Beatles, furor en LA NACION

 

Cerca de cumplirse los 40 años de la separación de Los Beatles (conocida el 10 de abril de 1970) es más que oportuno realizar una recorrida por la cobertura que les dedicara el diario mientras que con su música y estilo cambiaban al mundo.

Porque en los años sesenta, Los Beatles marcaban tendencia y fijaban la agenda de toda una generación. Ante el fenómeno de la cultura juvenil, los diarios (por más conservadores que fueran) no podían, simplemente ignorarlos. Y La Nación los tuvo muy en cuenta desde el principio de su aparición pública.

Una de sus primeras coberturas de la Beatlemanía, curiosamente, sería un brulote, una crítica despiadada firmada por Luis Mario Bello, nuestro atildado y muy bien informado corresponsal en Europa, publicada el 26 de enero de 1964, en la que se explayaba en tono burlón e irónico sobre la actuación de Los Beatles (a los que describía como “ídolos afónicos”) en su presentación en el Olympia de París. “Estos Beatles –afirmaba- son algo así como la multiplicada versión del Yeti, el abominable hombre de las nieves. Con sus increíbles pelucas, el pandemónium de sus alaridos y el diabólico lenguaje de sus guitarras eléctricas, han demolido la circunspección inglesa, provocan crisis de histeria colectiva en cada una de sus presentaciones y retrotraen al hombre a la edad de la selva.” ¿No sería demasiado?

El asunto es que Bello no andaba mal orientado al señalar que en el debut de los Beatles en el Olympia (que tuvo lugar el 16 de enero de 1964) había habido fallas de sonido (George Harrison se había quejado, incluso, de sabotaje por parte de los franceses) y que el público (principalmente del jet set parisino, con celebridades locales incluidas, como Francoise Hardy y Johnny Halliday) había sido bastante frío con el cuarteto británico (cosa que se vio en la mayoría de las críticas que los periódicos franceses le dedicaron al día siguiente).

Los Beatles siguieron otras tres semanas en París, actuando en el Olympia junto a Trini Lopez y Sylvie Vartan. Incluso tuvieron tiempo de quedarse algún día más para ver la presentación de la sensación cubana, tal vez la única exportación musical de Fidel Castro en tiempos de bloqueo, el grupo vocal Los Zafiros, una especie de Plateros bolches que actuaron con éxito en el Olympia e hicieron las delicias con sus trucos vocales de los cuatro Beatles, y en especial, de John Lennon.

La visita reseñada por Bello, incluso terminó con la sorpresa de que mientras permanecían alojados en las lujosas habitaciones del Hotel George V, recibieron el telegrama que anunciaba que su tema “I Want To Hold Your Hand” había llegado al primer puesto del ranking en los EE.UU, preanunciando su gira triunfal por ese país.

Posteriormente, La Nación siguió las hazañas fílmicas del grupo de Liverpool con críticas elogiosas a sus filmes “Yeah, Yeah, Yeah” (“A Hard’s Day Night”) y “Help!” de Richard Lester y su participación (en imagen y canciones) en esa obra maestra del diseño pop que fuera “El submarino amarillo”.

El huecograbado de los domingos dedicó amplio espacio al fenómeno Beatle a lo largo de la década, como por ejemplo, en la edición del 15 de agosto de 1965, donde titulaba “La

Princesa y los caballeros de la orden” la reseña en fotos de la presentación realizada el 29 de julio de ese año del segundo filme de la banda “Help!” en el Pavilion Theatre de Londres, al que asistieron la princesa Margarita y Lord Snowdon. Se ve en la ocasión a los Beatles muy trajeados y formales, codeándose con la realeza, mientras que en las calles, por Piccadilly Circus, una turba de fans pugnaba por acercarse a los músicos para llevarse algún souvenir, desde un mechón de pelo hasta un pedazo de oreja.

 

Allí, además, se acabaría la implacable persecución por parte de John Lennon a Eleanor Bron, la hermosa y sofisticada actriz del filme, a la que entretenía (o aburría) en bares y restaurantes durante las locaciones, pontificando de política, filosofía y otros temas igualmente serios.

Luego Lennon, siempre tan discreto y caballeroso él, anotaría a Bron en la lista de sus conquistas amorosas, cosa que la actriz desmintió categóricamente en un libro de memorias. Conociendo el proverbial mal gusto de Lennon en materia de mujeres le damos la derecha a la Bron, que además, al parecer inspiró el nombre del tema de Paul “Eleanor Rigby”. Toda una musa, la chica.

Otra importante cobertura alcanzó en el diario Magical Mistery Tour”, tal vez el único fracaso en la carrera de Los Beatles, su filme para TV estrenado por la BBC-1, que Paul debió defender de las críticas periodísticas en el popular show televisivo de David Frost. Con el título de “El regalo Beatle para las fiestas”, el 17 de diciembre de 1967, el diario le dedicó dos páginas plenamente ilustradas de su suplemento dominical en huecograbado reseñando escenas del tele-filme, acompañando una nota de Greta Dávila sobre los últimos rumores que corrían en Londres acerca de la banda.

 

Otro gran despliegue de La Nación fue el del 24 de mayo de 1969, cuando en la sección Columnas de la Juventud se realizó una crítica pormenorizada tema por tema del legendario album blanco de Los Beatles (que se había editado en Inglaterra el 22 de noviembre del 68 y que apareció en la Argentina recién en marzo del año siguiente). Esta página me toca muy de cerca, pues la extensa crítica (que apareció sin firma, como era estilo por entonces) la hizo mi padre, Ernesto José Castrillón y yo pude escuchar el disco “fresquito”, recién salido de la discográfica y todavía inédito. Tan “fresquito” venía que en los títulos de los temas se había incurrido en un grueso error. “Mirlo” (“Blackbird” en el original) la bucólica canción de Paul que inspirara sombríos pensamientos al asesino serial Charles Manson, en la edición argentina venía como “Míralo”, con una tacha de lapicera sobre la letra “a”, en la tapa del disco.

Para colmo, terminada la crítica, llegaron mis amigos del secundario armados con guitarras para escuchar el tan ansiado disco y sacar algunos acordes. En medio del humo de cigarro, y mientras se esfumaba rápidamente el whisky importado que mi padre atesoraba en un bargueño, escuchamos como en misa el genial y despojado album de Los Beatles, que si bien carecía del trucaje sonoro del “Sargento Pepper” o de “Revolver,

resultó imposible de reproducir para gente de tan escaso talento como el nuestro. Eran tiempos donde todavía la llegada de un LP era todo un acontecimiento y especialmente cuando se trataba de uno de los Beatles, siempre una maravillosa caja de sorpresas.

En la recién aparecida revista de La Nación, el conjunto mereció una destacada nota el 13 de julio de 1969, con una entrevista a Ringo Starr, acompañada de espléndidas imágenes de los Beatles en una de sus últimas sesiones fotográficas antes de la separación.

 

Por último, el 12 de abril de 1970, en un breve texto, el diario señalaba que Paul McCartney abandonaba la banda, en un gris y sórdido final para la historia del conjunto que había cambiado, generalmente para bien, la vida de una generación.

Ernesto Castrillón

Producción Audiovisual Gabriela Miño

  • Mario

    Excelente la nota y las pàginas una verdadera joya, como Los Beatles mismos.

  • leliamp

    Guau!!!!!!!!!!!como sabe este tipo, buena nota, Fanatica YO, je je, muy bueno!!!!!!

  • raul oliva

    desde la patagonia..felecitaciones muy buena notaaaa

  • Pedro

    Muy buena nota sobre los Beatles y me trae recuerdos de mi juventud pricipalmente en el año de hacer la colimba.

  • carhugo

    Bueno…muy bueno

  • marina

    extraordinario!!!!!muy bueno los comentarios
    Profesor Castrillón ,ud. es un espacialista en Los Beatles,lo felicito

  • roberto

    los videos y el coment gris y sórdido final me parecieron geniales

    grande Sr Castrillon

  • mariolino

    recordar a los Beatles es volver a la juventud dorada,qué bueno este comentario del Sr. Castrillón

  • andrea laura

    es nostalgioso y a la vez actual.muy bueno

  • flaviiasch

    ¡profesor!
    estoy en alemania ,mi mamà me comentó el tema ..
    qué bueno!!!!
    esperamos más
    saludos

  • walter

    soy fanático de los beatles
    muy bueno!!!!!

  • Ale

    Hola, Ernesto

    a ver como es esto….
    …o sea q el mismo día q nací yo, el 16 de enero de 1964, los Fab Four debutaron en el Olympia????
    y encima ese mismo mes y año recibieron la noticia del #1 de I wanna hold your hand en US…
    con razón salí tan adicta beatlemaníaca!!!!!
    me encantó lo de las pelucas… te paso un cuento, en US, en la gira del 64, una periodista le preguntó a John Lennon si lo q llevaban en la cabeza eran pelucas. John, muy rápido contestó: “Si son pelucas, deben ser las únicas con caspa”. Típico Lennon.
    La nota para el cuadro de honor!!!! :)

    bs

  • Ernesto G. Castrillón

    Gracias Ale por tu comentario. Las respuestas de Lennon no tenían desperdicio. Había un librito editado en 1967 en los EE.UU. donde se recopilaban las respuestas de los Beatles en las conferencias de prensa y eran deliciosas, geniales. Todos los Beatles (no sólo Lennon)eran ingeniosos y rápidos para las respuestas.
    ¡Saludos!