La última nevada

 

Hace 8 años atrás, un 9 de julio de 2007, La Argentina iba a ser protagonista de un hecho histórico, inigualable, indescriptible: nevó.

Tanto en la ciudad de Buenos Aires, cómo en el Gran Buenos Aires y en el resto del país se precipitó una nevada como hacía 89 años que no sucedía. Claro, la anterior se había producido un 22 de junio de 1918.

Recuerdo aquella tarde de invierno. Estaba durmiendo la siesta cuando de pronto se acercó mi hijo, que había regresado por la mañana de un viaje al exterior, y sobresaltado, tal vez emocionado me dijo: “¡Pa, despertate que está nevando!”. Y yo le contesté que se dejara de hacer bromas. Pero, fue tanta la insistencia que no me quedó otra alternativa que levantarme.

Cuando observé a través del vidrio un manto blanco sobre los techos de las casas vecinas y la caída de los copos de nieve, realmente tuve la sensación de que no estaba en Buenos Aires, de que me había trasladado a alguna inimaginable ciudad, o que quizás se trataba de sólo un sueño.

Lo cierto es que aquella tarde nevó en casi todo el país y continuó hasta las primeras horas del dia siguiente. Un hecho que rompió la monotonía habitual de un dia feriado, transformando a propios y extraños, que salieron presurosos a festejar y a darle la bienvenida. Un hecho que nos conmovió y quedará para siempre guardado en nuestra memoria.

Gracias a nuestros fotógrafos que obtuvieron éstas magníficas imágenes que hoy comparto con ustedes: Fabián Marelli, Miguel Acevedo Riu, Hernán Zenteno, Irma Montiel y Mario Quiroga.