Y un día volvió Spangenberg

 

 

Otra vez frente al tablero; Hugo Hernán Spangenberg

Ese hombre que hoy pisa los 40, conoce de memoria las reglas del juego; que en la vida hay que saber entrar para poder salir, o que frente al tablero las jugadas se efectúan en un plazo determinado; incluso la de los regresos. Por eso, después de doce años de su última participación en una competencia internacional, Hugo Hernán Spangenberg, gran maestro y una de las mayores promesas del ajedrez de los últimos 40 años, decidió anteponer la acción al pensamiento y se dejó llevar por los sentimientos. Volvió para hacer lo que más le gusta: jugar al ajedrez.

Después de 12 años, otra vez junto al ajedrez

Tenía ganas de volver pero no encontraba las condiciones; no quería que fuera en un torneo abierto, con jugadores débiles y que si me tocaba perder de entrada me desmotivara de seguir jugando, porque en mi carrera nunca abandoné un torneo y no lo voy hacer justo ahora”, contó Spangenberg que en noviembre próximo cumplirá 40 años, y cuyas prioridades de vida actual transitan por la seguridad y bienestar de la familia, su mujer Patricia, y de sus dos hijos varones, Felipe, de 6 años, Facundo, de 4, y un tercero en camino (se llamará Franco) cuya coronación se aguarda para julio próximo. Y, agregó: “así que acá, en la Copa Mercosur en el Cenard, se dieron todas las condiciones y entonces me dije, si voy a hacer un papelón, mejor que sea en un torneo importante, internacional como éste (risas)”.

Hugo Spangenberg perteneció a la época en la que el avión del ajedrez argentino  planeaba por el viento de cola que aún arrastraban las gloriosas décadas de los años cincuenta, sesenta y setenta; a los 12, en 1987 su nombre despertaba asombros en la prensa cuando alcanzó el grado de jugador de 1ª categoría en el Club Argentino de Ajedrez.

recortes de 1988

cuando logró el título de GM a más temprana edad en el ajedrez argentino

lo que decía el viejo Najdorf sobre Huguito

A partir de entonces su vida ajedrecística se disparó como un rayo: en 1993 logró el título de maestro internacional, con 18 años, y meses después se consagró en el campeón argentino más joven de la historia. También fue record con la edad  que obtuvo el título de gran maestro, en 1996. Además ganó dos mundiales por equipos en 1993 (Brasil) y 1997 (Argentina). Y en el Mundial Sub20, en Brasil en 1995 finalizó 3°.

Sus actuaciones despertaba el interés de la TV

Por esos tiempos en su palmarés relucían victorias frente a Kasparov, Karpov y Kramnik, y tablas con Korchnoi, Shirov, Kamsky o Larsen. “Huguito” como lo llaman (ban) sus amigos tenía brillo de estrella y destino de Europa. Sin embargo, desechó una a una las propuestas; eligió el refugio de sus cosas, quedarse a la espera de una oportunidad la que jamás llegó. Para colmo, con la nefasta gestión de la FADA (del período 2000-2012), Spangenberg harto de promesas y mentiras se marchó sin decir adiós. Hace 12 años jugó el último torneo internacional, el Campeonato Continental 2003 (finalizó 42° entre 150).

“No, no me puse a pensar lo que podría haber sido por haberme alejado del ajedrez; de que si le gané dos veces a Kramnik o porque no viajé a Europa. Creo que no llegué a más porqué decidí no llegar a más; nunca se sabrá cuál era mi techo. Jugué hasta dónde quise llegar; no hice más porque no quise. Que se entienda bien esto. No quiero decir que hubiera llegado a ser Top Ten, pero tal vez hubiera llegado a los 2600 de Elo, y no sé si me techo era 2650 o 2700. Y quedándome acá hubiera llegado igual a lo que lograron los jugadores que se quedaron y yo elegí tener otro estilo de vida”, dijo Spangenberg que posee 2487 puntos de Elo, que lo ubica entre los 10 mejores del país. Y completó, “el ajedrez siempre me va a gustar; siempre va a ser el ajedrez. Pero la vida tiene prioridades y yo no podía vivir de esto, si podía sobrevivir y esa no era mi idea. Si hubiera seguido con el ajedrez no hubiera tenido la familia que tengo. Por suerte encontré otros rumbos”.

En 2002, en su consagración en el Magistral Najdorf

¿Y qué esperas de este regreso?

Sé que será difícil principalmente por no estar en training; si cuando jugaba a veces me pasaba una hora pensando porque no se me ocurría nada, imagínate lo que me puede pasar ahora. O peor, que me cuelgue y pierda en una jugada.

El último torneo de Larsen fue con 0 punto en 9 ruedas. ¿Lo sabías?

Bueno ese dato me asusta; sobre todo por la practicidad de Larsen; tal vez en esa época estaba muy enfermo. Sé que me puede ir muy mal y eso sería feo. También soy consciente que no tengo ninguna posibilidad de ganar. Todos están en forma y yo hace 12 años que no juego, y sin jugar es imposible. Incluso aunque estuviera en actividad este torneo es muy difícil de ganarlo.

Luego Spangenberg, que venció a Kasparov en la simultánea ante el equipo olímpico y que derrotó a Karpov en una de las partidas del duelo en exhibición en la Bolsa de Comercio, confió algunas conjeturas.

“Uno no se olvida de jugar pero cuando mis amigos me preguntaban por las expectativas les decía que no sabía; aunque sean 11 partidas no tengo idea de cómo me va a ir. Porque no sé cómo me voy a sentir, si voy a ver las jugadas, si me colgaré con el tiempo haciendo cálculos, de si juego mal o bien, si se me ocurren buenas ideas y sobre todo si puedo zafar de las aperturas”.

¿Vas a disfrutar el torneo?

Antes disfrutaba de ganar; porque es lindo ganar incluso jugando a la bolita. Y es más lindo jugar y ganar, pero hoy lo mío es disfrutar de jugar y si logro ganar estaría muy bueno, pero no lo sé.

¿Estas al tanto de lo que sucede en ajedrez?

Bueno sólo a través de Facebook; sólo lo que se dice o hace en esa red social.

Me refería a la actualidad de los jugadores. ¿Te gusta alguno en especial?

A mí siempre me gustaron los que van al frente. Los programas de ajedrez te pueden ayudar a estar al día con la teoría pero a mí me gustan los creativos. De ese estilo lo veo a Pichot que es aguerrido, va al frente, no le gustan las tablas y toma riesgos. También me gusta el estilo de Felgaer. ¿Carlsen? es un genio, pero tiene un juego que te gana con lo poco que te saca; muy fino es su estilo. Personalmente siempre me gustó más el estilo de Kasparov que el de Karpov, aunque todos sabemos que grandísimo jugador fue Karpov.

El secretario de deporte de la Nación, Mauricio Espínola con los campeones Panamericanos (Luján y Mareco), el campeón mundial Sub16 (Alan Pichot) y el presidente de la FADA, Mario Petrucci, en el CENARD

Los participantes de ambas competencias

En el Cenard se lleva a cabo el Festival de Ajedrez con La Copa Mercosur (el certamen principal) y la Copa República Argentina (una prueba válida para la obtención de norma de maestro). Spangenberg participa de la primera competencia que reúne a 12 maestros, entre ellos cinco extranjeros. Cumplidas 5 ruedas totaliza 2 puntos (victoria ante el MI Mario Villanueva, empates frente a los GM Diego Valerga y Krikor Mekhitarian -Brasil-, y derrotas con los líderes con 4,5 puntos, Alan Pichot y Yuniesky Quesada -Cuba-).

Hugo Spangenberg con Yuniesky Quesada, de Cuba

Acaso esta competencia será recordada como la que marcó el regreso de uno de los mayores talentos de la cantera del ajedrez argentino.

ante el juvenil, Alan Pichot

“En la previa a mi duelo con Spangenberg analicé que su falta de competencia, tantos años alejado del tablero resultaría decisivo y me favorecería mucho; sin embargo con la partida en juego, me sorprendió su capacidad de cálculo y también con algunas ideas. La partida nuestra se definió en un electrizante final con apuro de tiempo para ambos”, (ALAN PICHOT)

El Dr. y GM, Diego Valerga

“Se nota que tiene problemas para administrar el manejo del tiempo en las partidas; llega a los finales con muchos apuros. Así perdió su partida con el cubano Quesada. En nuestro duelo, él jugó correcto pero yo tenía ventaja en el reloj y él sintió la presión. Un diagnóstico de la situación, me atrevería a decir que ajedrecísticamente está bien pero que padece la falta de actividad”. (DIEGO VALERGA)

Ya no quedan dudas, Spangenberg está de vuelta. Enhorabuena para el ajedrez argentino.

 

Pinta de crack!

  • fede

    Que recuerdos, yo tenia 15 o 16 e iba a jugar mucho al club argentino de ajedrez en una epoca donde se juntaban Pablo Ricardi,Hugo y otros grandes de la epoca, yo era muy pibe para saber lo que hugo siempre hizo notar, que para vivir del ajedrez en argentina sobre todo en esa epoca habia que lucharla, como dice sobrevivir, y eso no es nada lindo. Los resultados de jugadores extranjeros se deben al apoyo que reciben los jugadores por parte del gobierno y las emrpresas y no al talento solamante.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/ajedrez/ Carlos Ilardo

      Gracias Fede por integrarte a este comunidad de Diarios de Ajedrez. Tú recuerdo es el de mucho también; de aquella época dorada que por el Club Argentino transitaban las mejores figuras del país, entre elllas, el viejo Najdorf. Sobre tú último párrafo sería largo de charlarlo y este no es el lugar indicado, pero tené en cuenta que a veces “talento” puede significar contracción al trabajo, y esa es una cualidad que acá todavía no entendemos
      Gracias, otra vez y abrazo.