Récord para Beatriz Milhazes

 

En la subasta de arte contemporáneo de Sotheby’s, la brasilera Beatriz Milhazes (1960) batió su propio récord al subastarse la pintura Meu Limao (arriba)  en U$ 2,1 millones, lo que la convierte en una de las artistas más cotizadas de la región y por cierto de su país. Es más de lo que pagó Costantini por el fabuloso Abaporu de Tarsila!!!i Crece el interés por la obra de Milhazes,  tropicalista, colorida, decorativa y personal en su manera de abordar la tela. El récord confirma iel buen ojo de Eduardo Costantini, quien además de comprar su pintura El mago, fichó a la artista carioca para una gran muestra que se exhibe en el Malba. Pocas semanas atrás me tocó sentarme a la misma mesa en memorable asado en El mercado del Faena.  Milhazes, mientras daba cuenta de su choripan escoltada por el alemán Franz Ackerman, comentaba lo bien que se sentía en Buenos Aires y cuánto le gustaba. Su muestra es una fiesta de color, de alegría, en la que recupera la estética del cotillón, muy carioca, asociada al carnaval, a las cortinas de papel que se encuentran en los bares de la ciudad y también a los textiles, en una tradición que toca por igual a Oiticica, Tunga y Ernesto Neto. Bravo por Brasil y por Milhazes, sus precios no tienen parangón en nuestro país, aunque tengamos maravillosos artistas. Todo un tema. El que quiera opinar… que opine.