Favaloro y los corazones solitarios

 

Un nuevo espacio de arte cargado de sentido y energía joven es el Patio del Liceo,  en Santa Fe al 2700. No tiene que ver con circuitos tradicionales pero es “el circuito”. En la planta baja inauguró Fiebre, la galeria de Willy Fox Jr. Lleno total en el vernissage, mucha onda y vecinos de ley con proyectos geniales como son los de Mite y Ene , autogestión, becas para artistas, códigos propios, épica cotidiana sin luces de neón ( lo escribí en martes visuales) .

Fiebre inauguró con los grabados copados de Ramiro Smith Estrada, sombrerito, formado en los talleres Lucrecia Orloff, Eduardo Iglesias Brickles,  Valeria Adrover, María Inés Tapia Vera y Raúl Ballester. Viva la Patria” se llama la muestra de Smith Estrada (Mar del Plata 1984.) Con una técnica tan antigua y bella como el grabado ejecuta una partitura sarcástica  para desacralizar mitos, tabúes culturales y traumas políticos. Las leyendas de los grabados merecen repetirse:

Si Evita viviera tendría una casa en un country”. Favaloro y el Clú de corazones solitarios; Barreda y su empresa de Fumigaciones (no queda nada en pie cuando pasa el odontólogo platense).

Trastienda de Buenos Aires

GIESSO Osvaldo

Blogeros de siempre, blogeros nuevos, amigos, viejos lectores, arrancamos hoy con la trastienda de los viernes, que tiene el chimichurri de lo mejor de la semana, datos posta, algunos anuncios top y todo lo que hay que saber  de lo que sucede en el circuito (en la tienda y en la trastienda)

Osvaldo Giesso quedó consagrado para siempre como un grande del arte luego de la presentación de su libro Mundo Giesso de Adriana Bucich en el  Centro Cultural Recoleta. Claudio Massetti , director y ex- mimo, celebró el homenaje que todos sabemos Giesso se merece más que nadie . Fue el primer director del CCR , inventor de los sponsors en sentido moderno, del vernissage festivo y etílico y de los loft de San Telmo . Julio Suaya, Raul Santana, Rita Fernández Madero, Pedro Roth y la tribu abrazaron a O.G en su gran noche-día.

Con Rosenberg, Elena, Mini, Baur y Alonso

Inolvidable velada lírica en el mayor coliseo con Adriana Rosenberg, Hugo Petruschanzky, Liliana Porter, Sergio baur , Guille Alonso y la vestuarista Mini Zucheri, luego comida comme il faut, después del Colón, en Edelweiss, con una comensala de lujo la cantante rusa de voz extraordinaria Elena Zhidkova (agua mineral y verduras, blancura nívea). La puesta de Katia Kavanova fue celebrada por todos,  laureles para director García Caffi.

Fabiana Barreda acosó a la audiencia reunida en la Fundación Williams con sus conocimientos post.estructuralistas y otras yerbas del intelecto que ella domina. Por suerte,  Cristina Civale fue una moderadora que suavizó los vuelos discursivos de la artista,  mostró luego un video divino con tetera familiar como tema. En primera fila, organizadora Nora Iniesta y coleccionista Mariana Givré aplaudieron.

Un sacudón para el mundo de los arquis fue el lanzamiento de la revista PLOT en el último piso del Automovicl Club, proyecto topisimo del arquitecto Vilar en gran época de la arquitectura argentina. Allí estaba la gente de Summa (Fernando Diez  ¿preocupado?) por el lanzamiento de esta revista-libro (financiada por la gente de OCA), que cubre ese mundo singular de los arquitectos, tipos especiales y con un cierto fanatismo comprensible: ellos son distintos. Estaban María Cohen, Mariano Clucellas, Bruno Emmer, Sebastián Colle, Martín Fourcade (y socio cordobés Tapia, autores junto con Atelman del proyecto del Malla).

Como estaba previsto, el convite de Teresa Anchorena a  los 50 miembros del board del Moma de San Francisco fue un éxito. La estrella resultó su nieta Chiara (2 y 1/2)  hija de Luna Paiva y Leandro Erlich, enfrascada en dar cuenta de un choripan. El dueño de GAP, millonario californiano coleccionista de Kieffer, disfrutaba del concepto casa chorizo, a la que rebautizó , lógico, saussige house. Menú pantagruélico en patio perfumado que huele a  jazmíns:  salmón chileno, palta tucumana, arrollado de dulce de leche y jugo de naranja exprimido.

Sin comentarios