Cuando los huevos de Pascua no solo eran de chocolate

 

Cuenta la leyenda que cuando nació el emperador Marco Aurelio una gallina puso un huevo manchado de rojo, signo de buena estrella. Su madre lo ocultó para evitarle persecuciones.

En consecuencia se volvió costumbre entre los romanos regalar  huevos coloreados como signo de felicidad. Cada región tenía su método particular para decorar los huevos.

Crudos o cocidos. Se los hervía con distintas verduras, que por lo general llevaban cebolla, yerbas, flores o frutos. Las encargadas de realizarlos eran muchachas solteras, y se llegó a establecer todo un lenguaje, particular para  decorarlos en cada región.

Grandes supersticiones se crearon alrededor de estos huevos, si el color era firme y parejo, podía simbolizar un buen año de cosechas, o también lo contrario. Con el correr de los años las técnicas se fueron desarrollando de manera más compleja y muy perfeccionista, convirtiendo a los huevos de Pascua en objetos de arte, los cuales eran guardados de generación en generación.

Era muy común regalar huevos artificiales, de mármol, piedras duras, o semipreciosas, de cristal, metal, porcelana, o madera. Muchos de ellos realizados en  mármol por los presos que trabajaban en las minas. Ha veces los mismos se recubrían con una fina lámina de oro y se los decoraba. Había otros huevos macizos que eran regalados por los príncipes.

Francisco I fue quién introdujo la costumbre de regalarlos con algo en su interior.Carl Fabergé joyero de la corte imperial rusa diseñó el primer huevo que realizó para la familia de Alejandro III para la zarina en 1884.

Era de oro y en su interior tenía una gallina del mismo material con ojos de rubí. Y una corona  en miniatura. En Inglaterra hacía fines de la Edad Media, cada fiel aportaba un huevo a su iglesia.

Durante las Pascuas en el momento de entonar el himno, los obispos arrojaban un huevo sobre los cantantes del coro. Los cuales con gran destreza tenían que atraparlo en el aire y se lo pasaban de uno a otro. Regalar huevos de Pascua, siempre fue considerado un símbolo de vida y prosperidad, por suerte acompañada de un exquisito chocolate para todos los golosos como yo.

  • mario

    Que buena data desconocìa todo esto gracias por la informaciòn!

  • roxana

    Qué lindo! conocía los huevos de Faberge pero no había visto tantos .Felices Pascuas Gabriela! y para el resto de los autores del Archivoscopio.

  • gabriela MIño

    Gracias Roxana por seguirnos felices Pascuas para vos y tu familia. GRacias Mario

  • leliamp

    Excelente post. Muy interesante el tema y excelente el material gráfico.

  • sebastian

    Hola Gabriela. Antes que nada felices poascuas atrasadas!! el posteo me pareció una exquisitez de información, así como me dió hambre !a comprar los saldos de huevos se dijo!… ah y la anécdota que me perece genial es la del obispo tirando huevos. Felicidades y besos

  • Kat2808

    Es una muy buena reseña. Los huevos de pascua son muy bonitos para regalar. Y quedan aún más padres con ideas súper originales.

  • Kat2808

    Es una idea muy bonita. Un lugar donde puedes colocar tus huevitos de pascua es en canasta de pascua muy original y súper padre. Son muy bonitas para decorar la casa.