Rematan el piano de Abba

 

Más de 800.000 esterlinas espera lograr Sotheby’s en la subasta del piano de los suecos campeones de Mamma Mia y Chiquitita, los rubios dulzones Abba. Un objeto cargado de recuerdos para los fans que se ha convertido en el eje de la venta de rock stars y memorabilia, segmento que cuenta con buena cantidad de compradores, aunque dispuestos a gastar bastante menos dinero que el estimado por el piano de los Abba.  Con certificado de autenticidad del cofundador de la banda, Benny Anderssson, el lote tiene el agregado de haber sido “fuente de inspiración” de algunas de las canciones más vendidas y difundidas de la historia de la música pop.  Diseñado por Georg Bolin, procede de la colección Atlantis Grammofon, Metronome Studios.

Conocido como el Gran piano de Abba grabaron con él un album memorable en 1977.  Entre 1972 y 1985 Abba estuvo arriba de los charts en los primeros puestos siempre, con las voces inconfundibles de Borjn Ulvaeus y Benny Anderson y las chicas Anni-Frid Lyngstad y Agnetha Faltskog. Los suecos ganaron el concurso de Eurovisión y después no pararon, para demostrar que la lengua no era una barrera cuando se trataba de conquistar al público masivo. La subasta será el 29 de septiembre. Antecedentes son el piano de John Lennon, rematado en 2000 por 1,6 millones de libras, y el piano de Casablanca subastado en 2014 por 3,4 millones de dólares. Ahora les toca, a los Abba.