Mundial en Nueva York: fue tablas la 1a partida entre Carlsen y Karjakin

 

El anuncio del Mundial en Nueva York

 La 1a partida fue tablas. Aquí el desarrollo.

 

Mañana (sábado) se jugará la 2a, con Karjakin llevando las blancas.

Sonrisas en la presentación

Carlsen-Karjakin: en Nueva York, un nuevo mundial con viejas celadas
El prodigio noruego Magnus Carlsen, de 25 años y N°1 del mundo, expondrá la corona de campeón mundial de ajedrez ante el desafiador ruso, de origen ucranio, Sergey Karjakin, de 26 y N° 9, en un match previsto a doce partidas con un millón de euros en premios y que se llevará a cabo en la ciudad de Nueva York, en el edificio Fulton Market, de Manhattan.

La sala, acondicionada para la ocasión y con capacidad para 600 espectadores, puso en venta las entradas cuyos valores oscilarán entre los u$s75 y u$s3000, respectivamente. Bill Gates (Microsoft) y Mark Zuckerberg (Facebook) figuran entre los invitados especiales a la ceremonia de inauguración.

El certamen organizado por la empresa Agon (propietaria de los derechos comerciales de los ciclos mundiales de esta actividad) brindará una cobertura de avanzada en tecnología. En el sitio oficial WorldChess.com, los visitantes son recibidos con un sugestivo mensaje: “Bienvenidos al nuevo mundo de difusión de ajedrez”.

Allí se les informa que por un pago mínimo de u$s 15, cualquier aficionado podrá seguir exclusivamente mediante el sistema Livestream, la retransmisión virtual del duelo. Desde un Smartphone, Tablet o similar podrá observar las alternativas del match con vistas panorámicas de 360° grados en vivo. Además contará con múltiples cámaras que les permitirán descubrir vistas únicas de las acciones de los rivales, y podrán intercambiar opiniones con experimentados maestros y famosos invitados que, a diario, comentarán en vivo y en varios idiomas cada una de las jugadas de las partidas.

 

De esta manera los aficionados, a través de su teléfono o equipamiento tecnológico, seguirán las imágenes en vivo desde la sala, observarán los movimientos sobre la mesa de juego o, a través de la pantalla de un programa de ajedrez que evaluará cada uno de los movimientos y los tiempos de reflexión de los jugadores. También podrán chatear e intercambiar ideas o planes, y acertar las jugadas mientras el maestro piensa su mejor respuesta.

 

Merenzon, CEO de Agon Ltda.

El ruso, Ilya Merenzon, CEO de Agón, contó a La Nación en su paso por la Olimpíada de Bakú, sus expectativas en la organización de este encuentro: “esta será una gran oportunidad comercial para un deporte que requiere fuentes de ingresos adicionales para desarrollar su potencial. Somos conscientes de que no todo el mundo está capacitado para el pago, por eso también habrá una retransmisión gratuita, en el propio sitio oficial”.

El costo total de la organización que rozará los u$s6.000.000 será solventado por el grupo de inversión norteamericano EG Capital, la compañía de fertilizantes ruso, Phosagro y el agua mineral noruega, Isklar.

Perfiles de prodigios

El campeón mundial

Carlsen -nacido en Tonsberg, Noruega, el 30/11/1990- comenzó a jugar a los 8, y en 2004 (con 13 años y 4 meses) se consagró gran maestro. Desde 2010 es el N°1 del ranking mundial, a los 22 obtuvo el campeonato mundial (venció al indio Anand) y lo defendió exitosamente en 2014 con el mismo rival. En 2013 ganó los mundiales blitz (partidas a 5 minutos) y rápido (10 minutos).

El desafiador

En tanto, Karjakin -nacido en Simferópol, Ucrania, el 12/1/1990-, aprendió ajedrez a los 5 y a los 10 fue campeón de su país. Entrenaba 7 horas diarias en la Escuela de ajedrez de Kramatorsk. Se consagró en el gran maestro más joven de la historia (logró el título a los 12 años y 7 meses). A los 19 obtuvo la ciudadanía rusa y ganó el Mundial rápido (partidas a 10 minutos). En 2016 obtuvo la plaza para desafiar a Carlsen, tras ganar la Copa del Mundo en Bakú.

El favorito

Si bien para los entendidos el noruego Magnus Carlsen no pasará sobresaltos para defender exitosamente la corona, las estadísticas también lo avalan. Es que su duelo personal con Sergey Karjakin, al cabo de 21 partidas, con ritmo lento (más de dos horas para cada jugador), Carlsen se impone por 4 a 1, con 16 empates. Y, si se incluyeran los 47 juegos (pensados, rápidos y exhibiciones) en los que se enfrentaron desde 2005 a la fecha, la ventaja es más amplia: 18 a 8, con 21 empates.

No obstante resultó llamativa la respuesta que dio la megaestrella de este juego, el ruso Garry Kasparov, durante el festival de ajedrez de la UNAM, en México, tras solicitarle un pronóstico sobre  el duelo.

“¿Quién es Karjakin?”, contestó Kasparov con interrogación, y agregó. “Lo de Karjakin es un accidente. Salvo que Carlsen tenga algún problema personal severo, Karjakin no tiene la menor posibilidad ante él”.

Tal vez la jugada del ex campeón mundial -que entrenó a Carlsen en 2010-, fue la de desacreditar al desafiador por su vínculo directo con el presidente ruso Vladimir Putin, su archienemigo político. Es que durante siete años Kasparov intentó formar un partido opositor y reclamar elecciones libres. A cambio fue dos veces a la cárcel. Y, tras su última detención en 2012 no regresó más a Rusia. Ahora reside en Croacia y en EE.UU.

Karjakin hace seis años que adoptó la ciudadanía rusa. Fue el elegido para recuperar la corona mundial de ajedrez, y desde entonces recibió todo tipo de beneficios (asistencia económica y deportiva) de parte del gobierno de Putin y de la federación rusa de ajedrez. El joven desafiador cuenta con una poderosa computadora -valuada en u$s45.000- la que utiliza junto a su equipo de analistas, que integran entre otros rusos, armenios y azerbaiyanos. Para Rusia recuperar el dominio mundial del ajedrez se ha vuelto, como en tiempos de la URSS, en casi una cuestión de Estado.

Acaso ante estos rumores y con el temor de dormir demasiado, Carlsen le solicitó a su antiguo sponsor, Microsoft, si podría garantizarle la seguridad de sus equipos informáticos de la amenaza de un ataque de un escuadrón de hackers. Conocer de antemano el arsenal del enemigo puede resultar vital a la hora de la batalla.

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro” (Sun Tzu, y el Arte de la Guerra).

El anuncio del Mundial en 1886

A lo largo de sus 130 años de existencia (el primero sucedió en Nueva York, en 1886, cuando el austriaco Steintiz venció al inglés Zurkertort), los mundiales de ajedrez escribieron historias para la memoria y también para el olvido. Aún viven los recuerdos de Lasker, Alekhine, o Capablanca, pero también la Guerra Fría en tiempos de Fischer y Spassky, en Reikjavik. Los gurúes entre Korchnoi y Karpov en Baguío, la lucha de Kasparov con la FIDE, y el sainete del toilette entre Kramnik y Topálov.

En Nueva York, asistidos por la última generación en avances tecnológicos, Carlsen y Karjakin jugarán el Mundial, acaso, recordado como el de los Smartphones y la realidad virtual y no por el de los jaques o celadas ejecutados con espías troyanos. Es el deseo.

 

  • laureano acosta

    para los aficionados a tan noble actividad es como revivir lo de los dos k ….y el despliegue es impresionante ….gracias por el ferbor reverdecido a los escaques …

    • http://blogs.lanacion.com.ar/ajedrez/ Carlos Ilardo

      Sí, todo apunta a que será un gran mundial, en lo deportivo e incluso en el marketing. Tal vez el mejor de los últimos 25 años. Saludos.