Evita se mudó a Santiago

Peron y Evita: somos novios

Créase o no en el Santiago del Estero hay un centro cultural modelo primer mundo, con escaleras mecánicas niponas, luces alemanas y un trípode de colecciones formadas con los fondos de tres museos locales. Estéticamente es una sorpresa, gran inversión y un claro gesto político para posicionar a Santiago (200.000 habitantes y cerca del millón la provincia) conducida por Zamora (48) radical K, nacido en Mendoza, abogado, formado en Córdoba.

Santiago  tendrá aeropuerto internacional y hotel cinco estrellas en las Termas de Río Hondo. En la sala de muestras temporarias, las dimensiones serían envidia del cualquier museo, se exhiben colecciones del Museo Evita, montadas por el experto en “creación de museos” Gabriel Miremont, está el almanaque de 1953, con las mejores fotos de la abanderada de los trabajadores,  algunas tomadas por Saderman y Heinrich, y la foto de cuando se conocieron con Perón (arriba) , reunidos por un cuñado y el terremoto de San Juan. Ella, Evita, está morocha, con mohín tímido, una chica en plan de conquista.  Perón,con su porte imponente y el pelo que le nace casi en entre la cejas. Al medio de la sala se expone un impecable Cadillac negro, que usaron para galas oficiales, recuperado por Miremont en un taller cordobés. En la sala del piso alto la mejor muestra que haya tenido en su trayectoria Maria Silvia Corcuera Terán, una retrospectiva colgada  por Miremont y texto curatorial de Nelly Perazzo.