Todos se refrescaban en el Río de la Plata

Hubo un tiempo en que a los días de mucho calor se los combatía de una manera muy sencilla. Tanto los porteños y los que no lo eran corrían a refrescarse en el río de la plata. En la costanera de Buenos Aires existía el Balneario Municipal y en las ciudades costeras del Gran Buenos Aires también. Cada una con su balneario. Era un espacio público que cualquier vecino podía disfrutar, en especial durante las jornadas de calor sofocante como hoy.

 

Seguir leyendo