Buenos Aires capital olímpica 2018

 

 

Dos grandes oportunidades tiene por delante Buenos Aires ligadas al fuego olímpico. La primera será en septiembre de 2014, cuando el comité internacional se reúna en la capital de los argentinos para decidir cuál será la sede de los Juegos Olímpicos de 2020, meta que se disputan Madrid, Tokio y Estambul.

Para esa fecha el paisaje urbano de Buenos Aires se enriquecerá con la escultura de los anillos olímpicos, creada por Rogelio Polesello y seleccionada por un jurado de especialistas entre más de cincuenta piezas descomunales (foto arriba). La obra de Polesello será emplazada en la plazoleta barón Pierre de Coubertin, vecina de la embajada de Francia, en homenaje a quien es reconocido como el creador de la era moderna de los Juegos Olímpicos.

El año próximo, reunidos en Buenos Aires, los integrantes del comité internacional tomarán contacto con la ciudad que desde ayer tiene, por primera vez en su historia, un destino olímpico.

Ha comenzado el tiempo de descuento. Los III Juegos Olímpicos de la Juventud serán en septiembre de 2018 y harán de Buenos Aires una meca del turismo internacional. Para comenzar, ya están reservadas 2800 habitaciones destinadas a las delegaciones y a los protagonistas de esta cumbre del deporte en todas sus expresiones. “La pregunta del millón es cómo calcular la tarifa hotelera en un país con alta inflación y cepo cambiario”, decía ayer uno de las participantes de la reunión final que tuvo lugar en Lausanne, capital olímpica mundial en el corazón de la Suiza francesa frente al lago Léman.

La enorme y variada oferta cultural de Buenos Aires fue una razón de peso a la hora de  elegir a esta remota  capital que competía con Glasgow, favorita del voto anglosajón, y con Medellín, Colombia. No parece casual que en el último spot publicitario Mauricio Macri hablara de Buenos Aires como “la capital cultural de Latinoamérica”, al mostrar, entre otras imágenes, la joya del patrimonio que es el Teatro o Colón.

 Con una cartelera teatral equivalente a la de Londres o Nueva York, una agenda de muestras internacionales en museos públicos y privados que no tiene parangón en la región,  y el récord continental de librerías, esta lejana y remota capital ofrece un perfil atractivo, diferente, que suma argumentos  a la hora de las decisiones.

. Preparado en sintonía con las particulares condiciones que el espíritu olímpico impone, algo que conoce muy bien Gerardo Werthein, presidente del Comité Argentino, el informe sobre Buenos Aires, puso el acento en la calidad de la oferta cultural, en el patrimonio y en el corredor verde de estadios que exigirá una inversión cercana a los 100 millones de dólares. Un desafío olímpico que no debe perder de vista  la lección de Brasil.

Abajo comparto imperdibles de Buenos Aires

 Desocupados, de Antonio Berni, Colección particular.

Ginkos, en Figueroa Alcorta y Tagle, otoño porteño,  Avenida 9 de Julio, ObeliscoEmbajada de Francia, en plazoleta Pierre de Coubertin estará la escultura de Polesello