ARCO 35, la feria madrileña viene con premio

 

Los galeristas argentinos están armando las valijas para llegar a la feria de Madrid la semana pròxima y asistir a la inauguración de invitados especiales, curadores, directores de museos y más de 200 coleccionistas planetarios. Allí estarán Orly Benzacar, Jorge Mara (La Ruche) , Estela Totah (Del Infinito), Nora Fish e Ignacio Liprandi, con “lo mejor de cada casa”, como diría el Nano Serrat. En la sala VIP, auspiciada por El Corte Inglés, se descuenta que el clima será festivo, acorde con la celebración que tendrá en Juana de Aizpuru (abajo) a la figura central.

Nada más justo. La galerista sevillana de pelo rojo fue la creadora de la feria que convirtió a Madrid en lo que es; una ciudad mundana y sofisticada. Muchas sorpresas más esperan en los pabellones de Ifema y una de ellas será para nuestro país. Todo indica que Argentina será el país invitado en 2017. Nada más justo. ARCO ha sido siempre una suerte de socia argentina en Europa y viceversa. Cuando la feria de Buenos Aires daba los primeros pasos de la mano de Jacobo Fiterman, Marta Fernández y Alejandro Corres, la entonces directora de ARCO Rosina Gómez Baeza viajó a Buenos Aires en carácter de consejera dueña del know how ferial. Finalmente, será el actual director Carlos Urroz, cerebro y factótum por años de las estrategias feriales, quien haga oficial el anuncio que todos esperamos. Nada más justo. Y Julia Converti, directora de la feria porteña (también de pelo rojo), quien reciba la noticia más esperada, desde que Ruth Benzacar cumplió un rol clave en la continuidad del convite del arte contemporáneo camino de Barajas.

Sin comentarios

Naón remata la colección Marcos Curi

J.C.Naón subasta a partir del miércoles la colección de Marcos Curi que tuvo su apogeo en  los ochenta del siglo pasado con la puesta en marcha de su casa museo de Balvanera.  Su relación con el mecenas, coleccionista, arquitecto y esquiador olímpico Marcelo De Ridder (ver recuadro) , creador del premio que lleva su nombre le permitió acceder a un mundo decisivo en la formación de toda una generacion de artistas y en el  desarrollo de un mercado local. Su actuación internacional incluyó la presentación de obras en el Museo de Essex, Inglaterra, con la meta de difundir nuestro arte fronteras afuera.  Muchas piezas importantes fueron vendidas en los últimos años, especialmente aquellas de “calidad museo”, que ya forman parte de importantes colecciones locales. El conjunto que subastará Naón los días 15,16 y 17 de julio,  tiene el valor adicional de ser un “corte de época” , registro de lo que sucedia en la escena y de  lo que se producía en los talleres de Bianchedi (autor del retrato de Marcos Curi, arriba), Bertani, Camporeale, Pino, Nora Iniesta (abajo), Midred Burton, Felipe Pino, Estela Pereda, Enio Iommi, y la tucumana María Simon (escultura foto abajo), cuya presencia se extendió al ruedo parisino bajo la mirada atenta de su marido, el critico y gestor cultural Jacques Lassaigne. Las obras saldrán a subasta sin base .

MARCELO DE RIDDER

El gran mecenas del arte argentino cuando promediaba el siglo XX se llamó Marcelo De Ridder. Arquitecto, extraordinario esquiador, heredero de una familia belga de pioneros, insitituyó el premio que lleva su nombre y creó el Instituto de Arte Moderno (IAM) con el fin de exhibir, promover y legitimar  el arte argentino contemporáneo. El premio estaba consagrado a artistas menores de 35 años y fue ganado, entre otros, por Carlos Torrallardona. Con la fundación del Instituto de Arte Moderno, cuando promediaba los años cuarenta, abrió el horizonte de la mirada a todos aquellos que frecuentaban el mundo de la plástica. Hombre de fortuna y fina sensibilidad, De Ridder puso en marcha muestras internacionales como las  Giacomo Manzú y Joaquín Torres García, y al hacerlo brindó la oportunidad a los porteños de acercarse al arte que estaba modelando un nuevo gusto, anclado en la modernidad y aliado de la abstracción. Con Ignacio Pirovano y Guido DiTella, Marcelo De Ridder integra esa rara estirpe de filántropos visionarios, capaces de crear las condiciones para que muchos tengan acceso a obras y tendencias que parecían patrimonio exclusivo de unos pocos.

Sin comentarios

Subastas curadas, nueva tendencia

El fenómeno de los récords de Picasso y Giacometti marcados semanas atrás tiene mucho que ver con Loic Gouzer, un joven de 34 años que maneja el área de pintura moderna y de post guerra en Christie’s New York. Gouzer puso en marcha una nueva modalidad. Formar un catálogo  con obras seleccionadas por él mismo bajo el lema Forward the past. Un conjunto de grandes cuadros inspirados en capolavoros de la historia del arte, una suerte de dos en uno o si se quiere apelar a la nostalgia como valor de reaseguro del deseo. El PIcasso de los 180 millones está inspirado en una tela romántica de Eugene Delacroix de 1834. La composición es la misma (arriba) solo que el ojo moderno de Pablo Picasso aplica la receta cubista para un resultado atrapante. Pintó la tela en 1955. En 20 minutos se vendió a precio récord.

Giacometti con El hombre que apunta plantea otra revolución de la figuración atravesada por la estética dolorosa de Egon Schiele, según se ve en la acuarela de arriba. Schiele pintó los sentimientos, tuvo una vida trágica y murió joven. La figura humana vista desde el alma alcanza proporciones descarnadas y tiene otra dimensión. El suizo es hoy el escultor más caro de la historia Giacometti, cruzó la barrera de los 140 millones de dólares impulsado por aquella obra icónica El hombre que marcha que compró Lilly Safra años atrás. En ambos casos, Picasso y Giacometti plantean obras ancladas en el conocimiento del arte, pero liberadas de los mandatos canónicos, son prueba y ensayo, experimento y riesgo. Esa actitud transgresora y decidida al cambio resulta la razón de su valor. La innovación tiene cotización sin límites.

Sin comentarios

La crítica no existe

 

El titulo del post sonó una y orra vez el lunes en el simposio multidisciplinario organizado por Fundación Telefónica. Con ironía Carlos Ulanovsky remató su ponencia con el siguiente lapidario comentario “Hemos cerrado la puerta a la capacidad crítica para abrirla  a la familia Caniggia”. Hay miedo a ejercer la crítica y nadie soporta la crítica. De eso y otras cosas se habló con cierta nostalgia por la disciplina y el rigor que caracterizó el ejercicio de la crítica, de arte y literaria, en tiempos pasados. ¿Fueron mejores? Yvonne Bordelois, Ariel Schettini, Ana Battistozzi, Maxi Tomas, María José Herrera, María José Baldesarre y Mari Carmen Ramírez, entre otros, reflexionaron sobre la agenda de los medios, el lugar de los suples culturales, los riesgos del cut and paste, las relaciones entre mercado, crítica y políticas. Mercedes Pérez Bergliafa, coordinadora del encuentro, anticipó que las ponencias estarán pronto en la web. Prometo acercarlas a este blog.

 

Bye bye al imperio en Malba

Bye Bye American Pie es la próxima muestra de Malba curada por Philip Larratt-Smith (foto 1, en el restó de Malba), quien ayer daba los últimos toques al montaje (foto2) en la sala pintada color gris armani. Las obras son fuera de serie y el esfuerzo otro tanto. Por primera vez se verá en la argentina una selección que derrumba conceptualmente la estética y el poderío americano despúes de los años sesenta. Son 110 trabajos de artistas de culto como Basquiat, Larry Clark, Nan Goldin, Barbara Holzer, Barbara Kruger, Paul MacCarthy, Cady Nolan. No es fácil digerir la potencia de las imágenes y menos aún el sentido profundo de las mismas. Alto impacto para Train, la obra de Paul McCarthy, un cross en la mandíbula a la administración Bush, más aún al propio Geroge W. Bush (abajo)

 

 

 

 

Sin comentarios