Yo fui presidente de mesa

 

 

Archivo General de LA NACION

 

Me tocó ser presidente de mesa por primera vez este domingo, en la EGB N° 39 de Morón. La noche anterior prácticamente no pude dormir.

Claro, no es lo mismo ir a votar que estar del otro lado a cargo de una mesa electoral. Jamás había visto tantos documentos pasando por mis manos. Allí comenzó otro verdadero capítulo.

Estaban los nuevitos y recién estrenados, cuyos dueños votaban por primera vez. Ante tanta pulcritud me esforzaba para que el sellito quedara bien prolijo. La tinta me jugaba una mala pasada. O faltaba o quedaba una mancha irreconocible. La misma que generó que un hombre me dijese: “Para esto vengo a votar, si sabía que me iba a quedar un manchón me manchaba el documento y me quedaba en casa.” Entonces se me ocurrió que podía pintar la almohadilla con marcador, la idea resultó y el escudo del sello se pudo reconocer.

Estaban los documentos que parecían decir mírame y no me toques, seguro tuvieron un viaje a las entrañas de algún lavarropas y lograron sobrevivir. Los trataba con mucho cuidado porque estaban en terapia intensiva. No creo que lleguen para octubre.

Algunos eran realmente muy sucios. Por supuesto con mi mejor sonrisa les colocaba el sello y mi firma. Extrañaba no tener alcohol en gel en esos momentos.

Libretas cívicas y de enrolamiento aparecían impecables, en un increíble estado de conservación.

En muchos encontré estampitas: la Virgen de Luján, seguida por San Cayetano y San Expedito.

No estoy acostumbrada que me llamen señora presidente durante horas. Fue una extraña sensación. Algunos me llamaban de esta forma con respeto, y otros muchos con ironía.

Regresando a la mesa son muchas cosas que hay que supervisar. La gente se enoja porque la fila no avanza, los sellos, los documentos. La presión de los fiscales generales de cada partido que quieren entrar cada media hora para verificar las boletas. Entonces es pararse, tomar la urna entrar con ellos a revisar que no falten boletas. Y comenzar todo de nuevo. En estas elecciones hubo mucho corte. Con lo cual todo llevó a demorar un poco más las cosas. En los momentos que debí ausentarme unos minutos, tuve que llamar al personal de gendarmería para que custodiasen la urna. .

A las seis cuando cerró el acto se escuchó un fuerte aplauso.

No estaba muy canchera ya que era mi primera vez y me llevo tiempo contar los votos, llenar todas las actas de escrutinio final, y los telegramas. Eran ya las once y media de la noche, los fiscales se habían retirado, y estaba sola. Compadeciéndose me ayudaron dos personas del Correo.  La directora de la escuela  la señora María Alejandra Gallo, muy amablemente me pidió un remis . Así pude terminar y volver a casa, era ya medianoche. Terminó un día agotador inolvidable y diferente.

¿ Me contás como te fue a vos cuando fuiste a votar?




  • ricardo

    Felicitaciones Gaby! Una nueva experiencia para compartir con nosotros. En mi caso fue como siempre, con los inconvenientes de todo comicio (personas que se equivocaban de fila creyendo que era la que les correspondía, retrasos por falta de boletas, etc.) Pero hay que reconocer el esfuerzo de las autoridades de las mesas por mantener todo bajo control y haciendo su trabajo lo mejor posible en las condiciones en que se hallaban. Una anécdota para recordar y contar dentro de muchos años.

  • Adriana

    Hola Gaby, me encantó tu nota.
    Yo fuí suplente por primera vez.
    Me tomé mi rol con mucha responsabilidad. Leí el manual por internet, fuí al curso para autoridades de mesa. Donde el día 11 de agosto me encontré con una fila interminable. Me llevo 2 horas para poder entrar al colegio Nacional de Abogados. Solo 400 personas entraban en el auditorio.
    El día de votación fué interminable. Es mucho el trabajo, son demasiadas horas. Sin descanso, comiendo mal, y pasando frio.
    Encontras todas las diversidades de personas allí, los respetuasos que son escasos, los maleducados, los altaneros, en fin mucha gente diferente a uno. Personas que les gusta la política y lo vinen como un día especial.
    Pero yo solo quería volver a casa con mi bebé y mi familia.
    Esta fué mi experiencia.
    Saludos

    • Gabriel

      Hola, si yo tambien fui ese dia, lamentable la organizacion.

  • PolCathal

    En mi caso particular no tuve problemas para emitir mi voto. El trámite fue de unos 10 minutos aproximadamente. Hubo una señora mayor que regresó con su libreta de la época de Rivadavia diciendo que no le habían firmado ni sellado la misma y que había hecho tanto esfuerzo en vano.
    Entonces el presidente de mesa le explicó y le indicó donde estaba el sello y la firma.
    Muy buen post Gabi. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.

  • Jirafapop

    Por suerte, solo tuve que esperar 10 minutos emiti mi voto y me fui a mi casa a almorzar y disfrutar del lindo domingo.
    Gracias por compartir tu experiencia con los lectores.

  • axel

    Creo que tendrias que haberle dado una buena respuesta a ese hombre que te dijo lo del sello, uno no va a votar para que le sellen el documento sino para Elegir y hacer valer su derecho, si cada uno piensa en ir a votar solo para que aparesca el sello creo que vamos en mal camino.. a mi, en cambio ya van dos Elecciones presidenciales que no puedo votar porque no aparesco en los padrones y aunque ahora haga el tramite no voy a poder votar el domingo…

  • raquel

    Hola Gaby como siempre me gusto mucho tu nota, con humor y una cuotita de ironía.
    Yo vote en la escuela donde curse mi secundario, realmente me trajo muy lindos recuerdo.
    Todo fue muy rapido y las autoridades de mesa estuvieron muy correctas.
    Realmente una buena jornada en nuestra gimnasia democrática.
    Saludos

  • Ale

    Hola, Gaby!!!
    como siempre, muy bueno tu post (amo esas fotos de archivo!!!!), y gracias x compartir tu experiencia.
    yo no tengo mucho para contar de mi voto del domingo, fue tranqui, había poca gente cdo fui y voté detrás de un biombo; pero te cuento q mi mamá con sus casi 84 años fue con su libreta cívica, bien cuidada, a pesar de los años (y obviamente con el sello del su primer voto en 1951), la cual llamó mucho la atención de los chicos de la mesa, q eran muy jóvenes.
    Sí te puedo contar q cdo voté para jefe de gobierno, me tocó en el Carlos Pellegrini, y no podía creer el pésimo estado del colegio y de las aulas, casi destruidas, con pintadas en las paredes, los pupitres rotos y dañados. Me dio mucha bronca.
    Como siempre, gracias x tus excelentes notas y fotos!!!

    Un beso,

    Ale :)

  • Pablo

    Muy bueno este posteo, a mi tambien me toco ser presidente de mesa por primera vez y tenia 0 experiencia y lo peor de todo es que estuve solo al principio!! despues alguien de otra mesa se ofrecio para que sea el suplente y me ayudo.
    Los del correo llegaron 07:40 re tarde! y a las 08:00 ya empeze a tener gente y yo ni las boletas acomodadas tenia.
    El sello era muy malo,los primeros votantes la mayoría se quejo y hasta hubo gente que volvio para que le ponga el sello de vuelta, despues de las 12 una autoridad de la otra mesa nos alcanzo tinta y le pusimos al paño y ahi el sello salia implacable.
    Algunos documentos tenian unas largas batallas en los lavarropas jaja

    Saludos!

  • Gabriela Miño

    Ricardo es verdad pero el esfuerzo de la transparencia electoral vale la pena. Adriana le sacaste tiempo a tu bebe, pero sin duda te felicito por tomar el tema con responabilidad. Polcathal y Jirafapop sin duda tuvieron mucha suerte lograr votar en 10 minutos. Axel por supuesto tenes razón con respecto al sello, pero es díficil convencer muchas veces a las personas. Ale gracias por acompañarme siempre con tus lindos comentarios. Raquel tuvimos que ponerle una cuota de humor e ironía. Un abrazo para todos

  • Ricardo

    Yo fui ya tres veces presidente en Capital Fed., desde la segunda me di cuenta que tenés que imponer la autoridad que te da la ley porque si hacés macanas vos o los fiscales o el suplente, la responsable sos vos. Hay que estudiar bien la ley y lo que tenés que hacer y los fiscales que vengan todos juntos y si no que esperen!! y no mas de una vez cada dos horas. OJO que todos los documentos los firmen todos y los recibos del correo TAMBIÉN, no te dejes apurar. Si fuiste en provincia te compadezco. La próxima ponete seria, nadie se puede ir hasta que terminaron todo, NO SE LO PERMITAS.TENÉS AUTORIDAD PARA ESO.Si te hace falta la policía o gendarmería TIENEN QUE HACERTE CASO. Es una tarea de mucha responsabilidad y terriblemente cansadora, DEBEN RESPETARTE.

  • Gabriel

    Hola, fui Presidente de Mesa en esta ultima eleccion y en las 2 de jefe de Gobierno, lo que mas me impresiono y casi se me cae un lagrimon fue cuando veia esas libretas de enrolamiento de 40 o 50 años de antiguedad casi en perfecto estado con esas fotos en blanco y negro con los señores vestidos de traje, corbata y peinados impecablemente. Que increible, ahora con los documentos nuevos la gente se saca fotos en musculosa o con la camiseta de su club de futbol, y bueno en el mejor casos se habia afeitado hace 2 o 3 dias… que elegancia la de antes! Saludos!

  • Gabriela Miño

    Ricardo voy a seguir tus consejos para las elecciones de octubre, así no me quedo sola hasta el final. Y me toco hacerlo en el Gran Bs As, donde había muchas boletas con distintos intendentes en cada partido. Voy a estudiar las leyes.
    Gabriel es asì las personas mayores se sienten orgullosas de hacerlo, y muestran sus libretas con màs de medio siglo impecables.

  • Olga

    Hola!
    Al igual que vos, el domingo fui por primera vez presidente de mesa, y encuentro en tu artículo una gran similitud a la experiencia que me tocó vivir.
    Fue una jornada tranquila en general, y me gustaría reconocer el trabajo del personal de Gendarmería, que con su presencia en todo momento nos dio un respaldo impresionante. Les estoy sumamente agradecida.
    Gracias por escribir esta nota, creo que en ella nos veremos reflejados muchos de los lectores! Saludos, Olga.

  • Susy

    Gaby, me sentí plenamente identificada en todo lo que comentás ya que es un calco de lo que me pasó a mí:los problemas con la tinta, yo también empecé pintando el sello con marcador hasta que mi marido me trajo tinta para sellos;terminé pasadas las 23 hs; infernal el conteo con los cortes; los fiscales generales que querían entrar “si es necesario cada 20 minutos”; la gente que se quejaba por las demoras; la gente educada y de la otra; los documentos en buen y mal estado; dejar la urna al gendarme para poder ir a hacer pipí. Una anécdota: una adolescente cool que se presentó a votar con el DNI cédula!! Fue mi primera vez y yo estaba designada como suplente pero… el presidente no apareció y tuve que hacer todo yo sola. La experiencia me enorgullece pero es agotador para una sola persona. Pienso que sí o sí deben estar presidente y vocal. ¿No era que cuando no estaban las autoridades se enganchaba a cualquiera de los primeros votantes? ¿O eso es un mito?

  • Julio

    Me mata la foto 1/2. ¿El oficial de la derecha está usando un pickelhaube alemán?

  • Peta

    Fui designado suplente el dia 11, el dia 13 pasé a retirar la carta x el correo y a debutar!!! termine presidente de mesa por ausencia del ídem, todo nuevo para mi y sin haber hecho la clase instructiva previa.
    Por suerte todo bien, linda experiencia, me ayudó mi compañera de mesa que recibió con el tiempo suficiente la notificación como para hacer la clase previa y tener algún conocimiento del tema. Por que no fue ella presidente?: era su cumpleaños, y no quise cargarla con esa responsabilidad y, ademas, ingenuo, le sugerí que se vaya a almorzar con su familia, menos mal que no lo hizo, esto no es tarea para uno solo.
    20:30 terminamos el escrutinio y tasa tasa cada cual a su casa, con el deber ciudadano cumplido y feliz.
    Saludos a todos los que tuvieron una experiencia similar!!

  • Fernando

    Gabriela: Felicitaciones por la buena onda. Valoro tu dedicación. Mi hijo también fue autoridad de mesa por primera vez. Yo voté en su mesa. Hace 20 años y por tres elecciones, me tocó a mí. La primera vez llegué a casa a las 23:30 del sábado, luego de 24 horas de guardia, y había un policía que, con una sonrisa socarrona, me dio la carta con el nombramiento. Estuve hasta las 3 de la madrugada leyendo las instrucciones, y a las 7 estaba en la escuela. No pasó nada digno de mencionar en el día, pero al hacer el escrutinio teníamos una diferencia de un voto. El fiscal general de los ganadores, muy prepotente, quería los papeles firmados para irse a festejar, y me tuve que poner firme y amenazar con denunciarlo. Se quedó callado al costado de la mesa, masticando bronca, hasta que encontramos la diferencia. Ahí confirmé que, para ser fiscal, hay que ser prepotente. Y para ser presidente de mesa, hay que ser terco.

  • Ro

    Fui autoridad de mesa por primera vez, suplente. Pero tuve la suerte de tener a una mujer presidente con 3 elecciones previas, gran experiencia la de Susana, admirable como llevaba la situacion en cada momento desde el inicio hasta la ultima firma. La clave es la Autoridad y el respeto. Una gran experiencia.

    Susy si faltan ambas autoridades toman a los primeros electores que aparecen. Si esta el suplente puede iniciar el tramite en ausencia del presidente.

  • Gabriela Miño

    Susy cuando falta la autoridad designada se reemplaza a la faltante con un ciudadano votante. La nombra el personal de la Polícía. Debe hacerse cargo al primero de la fila que vota en la Mesa en la que hay una faltante. Si ese no puede, al segundo. Olga que suerte que te vieses reflejada con lo que conté. Y es verdad el personal de gendarmeria y fuerza aèrea sumamente respetuosos todo momento.
    Como dice Ro la clave es la autoridad y el respeto. Gracias por despejarnos las dudas.
    Fernando bastante lo cierto que decís
    ” Para se fiscal hay que ser prepotente, y para ser presidente hay que ser terco”.
    Peta tuviste mayor suerte que yo terminaste el escrutinio 20:30. Muy bien lo tuyo.
    Julio la foto 1 sin duda es muy pintoresca. Pero no conozco mucho de armas.

  • leliamp

    Me encantó este post. Está escrito con frescura e ironía, que no abundan mucho por aquí (o por cualquier otro lado). Excelente.

  • Flora

    Hola, me siento re identificada con lo que describis. Fui autoridad suplente, por suerte mi presidenta estaba presente, pero tanto ella como yo era nuestra primera vez. Coincido con el comentario de que la clave es la autoridad. Tuvimos que ponernos firmes con los fiscales que querían entrar al aula cada 2 minutos y que al recuento quisieron robarnos algún que otro voto. 287 personas pasaron por nuestra mesa, a todas atendimos con una sonrisa. Se notaba que eramos primerizas!

  • Nechi

    Muy bueno el post. Lo único que quiero aclara es cuando decis: “Entonces es pararse, tomar la urna entrar con ellos a revisar que no falten boletas”
    Gran error de la gran mayoria de los que les toca ejercer de autoridad de mesa, la urna no puede desaparecer de la vista de los votantes. Lo que se debe hacer en este caso es dejar al suplente a cargo de la custodia de la urna sobre la mesa. Si no es posible, llamar a algún personal de seguridad que la custodie o si tampoco esto fuera posible, tomar la urna y quedarse en la puerta del cuarto oscuro.
    Saludos

  • Oscar Hugo Bertone

    No es la primera vez que soy presidente de mesa, esta vez no fui llamado, pero estando temprano y no habiendo presidentes, cumplí esa función. Cuando entre a la escuela, no pude menos que acordarme de Belgrano y su “Pobre patria mía” la escuela del GBA sucia y destruida y en el cuarto oscuro, sólo las boletas azules y las verdes. Al llamar a la responsable oficial de la escuela, me dice que son los fiscales de los partidos políticos los que deben llevar las boletas, totalmente falso. Dije que no comenzaría el comício hasta tener todas la boletas, a los dos minutos, un gendarme me entregó una bolsa con todas las boletas. Desgraciadamente los demás presidentes no actuaron así. Durante el acto eleccionario, los fiscales, verdaderas aves de rapiña, molestos y que atrasaban la elección, se robaban y tapaban las boletas unos con otros, aún del mismo partido, al terminar el acto, el empleado del correo, me retira el telegrama y no me entrega ninguna constancia y no sólo esto, al entregar la urna y el sobre con el acta original, descaradamente en mi cara abre el sobre y la urna, ante mi sorpresa e indignación, me explica que era para ver si Yo había realizado bien las cosas!!??? Desgraciadamente, habiendo pasado por muchos otros comicios como presidente, sentí lástima por lo que estaba pasando en mi Patria. Además la complicación del recuento de votos, fué terrible. Fueron muchos de los presidentes nuevos que apelaron a mi experiencia para tratar de solucionar los problemas que tenían. No es esta la forma de elegir; se impone que nuestros legisladores y el gobierno comprendan que la única forma de obviar todas estas circunstancias adversas es con la boleta única.

  • miguelserio

    Me presenté voluntariamente en una mesa. Faltaba el segundo y me quedé. La presidente era una encargada de edificio que no entendía mucho. Por lo tanto me hice cargo y lo pasamos bien. Bajé 9 (SI NUEVE)veces la Urna para que votaran personas imposibilitadas de subir escaleras. Un ciudadano de 91 años me pudo. Flor de ejemplo cívico. Coincido con los estados de los documentos. Hasta reté a alguno por no entender tanto descuido.Lo considero una falta de respeto. Escaso alimento y falta de bebida para casi 12 horas de trabajo. Gendarmería: 10 puntos. El Veedor de la Cámara: 10 puntos. Los Votantes: 10 pts.
    Correo: exigente en el cierre. Nos vemos el 23 de octubre.

  • Roger

    Me identifico totalmente con todos los comentarios.
    Me tocó ser presidente por primera vez de una mesa en Carlos Paz de la que no había sido designado cuando era suplente de otra en la misma escuela. Menos mal que leí bien el instructivo.
    Fue una tarea muy gratificante ya que nos tocó custodiar la voluntad de la gente y que todo se realice con transparencia, y es lindo darse cuenta que todavía hay personas que tiene ganas de hacer las cosas bien.
    Aquí no faltaron boletas desde el comienzo y en ningún momento.
    Los fiscales un capítulo aparte, no hay que distraerse en ningún momento, el personal de seguridad excelente, y la gente del correo se portó como corresponde. Lo ideal es que haya presidente y suplente ya que hay que controlar bien todo y requiere mucha atención.
    Una muy linda experiencia.
    Un saludo a todos.

  • Zaraoliva

    Yo fui presidente de mesa en la ultima eleccion que vote en Argentina. Recibi la notificacion oficial y fui a presentarme, aun siendo tercera suplente, como no habia presidente en la mesa de varones me pusieron como presidente. Soporte los insultos de un senor que me dijo que estaba ahi porque me pagaban (ni un sandwich gratis recibi). Pero lo emocionante fue un hombre que se acerco a pedirme permiso para colaborar fiscalizando la mesa. En realidad era una persona que vivia en Espana y hacia 20 anios que no veia a su hijo. Estuvo todo el dia esperandolo, nervioso sin saber si lo reconoceria, cuando el chico llego, se abrazaron con tanta emocion, que solo por eso valio la pena soportar la presion de los otros fiscales de la mesa que cuestionaban tan desinteresada colaboracion. Aunque la gente desconfie, todavia hay cabida para las historias de amor y reencuentro. Fue muy lindo.

  • Juan

    Yo fui fiscal en la capital. Fui al colegio de abogados (tenia que ir de todas maneras por trabajo) y cuando vi la cola, hice lo que tenia que hacer de papeleos y me volvi a casa a revisar los papeles que me habian mandado. El domingo llegue 7.45, abrimos mesa a las 8.15, oh sorpresa, la almohadilla no tenia tinta. Cerre mesa momentaneamente. 8.45 traen tinta. Abro mesa nuevamente. Salvo esa media hora nunca tuve mas de 4 personas esperando entrar. Quizas el ser abogado te da mas seguridad en estos temas, o quizas la poca gana que tenia de estar ahi hizo que no sintiera ninguna presion y que por eso no tuve nervios y no hubo absolutamente ningun problema… Ni hablar en las presidenciales el lio que se va a armar, obviamente yo ya avise, en mi mesa, los que no vinieron hoy, van a votar igual, y si a servini no le gusta, que dios y la patria me lo demanden.

  • JuanF

    Me olvide el comentario sobre los fiscales… Esta fue mi segunda vez, la primera fue para jefe de gobierno y para estrenar el puesto (sabia que me iban a llamar porque me inscribi como docente el año pasado) empece peleandome con los fiscales. Les puse horario para entrar, porque estaban viniendo cada media hora, y al mediodia con una cola barbara, querian volver a entrar y no los deje. Los pare a los 4 que vinieron y les dije “Se ponen de acuerdo y me dicen a que hora quieren entrar a ver si esta todo en orden, y eso si no tengo mucha cola, cualquier duda, la consultan con el epmleado del poder judicial.” Y media me dijeron. A partir de ahi, y media venian a controlar. Yo paraba todo, entraba con ellos, no los dejaba poner ni tocar las boletas, me las dan a mi en mano y miran como las pongo yo. Como sabes que no estan poniendo otras boletas? o que no estan haciendo alguna macana? Si quieren hacer algo, antes me preguntan a mi, que me pusieron a cargo y de bastante mal humor ya estoy por eso. Y a cara de perro los fiscales aceptaron las condiciones…

  • Vicky

    qué emocionante lo que cuenta Zaraoliva de ese reencuentro…no se si se debe o se puede en un acto eleccionario algo así pero me parece fantástico. Yo nunca fui autoridad de mesa pero no tendría problema…es un plomo pero también un deber. Además, es tan lindo votar. Será porque estuvimos tanto sin hacerlo que ahora hay que celebrarlo gane quien gane.

  • pablo

    yo tmb fui autoridad de mesa un orgullo enorme ayudar a que funcione la democracia un placer mas q un deber

  • Cesar

    En mi caso todo bien ,con buena onda , ágil , excepto que el sobre que me dieron , no tenía las firmas donde siempre (donde se pegan entre el cuerpo y la “tapa”) , la tenía en el frente. Le pregunté al presidente de mesa y me dijo que estaba bien así , a mí me dejó dudas , a alguien le pasó lo mismo?

  • guille

    muy linda nota, no sabía que iban con la urna a todos lados…

    En mi mesa había cinco “autoridades”, me pareció un montón; multiplicado por la cantidad de mesas era un montón de gente trabajando.
    Otra cosa, fui al super despues de votar dudando si estaría abierto y sí, todo normal. La cajera me dijo que era un día como todos, que salía a las 17 y que si podía votar o no era asunto suyo y que los de Disco no cambiaron ningun horario.

  • silvia

    Hola, yo fui presidenta de mesa en San Isidro, fue mi primera vez y va a ser la última. Mi experiencia , indudablemente no fue tan positiva como los que han escrito anteriormente. Nosotros fuimos sólo dos personas en la mesa presidente y suplente y cuatro fiscales. Votaron cerca de trescientas personas en la mesa, por lo tanto el tiempo de votación fue de 8 Hs a 20:30hs , a esa hora cerramos la votación y terminamos de llenar las planillas a las 3hs de la mañana. Durante todo el tiempo que estuvimos como autoridades de mesa, debo contar que no recibimos o mejor dicho recibimos dos sandwich de miga que envió el correo a las 8 hs y después se olvidaron de que existíamos. Por otro lado, estuvimos todo el tiempo de votación con la mesa a la intemperie, porque en la escuela no había lugar para estar bajo techo, gracias a dios, no llovió, pero nos congelamos , porque hacía frío y bastante. Por eso, no puedo decir que fue una experiencia positiva el ser presidente de mesa, fue nefasta y podría decir que fue un castigo. En ningún momento apareció ninguna autoridad de la junta electoral y tampoco, por supuesto, ningun político, lógicamente, ellos estaban muy bien en sus bunkers políticos, calentitos y bien comiditos.

  • Gimena

    Sylvia un desastre lo que te tocò vivir, como es posible que sucedan estas cosas. De esta manera se desalienta al ciudadano.

  • Mary

    Fuí presidente de mesa en Claypole, tuve suplente con experiencia y por lo tanto el trabajo fue compartido culminamos nuestra tarea a las 22 30 hs.Tuve dificultades con el sello y la tinta, los fiscales se dedican a entorpecer el escrutinio sin respeto por los electores, en vez de ejercer la función para la que fueron designados. La vianda que me entregó el personal de correo incluía sanguches que estuvieron sin refrigeración por varios días,gracias al personal por la advertencia, el resto estaba en buen estado.Buena experiencia agotadora, pero buena

  • Rosi

    Mi DNI es de la época en que llegó Colón – según el comentario de mi hijo – y también en mis años mozos me tocó ser presidente de mesa. Como en esa vez pasé un hambre loco -sólo mi flia. me trajo algo para comer – el 31/07 como hacía un frío espantoso les llevé- a todos los de la mesa- unos bombones para entibiarle un poco el día y el corazón. En ambas elecciones (31/07 y 14/08) fui muy bien atendida con mucho respeto. Sólo la almohadilla se quejó de que no tenía tinta. Agradezco a todos los que con dedicación cumplieron con la función que les fue asignada.Como ya se habrán dado cuenta soy del tiempo de María Castaña y me gustaría ver a mi PAÍS funcionando bien; limpito y bien educado como cuando era una niña!!!!Soy una utópica o vivo en el mundo de la luna???? Al mismo tiempo la fé sostiene solidamente mis esperanzas!!!

  • María Alejandra

    Gabriela: Gracias por estar en la EP N° 39, de Morón Sur, donde te desempeñaste como Presidente de Mesa. Sé que estabas sin dormir, lo que habla de tu responsabilidad sobre el acto electoral.
    Tus experiencias fueron mías en otras elecciones. El domingo transité el cargo de Delegado Electoral de la escuela, en la que soy Directora.
    En las próximas elecciones, 23/10/11, nos volveremos a encontrar, más seguras y confiadas del rol.

  • Diego Gonzalez

    Debe ser linda experiencia, estuve a punto de anotarme para ser presi de mesa pero me colgué y se me acabó el plazo, quizas para 2013 me toque.
    Saludos!!!

  • Alejandro Scartaccini

    Recuerdo una experiencia que me impactó siendo fiscal de mesa, hace años.
    Se acercó una anciana muy, pero muy viejita. Tenía 89 años. Le habían querido bajar la urna a la planta baja, pero había insistido en subir.
    En el momento de darle a la presidente de mesa la Libreta Cívica, alargó el brazo y se le corrió hacia atrás la manga de la blusa. Me quedé petrificado: tenía el brazo deformado y un número tatuado: el de los campos de concentración nazis.
    Nadie se animó a decirle nada, pobre viejita. Con lo que habrá sufrido, pobrecita, seguía cumpliendo con su deber cívico pese a que estaba en libertad de no hacerlo.
    Un ejemplo, con todas las letras.

  • Gabriela Miño

    Gracias a todos los que compartieron sus experiencias!!, seguramente entre todos podemos compartir y aprender. Alejandro Scartaccini me dejaste helado con tu relato, saludos

  • AnaAV

    M…

  • Yazmin

    Bueeh yo tambien tuve que ser presidente de mesa y no fue tan tragico jaja