas

Es un secreto a voces desde hace años la necesidad de implementar una Ley de Mecenazgo que la Nación no tiene y la Ciudad sí, con la lógica consecuencia de la serie de proyectos impensados que ese programa impulsado por el ministro Lombardi puso en marcha. Obviamente, es una materia sensible, porque la desgravación impositiva, que beneficia a las empresas “mecenas”, implica una merma en la recaudación de Economía. Nada es gratis. Lo que se gana por un lado se pierde por el otro. Sin embargo, vale la pena la apuesta, porque más allá de la reactivación del mercado de arte y del mercado editorial,  implica la oportunidad para elevar el listón en la calidad de las muestras y la cotización del arte argentino. Bajísima  en la escena global. Una pintura de la brasileña  Beatriz Milhazes se cotiza en 2 millones de dólares; otro tanto el gran ortiental Torres García, mientras que la obra que alimenta la leyenda local de los altos precios sigue siendo un Berni de un millón de dólares… comprado entre varios: Desocupados (foto arriba)

El último proyecto de Ley de Mecenazgo impulsado hace más de una década por Luis Brandoni y un grupo de especialistas fue vetado por el presidente Duhalde, en su corto mandato, porque resultaba cuestionable el Fondo Nacional de las Artes como órgano de aplicación. Algo que parece lógico, porque sería centralizar la acción; en lugar de abrir el juego y crear una comisión ad hoc, en el modelo de la Ley Rouannet de Brasil que corrigió la Ley Sarney por el peligro de las irregularidades. La Ley de Mecenazgo forma parte, o debería formar, de una política de Estado que apunte a posicionar el arte argentino en el mundo de manera sostenida.  Un buen ejemplo es la campaña desarrollada por Corea con los artistas minimalistas de posguerra (recomiendo visitar la muestra del CCR salas 4,5 y 6), que están hoy en las ligas mayores, se rematan en Sotheby’s y se venden en Art Basel. Caso Lee Uffan (foto) valuado en 350,000 libras. Se podria hablar también del nigeriano El Anat Sui, que crea suntuosos textiles con tapas de bebidas de bajo costo. Expuso en los Arsenales venecianos en la Bienal dirigida por Robert Storr, a metros de la obra de Kuitca, y también en Artempo esa memorable muestra del Palazzo Fortuny. En Art Basel se vendìa una linda pieza del nigeriano en 1,2 millón de dólares (foto abajo). Detrás del fenómeno Anat Sui hay una pléyade de mecenas, coleccionistas y atentos curadores africanos como Okwui Enwezor. Además de haber logrado colgar un textil con su firma en el Pompidou, de París .

Desde 2001 hasta acá, la escena del arte en la Argentina creció en todos los sentidos, direcciones y geografías. Hay nuevos formatos de gestión, nuevos museos, nuevas galerias y geniales mentes innovadoras dispuestas a deslumbrar al mundo.  Pero… no creció la base de compradores que sigue sendo la medida real de un mercado anémico, de escasa proyección y compromiso. Los coleccionistas argentinos viajan invitados a las ferias, circulan por el planeta como invitados VIP y gozan de los privilegios que brinda el prestigio se coleccionar arte. Como contrapartida, las compras realizadas no mueven el amperímetro ni son noticia. Un poético trabajo de Eduardo Basualdo (foto) en galería Ruth Benzacar se vendìa en Basel Miami en 15.000 dólares. Ignoro si se vendió, pero el precio es irrisorio para un artista que fue “estrella” en la Bienal de Lyon y es reconocido por los curadores que tallan en el circuito internacional.

Hace muchos años escribí en LN una columna bajo el titulo “Por qué los argentinos no tenemos un Botero”. Era el gran momento del colombiando, cuyos retratos expandidos y terminados con la tersura de Piero della Francesa se disputaban en las subastas de Nueva York. Y no solo por colombianos. De hecho en las últimas ventas, noviembre 2015, Christie’s  acusó el impacto de las ventas de Botero que se tradujo en un 26% del total recaudado. Mucho dinero para la obra del artista nacido en Medellín, que tiene casas en seis países, un taller de escultura en la Toscana  y en este momento una galería de obras a cielo abierto en Byscaine Boulevard, Miami. Sus gordas y sus caballos son parte de la explosión arty que vive la ciudad de las palmeras, otrora capital del dolce far niente. El desarrollador y collector Jorge Perez ha instalado varias esculturas de Botero en sus edificios premium (foto abajo).

Esta es una de las claves del Mecenazgo del futuro. Como en  Berlin, debería ser ley que un porcentaje de la inversión en metros cuadrados se destine a la compra de obras de arte, lo cual movilizaría el mercado y le daría alta visibilidad a nuestros artistas en lugares clave. Si hasta hace un tiempo invertir en arte para el lobby de un edficio podía considerarse “un acto de filantropía”, hoy es una inversión con retorno inmediato en el valor del metro cuadrado y una poderosa señal de status. Quien lo dude puede remitirse a la compra de dos obras de Jeff Koons para Oceana, el impactante proyecto en Bal Harbour de Eduardo Costantini. Ahora Pluto y Proserpina, una de ellas,  se exhibe en ell shopping  de Bal Harbour en Miami Beach que celebra los 50 años de vida. Y, por cierto, las grandes piezas que han sumado Alan Faena y Ximena Caminos al patrimonio del ediicio de Foster y del  Faena Hotel Miami Beach, desde Jeff Koons, Juan Gatti, Damien Hirst (foto abajo) y  Carlos Cruz Diez, hasta una capolavoro de la argentina Amaya Bouquet.

 

La Ley de Mecenazgo tiene ahora como referente en el gabinete de Avelluto a Juan Carlos Beati, especialista bien informado y con planes interesantes en su carpeta. Pero también hay otras espadas. Andrés Gribnicow, “un hombre del palo” con muchas inciativas públicas realizadas con fondos privados en su haber. Trabajó duro en el Fortabat para abrir sus puertas, en el proyecto de esculturas Arnet y, últimamente, con Jorge Macri en Vicente López. Un “inspirador” en este tema es Enrique Avogrado, segundo en la línea de Avelluto, quien comulga desde siempre con la vocación de darle vuelo a las industrias creativas, como vino haciéndolo desde el Centro Metropolitano de Diseño. Se suma ahora Iván Petrella, intelectual refinado y à la page, de traje oscuro y zapatillas, que aboga por el desarrollo y la promoción de la cultura argentina en el mundo, “allí donde nadie nos conoce”. Una misión en la que tendrá que trabajar en sintonía fina con Asuntos Culturales de Cancillería, que tiene a su cargo montar las grandes muestras en el exterior, como las bienales de Venecia y San Pablo, y las ferias de Frankfurt y Guadalajara, entre muchas otras acciones de difusión. La ley de mecenazgo atraviesa todos estos escenarios.

No tenemos la tradición sajona de filantropía, que puso los cimientos y las colecciones de grandes museos como el Metropolitan, la Frick Collection, MoMa o National Gallery. Tampoco la Red Nacional de Museos que tiene Francia y que es un modelo seguro para la politica federal de la que habla el secretario Petrella, o el collar de museos que inauguró España durante los años de bonanza económica, desde Málaga a Bilbao, desde León hasta Cáceres. Pero sí tenemos una digna infraestructura de museos en varios puntos del país, obvio en Buenos Aires, artistas formidables y un patrimonio único que puede ser recurso sustentable bien administrado. Esta la oportunidad para diseñar una herramienta que potencie este círculo virtuoso y lo proyecte a la Argentina profunda y al mundo.

Sin comentarios

Nicola Costantino es Artefacta

Noche de viernes en la Usina del Arte. La tribu en pleno expectante por la proyección de Artefacta, film de  Nicola Costantino, de  la directora Natalie  Cristiani . Alli están, Alejandro Corres y Gabriel Valansi, que actúan en la película,  y Hernán Lombardi, Claudio Massetti, Erica Roberts, Adriana Rosenberg, Esteban Tedesco, Alberto Sendrós, Magdalena Cordero, Amalita Amoedo, Julio Sánchez, Gastón Deleau, Gustavo Bruzzone, A. de Royère (by Churba), Florencia Battiti, … y muchos más. Se juega una nueva carta de la artista, fuera de etiquetas, nacida en Rosario, que supo mantener en vilo la escena local e internacional del arte.  De eso trata el film, una narración con tono de documental y escenas de alto voltaje carnal, que es soporte de la producción de Nicola. Igual a sí misma , autorreferente, tanto en Peleterìa humana, tal vez su obra más famosa, que fue envio argentino a la Bienal de San Pablo, como en  Savons corps (consultar en Google  por la polémica)  y el retrato íntimo, público y estetizante de Evita, Eva Perón, en su lectura, que es ella misma.

Envío argentino a la 55 Bienal de Venecia, que inauguró el Pabellón gestionado por Cristina K. y firmado por  Paolo Baratta, mandamás de la madre de todas las bienales.

Artefacta es el arte hecho. Nicola lo hizo. Y no es fácil, ni complaciente. Ella se asomó al arte, como Kuitca,  en  un fascículo de la Pinacoteca de los Genios dedicado a Berni.

 

La pelicula es un relato tremendo y visceral.  Un homenaje a su padre, el médico cirujano doctor Nicolás Costantino (solo nombrarlo me resulta inquietante) y, de paso, a su madre, costurera-modista, rosarina, referente total de la obra de NC.

 No les voy a contar el film, Porque hay que verlo. A mí me cerró la boca del estómago, pero hubo una audiencia divertida y burbujeante que dió cuenta de los pollos y sus guarniciones. parte del show y la comilona.  Nicola Costantino es Artefacta. La define su obra y esta pelicula que la llevará por el mundo. Achile, su hijo, un niño bello y feliz, da cuenta de la historia. Nos quedamos pensando. Cómo sigue??

Sin comentarios

La Boca, meca del arte

Ya está en marcha el proyecto de replicar la milla de los museos en el SUR de la ciudad. La Pica en Flandes fue la Fundación Proa, presidida  con entusiasmo impar por Adriana Rosenberg,

y el símbolo indiscutido ha sido desde los albores del siglo XX el puente transbordador Nicolás Avellaneda (arriba, fotografiado por Horacio Coppola), inaugurado en 1916 para unir las márgenes con la Isla Maciel. Hacer de la Boca una meca para el arte cumple con un destino marcado desde los orígenes de ese vecindario de chapa y color, donde maduró la Escuela de La Boca y se inspiró Quinquela Martín. El museo con su nombre es ya  una escala obligada en la Vuelta de Rocha, parte medular  de esa milla potencial que tendrá también un Museo de la Radio y otro de la Fotografía. Se suman iniciativas privadas de carácter innovador, híbridas, a mitad de camino entre la galería comercial, el taller de artista y la nave experimental para obras de arte contemporáneo en gran escala. En eso están Nahuel Ortiz Vidal, que inaugurará en noviembre BARRO, con una muestra de Matías Duville, y Alberto Sendrós, quien, asociado con un destacado developer inmobiliario, está  decidido a doblar la apuesta tras haber cerrado su galería del centro (Tres Sargentos). El nuevo plan se llama Prisma, un ámbito de experimentación. Piedra de toque fue dos años atrás la apertura de la Usina del Arte en un edificio soberbio de cuño ladrillero, construido entre 1912 y 1916, según proyecto del arquitecto Juan Chiogna, para albergar la nave industrial de la Companía Italo Argentina de Electricidad (CIAE).

Ese inesperado palazzo neorrenacentista florentino es hoy un centro cultural de creciente influencia en el ruedo porteño, pródigo por su agenda de actividades multidisciplinaria. Detrás del programa de acción de hacer del sur un norte están Hernán Lombardi y  Pancho Cabrera, ministros de Macri, que jugaron sus cartas por el  SUR. Imaginar las artes visuales como un factor dinamizador del crecimiento no es una mala idea. Es el modelo según el cual crecieron el SOHO neoyorquino; el Este de Londres; Lavapiés, en Madrid y el Marais, en París.

Sin comentarios

BUEphoto en el Centro Cultural Recoleta

Multitudes recorriendo ayer las salas del CCR para la apertura de una nueva edicón de BUE Photo. Renato Rita caminaba por el patio de los Tilos saludando a los amigos del arte, a criticos, artistas y muchos fotógrafos, obvio, en suspenso por el Premio Petrobras que este año cambió el formato abierto por la  curaduría a cargo de Valeria González, Rodrigo Alonso y el gran González Palma, radicado en Unquillo, tierra de artistas desde que Spilimbergo se instaló en las serranías cordobesas. Con una foto de estética Lichtenstein Dino Bruzzone ganó el Premio Petrobras (foto arriba).  Su obra, cuidada y rigurosa, se fue aventurando por nuevos caminos distantes de aquel ItalPark que lo puso en el candelero años atrás.  Finalistas con trabajos extraordinarios fueron Ananké Assef y Res. Cordobeses ambos. El ministro Lombardi y Claudio Massetti del CCR cortaron la cinta inaugural y celebraron con Diego Costa Peuser, CEO de Arte al Día y director de BUE Photo y con el incansable Gastón Deleau. Diego Ortiz Mujica, Aldo Sessa, Sara Facio , Rodrigo Abd, Sebastián Szyd y Alejandro Chaskielberg, juntos en la 9° edición de una esperada feria. Desde el mediodía y hasta la noche, hasta el domingo estará abierto al público el máximo convite de la foto en estas latitudes.

Sin comentarios

Marta Minujin celebra la democracia

Plaza Alemania, 4 de la tarde del jueves 3 de octubre Marta Minujin, mameluco flúo, da los últimos toques al AGORA DE LA PAZ, una reconstrucción libre del templo de Hefesto con 32 columnas tapizadas de 25.000 volúmenes de libros con frases sobre la amistad, la paz y la libertad, de escritores, pensadores y personajes militantes de la verdad y la entrega como la madre Teresa de Calcuta. Contra reloj, Hernán Lombardi llegó para ver esta gigantesca obra que celebra de manera simbólica los 30 años de democracia, así como el Partenón de los Libros marcó,en 1983, en la 9 de julio, el regreso a la democracia. Rodrigo Alonso, Juan Javier, Julia Converti, Facundo Gómez Minujin, Mauro Herlitzka, Vlady Kociancich y Gabriel Levinas, entre muchos otros,  recorrieron el templo ESCRITO minutos antes de la inauguración oficial. Antes de que la banda le pusiera música de fondo a una celebración con energía Minujin. El domingo 13,  el ágora será despedido con la entrega de los libros al público; la gente se llevará a su casa un ejemplar con 180 frases célebres en torno de la paz, la amistad y la libertad. (Fotos tomadas con Galaxy 3)

Sin comentarios

Macba, Tyler Brulé y la milla del sur

Los planetas se alinearon y se dieron todas. La historia es así, Ed Sotcker corresponsal de Monocle en Buenos Aires me entrevistó para la  24Radio de Monocle para hablar del Macba. El reportero británico estaba impactado con el museo de arte geométrico de San Telmo, fundado y sostenido por el financista Aldo Rubino. Discutimos sobre la altura de los techos, pero estuvimos de acuerdo con que la colección era buenísima y super seductora para el público, entendido o no de temas de arte. Como la obra de Fabián Burgos (arriba) , gran laburo. La nota salió excelente y descubrí la radio de Monocle un fenémeno de audiencia: 6 millones de personas. Más que programas tienen notas que podés escuchar y bajar cuando querés. Pas mal.  Otra idea y van…, gran innovador el guapo de Tyler forografiado arriba por Newdiplomaticlife, tiene imitadores planetarios. Al genio lo que es del genio.Cuando encuentre la entrevista de la radio (la tengo en un e.mail) se las paso. Como epílogo de nuestro encuentro con  Stocker quedó la promesa de una entrevista con mister Brulé  para el suple Sábado de LN. Happy end: salió ayer para deleite de los seguidores de Tyler, que es la creme de la creme brulé(e). Soy fan del creador de éxitos  como Wallpaper y Monocle desde sus columnas del Finacial Times. Sus diagnósticos y ranking de ciudades dónde se vive mejor no tienen precio. Y el otro planeta alineado es el impulsado por Hernán Lombardi, desde Cultura del gobierno de la Ciudad: hacer del sur un Norte y darle vida a la milla sur de los museos. El momento es ideal. Tenemos Macba, Giacometti en Proa, Mamba “Ultimas tendencias II!,  y la Usina de las Artes. Combo perfecto

Sin comentarios