La toca los trapitos y la croquiñol

 

Margarita comenzó con su peluquería en 1960. Recuerda que preparaba una mezcla de talco, harina y crema de enjuague. Mezclaba todo y obtenía una pasta que se aplicaba sobre cada mechón y se la dejaba secar, y así sucesivamente por toda la cabellera, logrando un alisado perfecto.Como toda buena peluquera guardaba sus fórmulas secretas en una libretita.Una vez su hija queriéndola imitar, utilizó agua oxigenada de 100 volúmenes. La mezcló a ojo de buen cubero y se la puso para mejorar sus reflejos. Claro el resultado sin duda no fue el esperado…

 

Los peinados tenían bastante elaboración los había de fantasía, con rulos armados, con apliques de cabello artificial. Estos últimos se usaban mucho cuando la persona tenía poco pelo. En el año 1963 Loreal realizó un concurso de peinados, Margarita se presentó y ganó un viaje a Francia pero no pudo viajar por que su marido no la dejó. Eran otros tiempos y otras mujeres me responde ella. Y se aleja guardando nuevamente todos sus secretos del oficio en su libretita.

 

En 1961 Ana se colocaba cerveza negra en su pelo. Se ponía lo ruleros, luego lo batía. Y agregaba mucho spray para alcanzar dos veces el tamaño. Mientras más alto mejor. Consiguiendo así su peinado nido de hornero.

En 1941 a los 4 años también recuerda que su madre la llevó hacerse una permanente eléctrica. Que consistía en enrollar el cabello con bigudíes, luego aplicar una pinza en cada uno de ellos, y a continuación se conectaba un aparato donde el calor comenzaba a circular. Todo esto sumado a la cantidad de líquidos que no podían lavarse por varios días. Así duraba más la “croquiñol “como se conocía la permanente antiguamente. Lo recuerda bien por el ruido y el cablerio conectado a tan temprana edad.

 

 La Croquiñol debía ser así 

 

 

La toca causaba furor en los 70

 

Consistía en un enorme ruleròn que se colocaba en el centro de la cabeza, enroscando el resto del pelo su alrededor, con el fin de aplanarlo. Se dejaba un tiempo para un lado y después se lo enroscaba hacia el otro, sujetándolo con los famosos y dolorosos piquitos.Con un gran pañuelo, se intentaba disimular, el rulerón ese era indisimulable.

Esta tortura la practicaban mis primas mayores, porque yo tenía el pelo re lacio, y, claro, quería rulos! Así que a mí me tocaban “los trapitos”, que me producían un terrible dolor de cuero cabelludo porque me los ponían muy apretados, y cuando me los sacaba tenía unos bucles tan marcados que parecían de plástico.

Una mujer puede jugar sin límites con su pelo, ya que ninguna otra parte de su cuerpo se podrá transformar con tanta facilidad. Dejándose llevar por los constantes caprichos de la moda o seguir fiel a un estilo. Sin duda esa será el desafío.

 

 

  • Haydee

    Usaba la toca a full.Hasta me acostumbre a dormir con los dos ruleros y el cabello alrededor de ellos.En la mitad de la noche me levantaba para dármela vuelta. jajaja toda una ceremoria.Odiaba los días con humedad porque me jugaban en contra. Muy lindo recuerdo.

  • Mónica

    Buenísimos recuerdos!!!! usé los trapitos a full en los ochenta y la toca menos pero también!!!

  • Bettina

    La permanente la usé bien tomada en los ochenta, super afro si me quedaba suelta era porque algo había salido mal. Los trapitos que paciencia horas y horas de cortar papelitos y telas para atarlos. Me olvidaba el olor fuerte que quedaba con la permanente. RULEROS jamás parecería Doña Florinda.

  • Alejandra

    Un post muy ilustrativo y, a la vez, entrañable. Gracias, desde Madrid

  • Gabriela Miño

    Haydee sin duda lo tuyo que si era una ceremonia como bien vos decìs. Monica los trapitos eran para armarse de paciencia. Betina me hiciste reir con lo de Doña Florinda. Gracias Alejandra por leernos desde Madrid. Un abrazo para todas!!

  • susana

    El tiempo pasa y la moda también. Recuerdo haber recurrido a la toca para que mi cabello largo quedara lacio y brillante. Eso sí, no usaba el rulero si no sólo los famosos “piquitos”. También recuerdo que mi madre alisaba mi cabello secándolo con la plancha, colocando un papel sobre el mismo para que no se arruinara y… qué brillo quedaba.
    Aunque pienso que algunas lo deben seguir usando.

  • María Julia

    Hola que buena nota!!! y si te tengo que contar que yo estudié en capital y tengo los bigudíes, y ruleros y varias cosas que se utilizaban hace 21 años atrás, es más te voy a mandar una foto de el apoya cabeza de antes que ahora lo tengo en el fondo y quiero utilizarlo para una artesania besos

  • Diego Gonzalez

    croqui que? jaja
    no sabia que esa cosa que se hacian en la cabeza se llamaba asi…
    buenas fotos!!

  • gaby martinez

    Cuando tenia 15 años me encantaban los rulos, por lo cual mi mamà me enseñò , con tiritas de telas de mas o menos 20 cm tomar cada mechòn de mi cabello y enrollarlo en el trapito.Era una ardua tarea ya que tenìa una superpoblada cabellera, me llevaba màs de dos horas,pero luego cuando el pelo ya estaba seco, soltaba de a uno los trapitos , guau que hermosa melena enrulada!!!!!

  • Sylvia Ini

    Todas las que tenemos pelo enrulado creo que hemos pasado por algun experimento de ese tipo, con tal de conseguir el tan preciado pelo lacio. Recuerdo los ruleros grandes que se ponias en la parte superior de la cabeza para hacer la toca y tambien de los famosos bigudies cuando lo que queriamos obtener era unos hermosos bucles. Cuantos recuerdos!!!

  • María Claudia Mangialavori

    ¡La toca!, cuántos recuerdos revolucionaron mi mente! Claro que me hacía la toca!; me fascinaba lucir el cabello después del “alisado” con la toca! Lo complicado era dormir con ella…el super rulerón y las horquillas para sujetar el cabello…jajaja qué felíz me hacía tanta incomodidad!

  • Yoly

    Hola!!!!!!…. Me hiciste recordar los viejos tiempos. Yo tengo el pelo ondulado desde que naci y los odiooooo!!!!!… Mi madre me hacia la toca en los años 70 y 80 y me ponia limon para que me quedara mas armado y durara mas tiempo, yo me cepillaba todo el tiempo para que me quedara planchado….
    También me ponia los trapitos, esa era mi mamá cuando yo era chica… y en esa epoca los chicos no opinaban. Asi que sufri esas cosas durante las noches solo porque a mi mamá le gustaban mis bucles….
    Un día, ya grande, iba en el bus y vi que una chica tenia los rulitos bien armados… yo dije se hizo la croquiñol… ¿y yo qué hice? me fui a la peluqueria y me hice la croquiñol, parecia una oveja del subdesarrollo, así que pase por otra peluqueria y me rape…. siiii, tuve que cortarme el pelo tan cortito que me quedo solo medio centimetro de largo. ¡ mira todo lo que recordé por esta nota! y yo que pensé que todo quedaba en el arcón de los recuerdos. Hoy mis nietos se rien con esta anecdota… Gracias Gaby por los recuerdos tan gratos de este blog, siempre es un placer leerlos. Y esta vez me anime a participar. Gracias… y sigan adelante… me encantan.

  • julia

    ¡¡¡Muy buena la nota!!!, jajaja, me hizo retroceder en el tiempo!!, la verdad que no sabia de la existencia de la croquiñol, todos los dias se aprende algo nuevo… jajaja. Si me habre
    hecho cosas en el pelo… hasta la permanente bien tomada y con bigudies medianos, eran mis favoritos.Despues pasò la moda y volvi al lacio, eso si,recuerdo tambien que para algunas ocasiones me hacia los bucles con los trapitos ,es mas dormia un dia antes con ellos puestos, despues un poquito de spray y listo!!!, alguien dijo “para ser bella, hay que ver las estrellas” jajaja besos

  • Alejandra

    Muy buena la nota, Gaby. Pensar que ahora todo evolucionó y tenemos la planchita que nos permite tener el pelo lacio en pocos minutos.

  • bernarda

    es bastante lo que se puede aprender con estas historias

  • Ana Abramian

    Recuerdo cuando me case ,los onduladores ,en 1955,en el 49 me hicieron la croquiñol,para la foto tenia 10 años,a veces me sale croquiñol y le causa gracia al peluquero . La toca en los 70,conste que tengo cabello ondulado ,todo cambia