Allí donde nace la Avenida Rivadavia ( 1960 )

 

Fotografía obtenida por Juan Di Sandro de La Nación, el 6 de abril de 1960

“Estamos en el bajo, junto a la estatua del segundo fundador de Buenos Aires. Es decir, en el punto de partida. Desde allí, subiendo hacia el oeste, nace una calle. La bordean la Casa de Gobierno y el Banco de la Nación Argentina. Si se la observa desde abajo, sólo se alcanza a ver eso: la pendiente inicial. Parece que terminara allí.

No ha vivido más que unos pocos metros, acaso menos que una simple cortada. Y sin embargo es “La calle más larga del  mundo”. No se cuenta por metros. Se mide por kilómetros y excede holgadamente los límites metropolitanos.

También la ciudad, levantada un día remoto de 1580, pudo parecer destinada a morir en su etapa primera. Cuando aún sacudía sus techos el eco trágico de la primera fundación. Hoy enfrenta distancias y sus límites crecen sin pausa hacia la llanura.  Ha cambiado su rumbo, ha invertido la dirección de su historia, pero no ha interrumpido su marcha. Ayer era la vida desplazándose hacia el Oriente, las carretas ganando el río y los hombres de la campaña bajando hacia la metrópolis. Hoy, en cambio, la ciudad busca el oeste. Se extiende hacia la pampa, penetra en la pradera y es esa misma calle Rivadavia_aquella que perece morir al nacer_la que se hunde en la provincia como una lanza de conquista”.

(Texto publicado en el Suplemento de La Nación de los domingos del 24 de abril de 1960, en la columna: “Así es Buenos Aires”)