Para Kasparov aprender ajedrez de niño asegura una vejez sana

 

El factor universal del ajedrez, una partida entre un niño y un adulto; Pichot vs. Benko, en 2008

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin descuidar u olvidar la raíz lúdica de su esencia, desde hace más de quince siglos que el ajedrez atraviesa diferentes procesos de trasmutación; se trató de un entretenimiento o pasatiempo en sus remotos orígenes (cualidad que mantuvo durante la edad media y moderna), hasta alcanzar el reconocimiento de deporte, otorgado por el Comité Olímpico Internacional, en 1999. Incluso, en tiempos de la antigua URSS fue método de enseñanza entre sus ciudadanos, que lo bautizaron como juego ciencia o arte, por la importancia del factor teórico en el juego y la impronta creativa en la resolución de sus ecuaciones.

Sin embargo, mientras que en los últimos veinticinco años el juego se perfeccionó en la alta competencia con los avances tecnológicos, desde hace casi un siglo que grupos de investigadores y científicos se abocaron a su estudio como prueba de laboratorio para descubrir sus beneficios y virtudes. Para que con su ayuda hacer frente a las diferentes problemáticas sociales; su rol en las escuelas, en las empresas, en los centros de la 3ª edad, incluso en las cárceles y hospitales. 

Justamente esa injerencia, de carácter social e inclusiva, atrajo la atención de la megaestrella de este deporte, que entre 2002 y 2015 creó cinco entidades para la promoción y difusión del ajedrez: las Fundaciones Kasparov, en Asia, Europa, África, Estados Unidos e Hispanoamérica. 

Garry Kasparov en el lanzamiento de su fundación en Hispanoamérica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por eso, mientras Garry Kasparov se prepara para el lanzamiento de un nuevo Congreso de Ajedrez Educativo, en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) que se celebrará entre el 27 y el 30 de este mes, le contó a La Nación sobre la importancia del ingreso del ajedrez en las aulas.

 “Debemos utilizar al ajedrez como materia de enseñanza educativa. Por eso, si hablamos de ajedrez en el horario extraescolar, el objetivo puede ser mixto, es decir deportivo y pedagógico. Pero si lo circunscribimos al horario lectivo, a la hora en clase, allí el objetivo deportivo debe desaparecer absolutamente. Porque allí el docente no está para decir que los alumnos deben jugar ajedrez, sino que su función es la de utilizar el juego como herramienta pedagógica para estimular la inteligencia, enseñar a pensar, y transmitir valores”, dijo uno de los mejores ajedrecistas de la historia, que durante 20 años, y de manera ininterrumpida (1985-2005) fue Nº1 del mundo. Y completó, “En una hora de clase podemos usar al ajedrez de manera transversal con cualquier otra asignatura, o interdisciplinar como por ejemplo con las matemáticas y sus vínculos con la geometría, la aritmética o el álgebra. Los chicos aprenden jugando lo que hace que se comporten más atentos frente a las consignas del profesor y que la clase resulte más amena y eficaz para el educador y el educando”.

 

¿Y qué ha pasado con aquella época del ajedrez y sus inolvidables duelo?

Lamentablemente esa época dorada, que los duelos eclipsaban la atención de la prensa, por cuestiones políticas por encima de las deportivas, ya se terminó. Ahora debemos valorar y promocionar al ajedrez por los beneficios que pueda aportar a la sociedad. Comenzar con el ajedrez en las escuelas para llegar a una vejez, mejor y más sana en todo adulto mayor.

El neurólogo y neurocientífico argentino, el Dr. Facundo Manes, en su obra “Usar el cerebro” (editorial Planeta) se refirió al tema del ajedrez y la 3ª edad, y aseguró: “No estamos seguros de las causas de la enfermedad del Alzheimer -una de las demencias más extendidas y una nueva epidemia-, pero un gran número de investigaciones sostienen que la ejercitación mental que promueve el juego de ajedrez, puede ayudar a reducir el decaimiento de las funciones intelectuales en personas sanas”. Y completó, “En primera fase, el Alzheimer ataca la memoria y la concentración; ambas se desarrollan mucho con la práctica del ajedrez. Porque el juego fomenta situaciones novedosas que representan un desafío y aprendizaje en las personas. El ajedrez es un factor eficaz de prevención para el deterioro cognitivo”.

Aunque sólo en dos países (Turquía y Armenia), el ajedrez escolar es materia obligatoria, la sugerencia de Kasparov se viene replicando en varios puntos del planeta entre los que España, Uruguay y la Argentina están a la cabeza como los países en los que más se aplica el ajedrez en cuestiones sociales. En cuanto al ajedrez escolar, la provincia de San Luis sigue a la cabeza con su plan de ajedrez escolar inicial (AEI), creado por la maestra Claudia Amura a través de la logística brindada por la Universidad de La Punta, para llegar a más de 40 mil niños en 250 escuelas. En esa provincia cuyana la mitad de su población (alrededor de 500 mil personas) ya saben jugar al ajedrez.

Tal vez por ello, el diputado Javier Faroni (FR), impulsó un proyecto de Ley (D-2805/16), llamado, “Régimen de Promoción y Fomento del Ajedrez”, que recientemente fue aprobado por la Comisión de Asuntos Culturales de la Honorable Cámara de Diputados bonaerense, que lleva por objetivo, el estímulo y difusión de la práctica del ajedrez, y su acercamiento a todos los sectores de la sociedad.

“Es hora que desde el Estado empecemos a valorar, fomentar y potenciar el juego de ajedrez, para que su práctica genere en niños y adultos, mayor confianza, autoestima, capacidad de pensar racionalmente, disponer de habilidades matemáticas, de comunicación, trabajo en equipo amistad y empatía”, sostuvo el legislador marplatense.

El próximo martes 25, en la Universidad Austral en Pilar se realizará un Congreso de la Ancianidad, “La Universidad al servicio del desarrollo integral de los mayores” que contará con la participación de diversos profesionales que expondrán sobre diversas temáticas de los adultos mayores, entre los que sobresalen, la Dra. Pilar Solá (Universidad Católica de Valencia, España). En uno de sus paneles, “Propuestas innovadoras” se abordará sobre el proyecto de Ley del diputado Faroni, a cargo del Dr. Federico Cermelo, asesor del legislador, y los beneficios de su práctica en los adultos mayores, a cargo del periodista de La Nación, Carlos Ilardo.

Campus Universidad Austral Pilar

Alguna vez el gran maestro polaco-argentino, Don Miguel Najdorf consultado por la importancia de la planificación en el ajedrez y su comparación con la vida, aseguró: “Es importante saber hacia dónde vamos. Por eso en el ajedrez como en la vida uno debe pensar, primero la idea, y después la jugada”.

Acaso por ello, jugando con la enseñanza del entrañable maestro haya llegado el momento de comenzar con la práctica del juego en la niñez para disfrutar de una vejez mejor. Sin dudas, la mejor jugada.