Almagro: 176 años plenos de historias

 

Almagro era, en el siglo 18, antes de nacer, una zona rural donde predominaban las quintas con árboles frutales, tierras de cultivos, fábricas de ladrillos y llanura en estado natural.

A mediados del siglo XVIII Carlos De los Santos Valente, un pudiente comerciante portugués, adquirió una Quinta de 18 hectáreas delimitada por las calles Hipólito Yrigoyen, Castro Barros, Diaz Vélez y Billinghurst, donde construyó una casona y una capilla.

El 28 de Septiembre de 1839 Julián de Almagro adquirió la mitad de la quinta de Valente y luego de varios años, en 1857 donó parte del terreno para dar paso a las vías del flamante Ferrocarril del Oeste y para la construcción de la estación Almagro, que se ubicaba en la intersección de los pasajes Peluffo y Lezica.

Luego, la aparición del tranvía, primero, y la Epidemia de fiebre amarilla, después, junto con su proximidad al centro de la ciudad, hicieron que el barrio comenzará a crecer de manera sostenida.

Hasta aquí una muy apretada y resumida historia de los comienzos del barrio.

Paso de detallar a continuación algunos hechos destacados que acrecientan la rica historia de Almagro

El club San Lorenzo de Almagro tiene su origen en el Oratorio de San Antonio (foto de la entrada al mismo con el mural dedicado al Padre Massa) sito en México 4040, entre 33 orientales y Quintino Bocayuva. En esa calle jugaban a la pelota unos jóvenes hasta que el padre Lorenzo Massa los acogió en su Capilla a cambio de que fueran a misa los domingos.

Allí nacieron “Los forzosos de Almagro” y se libró el acta de fundación del club el 1 de abril de 1908.

Si bien el Club Almagro tiene su sede en Medrano 522, en pleno corazón de Almagro, curiosamente nunca tuvo un estadio de fútbol en su propio barrio.

Nació el 6 de enero de 1911 en un almacén de México y Lima, en el barrio de Monserrat.  Sus fundadores fueron un grupo de españoles oriundos de Galicia y su primer nombre fue “Pontevedra Sporting Club”.

Su primera cancha de fútbol y campo de deportes estuvo ubicada en Vélez Sarsfield e Iriarte, en Barracas, entre 1911 y 1919.

Luego deambuló por distintos barrios porteños hasta su actual estadio de José Ingenieros, inaugurado en 1956.

El Almagro Boxing Club, el único club de la capital federal dedicado íntegramente al Boxeo, fue fundado el 30 de abril de 1923.

Su primera sede estuvo en Yatay entre Sarmiento y Bogado.  Luego se mudaron a un local que había sido un corralón de chatas y carros en Perón 4341. En marzo de 1942 se instalan en su actual sede de Diaz Vélez 4422.

Por Almagro pasó uno de los primeros caminos de Buenos Aires: el camino de los huesos. Por Castro Barros y por Medrano se arriaba el ganado rumbo a los mataderos. Una gran cantidad de osamenta de los animales quedaba tirada sobre el suelo. De allí su nombre.

Cuando se estableció el Ferrocarril del Oeste, actual Sarmiento, en agosto de 1857,  Don Almagro donó parte de sus terrenos para el trazado de las vías y todo lo necesario para instalar una estación de pasajeros. Esta estación estaba ubicada en las inmediaciones de Medrano y Peluffo. Funcionó por casi 30 años. Fue levantada por razones presupuestarias.

La Basílica de San Carlos (Basílica de San Carlos Borromeo y Maria Auxiliadora) de la orden católica salesiana, ubicada en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Quintino Bocayuva, abrió sus puertas a los fieles el 24 de mayo de 1910. 

El actual Papa Francisco fue bautizado en San Carlos el 24 de mayo de 1936 y bendijo el altar cuando era Arzobispo de Buenos Aires en el 2007. Jorge Bergoglio, cuando era Cardenal solía visitar la basílica y recorría el barrio de Almagro, incluida la Capilla de San Antonio, donde se originó el club San Lorenzo, cuyos colores azul y granate se deben al manto de la virgen Maria Auxiliadora.

Ceferino Namuncurá (San Ceferino) tomó su primera comunión en ésta Basílica en 1898.

A principios del siglo XX cuando Carlos Gardel era aún un niño cantó en el coro de la Basílica. Lo atestigua una placa en el interior de la misma.

Las calles de Almagro recuerdan a 9 de los diputados presentes en el Congreso  de Tucumán que declaró la independencia nacional el 9 de julio de 1816. Se trata de Pedro Ignacio Castro Barros; Pedro Medrano; Pedro León Gallo; Teodoro Sánchez de Bustamente; Mariano Sánchez de Loria; Juan Agustín Mazza; Eduardo Pérez Bulnes; Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera y Juan Eusebio Colombres.

El reloj del Calandro, un viejo reloj público, de la relojería del mismo nombre, funcionó en la calle Rivadavia a una de Medrano, hasta el año 1939, en que fue desmantelado por la municipalidad de Buenos Aires. Era un referente para los vecinos de la zona.

En Rivadavia 3872 funcionó el cine Almagro cuyo propietario era Domingo Frediani, mientras que en Rivadavia 3753 estaba el cine Roca. Fueron los más destacados de los 8 cines que tuvo el barrio.

Existió una famosa  pulpería llamada “El pasatiempo”, en Venezuela y Quintino Bocayuva., donde funcionaba también un reñidero de gallos.

continuará……..

 

 

 

  • Julian Luis Ortuondo

    Nací en un barrio y país que ya no existen, porque en 1945 un dictador decidió engañar al inocente pueblo argentino con mentiras que todavía nos llevan al abismo… Vean las maravillas de mi Almagro que construyeron los conservadores y nunca más se hicieron.

    • Ele

      Por favor como persisten los gorilas

  • Comuna Cinco Almagro-Boedo

    gracias por acordarse de nuestro emblemático Barrio, cada paso, cada esquina tiene historia de vida en esta ciudad y en nuestro querido Barrio Almagro salud por muchos años mas reivindicando nuestra Gloria desde la asociación civil en cada punto del Barrio

  • MoaLai Skirulais

    Que pelotudez. Un reloveo tonto de nombres como si significara algo per sé.