La Gioconda no se vende

 

Imposible. Es como vender la Torre Eiffel o el Guernica. La Gioconda no solo es el cuadro más visitado, reproducido e  imitado del planeta, es también un activo de Francia. 9,7 millones de personas visitaron el Louvre en 2012 a un promedio de 20 euros la entrada (12 cuesta la más barata y 53 euros la visita guiada) da un número cercano a los 200 millones euros  POR AÑO. La naturaleza muerta de Cézanne que compró la jequesa de Qatar, hoy el cuadro más caro de la historia, se pago 250 millones de dólares, Y los argumentos pueden seguir. TODAS las personas que visitan el Louvre tienen como primer objetivo VER a la Gioconda, aunque un vidrio antibalas proteja la sonrisa enigmática de  la obra maestra de Leonardo da Vinci pintada circa 1504, comprada por Francisco I en 1757 y robada en 1911 por un tal señor Peruggia que quería llevarla de vuelta a Italia. Pero hubo final feliz y la señora del Giocondo es hoy un ícono de la humanidad.

Los números hablan. Paris es la ciudad más visitada del mundo, 32 millones de personas pasaron el  año último por la capital de Francia. Uno de cada tres turistas tiene como primer destino el Louvre para encontrarse con lal Mona Lisa y grabarla en su móvil. La bella dama incrementó su atractivo tras la edición  del Codigo Da Vinci de Dan Brown.

La Gioconda no se vende. Pero, puede alquilarse? La lista de museos “clientes” es interminable,. Para comenzar el Louvre de Abu Dhabi, diseño del francés Jean Nouvel que necesita con urgencia obras que actúen como imanes. Además de los nuevos museos privados, como el Jorge Pérez de Miami o el Brandhorst de Munich, las “naves insignia” multiplican sus  sucursales. El Hermitage tiene sede en Londres, en Amsterdam, en Qatar, en Ferrara y proyecta abrir la última en la Aduana de Barcelona en 2016. El Guggenheim además de la promopionada “caseta del perro” , como le dicen los vascos (por el perro de flores de Jeff Koos), al pájaro de Titanio diseñado por Frank Gehry para Bilbao, tiene filiales  en Venecia (la primera en la casa de la gran coleccionista y amiga del arte Peggy Guggenheim ) y ya está la fecha  puesta para la apertura de la sede Abu Dhabi salida del tablero del constructuvista Frank Gehry. Ese Guggi será el más grande de la tierra. Gioconda for rent puede ser una salida para las agobiadas finanzas de Mr. Hollande, quien además del frente polìtico amenazado por  el alza de Marine Le Pen en las encuestas,  debe cuidar el frente interno, puesto en jaque por la despechada periodista, ex redactora del Match, madame Valerie Trierweller. Sus cuitas de alcoba… se venden como pan caliente.